Vin Diesel capitanea a un grupo de “especialistas de cine” cuyo objetivo es molar mucho, ser temerarios y de paso hacer el bien.

Crítica de la película xXx: Reactivado

¿Qué se puede decir de una película de acción (literal) que discurre incesante a base de escenas sin sentido? Pues nada, que es mala. Que es pésima. Que no hay por donde cogerla y que no se puede tomar en serio. Y esto último precisamente puede que sea la clave para intentar disfrutar de una película de acción donde los que seguro se lo pasaron bien fueron los especialistas. De hecho, más valía ver un documental sobre cómo fue grabada esta xXx: Reactivado que ver la película. De esta manera, uno se aseguraría las ganas de ir a verla, más que nada, por contemplar el trabajo de los curtidos especialistas.

Casi tres lustros han pasado desde que Vin Diesel (Fast and Furious) se enfundara por primera vez el cantoso abrigo de pieles de Xander Cage en ‘xXx’ (2002). Luego hubo una secuela en la que no participó xXx 2: Estado de Emergencia’ (2005) -dijeron que había muerto el personaje- en la que estuvo el actor Ice Cube (Infiltrados en la Universidad, 2014) recogiendo el testigo como agente XXX y hasta ahora, que vuelve para quemar el último cartucho de su madura juventud (este año llega al medio siglo de existencia).

Vin Diesel, el señor Cage.

Vin Diesel, el señor Cage.

Dirigida por D.J. Caruso (Disturbia, 2007) el típico director de jornada (el que llega, hace una peli de encargo para pagar sus facturas), xXx: Reactivado es un maremágnun de escenas de acción y fiesteo a medio camino entre Los Mercenarios de Sylvester Stallone y una rave organizada con las chavalas de Victoria Secret. El artífice de relacionar escenas de tiros y pivitas, terroristas y agencias de información, es otro funcionario cinematográfico, el guionista F. Scott Frazier (Código de defensa, 2003), quien a puesto todo su empeño en ponerle pies y cabeza a este monstruo hinchado de adrenalina. Y, siendo justos con él, casi lo logra, pues ha cosido a una bestia tan descerebrada como el monstruo de Frankenstein.

Vin Diesel necesitaba de estos dos esbirros para hacer su película -ya que él es uno de los productores- para que la fiesta, las hostias, los tiros, y el baboseo a las jovencitas le pudieran reportar beneficios. Pero hay que ser justos, dentro de la actualización de los valores, también salen representadas mujeres de armas tomar… ¡y hasta se integra a una lesbiana! ¡Cómo cambian los tiempos!

Samuel L. Jackson, interpreta al creador de los agentes especiales xXx. Y además les obliga a tatuarse

Samuel L. Jackson, interpreta al creador de los agentes especiales xXx. Y además les obliga a tatuarse

En fin. Superado lo que es obvio que cualquiera podría suponer que encontraría en una producción de estas características, la película, hasta tiene su gracia. El argumento es tan simple que no empieza a tener sentido hasta pasados ¿veinte minutos? ¿Media hora? Pero al menos, en algún momento, entre tanta patadita, tirito y mamoneo, la película se dirige hacia algún sitio. De hecho, la primera parte de la película, está compuesta de fiestas caribeñas, discotecas cañeras, gratuitas escenas de acción y insinuaciones sexuales del cincuentón Vin Diesel a actrices de aire virginal como Hermione Corfield (Orgullo y Prejucio y Zombies, 2016), o en su defecto, modelitos (femeninos, claro) en bañador, en ropa interior, o en bañador otra vez.

Vin Diesel que aparte de protagonizar la película también la produce

Vin Diesel que aparte de protagonizar la película también la produce

Tan tróspido es todo que lo mejor podría ser cuando hasta ellos mismos parecen reírse, ayudados del guionista -y mantengo en que ha hecho todo lo posible- del mismo género en el que participan. Así, el cameo del famoso futbolista Neimar, cuenta con una gracia y sorpresa inversamente proporcional al sentido de su aparición. Para los de la ESO (en los que yo siempre me incluyo), esto quiere decir que es muy graciosa y muy absurda. De hecho, Samuel L. Jackon está ahí el pobre que casi da penilla verlo. Y, sin hacer revelación de contenidos, por un momento llegué a creer que harían una genialidad tan hilarante aprovechando aquella vez que un presentador le confundió con Laurence Fishburne… Eso hubiera taaaan grande… que hubiera llegado a aprobar la película.

Donnie Yen, el actor que interpretó a Yip Man, un auténtico monstruo de las artes marciales escénicas

Donnie Yen, el actor que interpretó a Yip Man, un auténtico monstruo de las artes marciales escénicas

No hablo de los actores, ni de la pandilla mitad terroristas guais, mitad antisistema guais, mitad descerebrados, mitad temerarios de la vida, mitad… En fin, tienen muchas mitades porque ya he dicho que la película es un monstruo. No hablo, decía, porque no tiene sentido. Aquí no se puede salvar nadie excepto quizá, los que salen poco como Ice Cube o los que logran demostrar sus habilidades marciales.

Nina Dobrev interpreta a un personaje absurdo cuya escena de presentación logra ser graciosa

Nina Dobrev interpreta a un personaje absurdo cuya escena de presentación logra ser graciosa

Los efectos especiales están logrados y los especialistas, como ya he dicho, es por lo único que merece la pena ver la película. Antes de acabar con la crítica, quiero recordar que la actitud rebelde sin causa, y hacer escenas peligrosas sin seguridad, puede ocasionar graves daños físico e incluso la muerte. No es que a mi me importe la seguridad de aquellos que están por encima de las leyes de la gravedad, es que, normalmente debajo de las antenas a las que escalan los retrasados para hacerse el selfie más guay -¡madre mía que acción más suvbersiva!- caminan personas a las que le tocaría mucho las pelotas que les cayera un gilipollas de los cielos.

Crítica de la película 'xXx: Reactivado': Especialistas subversivos
DIRECCIÓN6
GUIÓN4
INTERPRETACIÓN3
ACCIONES DE ESPECIALISTAS10
LO BUENO
  • Cuanto más tróspido y sin sentido se pone el asunto -escena con granadas- mejor.
  • Las acciones de los especialistas.
  • Las conversaciones de tíos guais son tan malas que entretienen
LO MALO
  • Que da todo lo que promete que da.
  • Que ellas vayan enseñando y ellos no vayan en taparrabos a lo tarzán. (Puestos a pedir estupideces)
4Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
9.6

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.