Crítica de la película The vast of night de Amazon Prime Video

El fenómeno de culto de 2020

Autofinanciada por su novel director, rodada en cuatro semanas, con intérpretes desconocidos y con un presupuesto de 700.000 dólares. Hablamos de The vast of night, la película que consiguió llamar la atención de la todopoderosa Amazon Prime Video tras ser estrenada en un modesto Festival de Utah. A las pocas semanas de su estreno en streaming se convirtió en todo un fenómeno de culto alrededor del mundo. Averiguamos los motivos. No te pierdas nuestra crítica de la película The vast of night de Amazon Prime Video.

Sinopsis de The Vast of Night

Años 50. Un pequeño pueblo de Nuevo México se paraliza para vivir un partido de baloncesto local. Mientras, la joven Fay (Sierra McCormick) se prepara para otra aburrida noche en su puesto de operadora telefónica. Tras recibir una llamada de inquietantes sonidos contacta con su amigo Everett (Jake Horowitz), disc-jockey radiofónico, quien descubre que la frecuencia de esos extraños sonidos no pertenece a ninguna emisora conocida.

Jake Horowitz en la película
Jake Horowitz en la película

Crítica de la película The vast of night

Heredera confesa del tono de ‘La dimensión desconocida’ (The Twilight zone), popularísimo serial estadounidense de finales de los años 50 y principios de los 60, nos encontramos con The vast of night. Co-guionizada y montada por Andrew Patterson, supone prácticamente un one-man-film al puro estilo del primer Robert Rodríguez. Si bien en ambos directores hay un gusto evidente por la ficción pulp, el mejicano pone el acento en la acción desenfrenada y en los héroes imposibles de parcas palabras; y Patterson, en cambio, se erige como un director antitético de aquel, jugando con la mesura y con la tensión soterrada como elemento prioritario.

Con sus ajustados 91 minutos Patterson no pretende crear escuela en base a un guion milimétrico, una historia compleja o unos personajes especialmente profundos. Su historia se desarrolla como la de un relato pequeño, minimalista, tanto en su narrativa como en su ejecución, siendo su gran y paradójico punto fuerte el sentido de la maravilla que emana de la narración.

Sierra McCormick en la película
Sierra McCormick en la película

Un sense of wonder entre cuatro paredes

La mayoría de las películas de corte fantástico o de ciencia-ficción evocan el sentido de la maravilla a través de su increíble realidad. Ya sea una megalópolis de neón y coches voladores como el L.A. de Blade Runner o la impresionante gama de colores y criaturas del planeta Avatar, nos sentimos maravillados y transportados a una realidad alejada de la nuestra pero que funciona porque entendemos verosímil y coherente.

Si hay algo que hace de The vast of night una película satisfactoria, y que ha logrado que se hable de ella y se convierta en una película de culto instantáneo, es la evocación de ese sentido de la maravilla. Algo que consigue no a través del amplio presupuesto de las películas citadas, si no de la perfecta inclusión de un elemento extraño y desconocido en el costumbrismo de los años 50.

La película The vast of night es todo un guiño a aquellos años donde la radio era el medio de comunicación por excelencia, a tiempos donde la voz se imponía sobre la imagen en el modo de recibir la información, y que nos retrotrae al poder evocador y único de la palabra como creadora de mundos. Más concretamente a aquella Guerra de los mundos narrada por Orson Welles que dejó atónito a medio Estados Unidos allá por 1938.

La pareja protagonista de The vast of night
La pareja protagonista de The vast of night

Cotidianeidad y extrañeza

Al comienzo de la película The vast of night los protagonistas se pasean y parlotean con otros personajes sobre trivialidades varias, típicas charlas insulsas entre vecinos y fanfarronadas de pueblo. Patterson muestra la cotidianeidad de un pueblo cualquiera de los cincuenta, con sus personajes sencillos y carentes de rasgos distintivos.

No es nada desdeñable, en este punto, la habilidad de Patterson y Craig W.Sanger (el otro co-guionista) para concatenar diálogos rápidos dignos del Aaron Sorkin más verborreico. La naturalidad de los jóvenes protagonistas también ayuda a digerir esta parte, quizá la más árida del film para los espectadores más impacientes.

A partir de aquí la acción se intercala entre dos escenarios: una pequeña centralita telefónica y una cabina de radio; con nuestros protagonistas intentando resolver un misterio que trasciende cualquier atisbo de lógica humana. Patterson acierta al situar a sus protagonistas en la soledad de cuatro paredes frente a un aparato tecnológico (la radio/la línea telefónica). Así consigue la complicidad del espectador, que a su vez se encuentra frente a otro aparato tecnológico (la pantalla del televisor u ordenador), también entre las cuatro paredes de su habitación, intentando descifrar junto a los personajes la verdad que encierra la historia.

Para ello el director, sabedor de que en nuestros días lo visual ha ganado terreno a lo auditivo, envuelve la película en una fotografía tenue, oscura y acogedora, perfectamente medida. Solo se permite ciertos recursos visuales para homenajear el grano del blanco y negro típico de ‘La dimensión desconocida’ y para deambular con frenesí y sin rumbo fijo por las solitarias calles del pueblo, recordándonos así que ahí fuera solo somos pequeñas motas de polvo en la vasta inmensidad del universo.

Escena de la película The vast of night (2020)
Escena de la película The vast of night (2020)

Opinión final de la película The vast of night

La película The vast of night es, a fin de cuentas, un relato que nos recuerda el poder de sugestión de la palabra; y cómo a través de ella surge nuestra fascinación por lo desconocido y lo misterioso.

La sencillez de su narración y la efectividad de todos los elementos (guion, actuaciones, fotografía), logran que conectemos con los protagonistas en su búsqueda de explicación ante un universo que nos trasciende. Algo así como una versión minimalista y sugestiva de ‘Encuentros en la tercera fase’.

Trailer

RESEÑA FINAL
Una modesta pero absorbente película de ciencia-ficción que envuelve al espectador en su particular atmósfera.
DIRECCIÓN
8
GUIÓN
6.5
INTERPRETACIÓN
7
LO BUENO
Lo cuidado de todo su apartado técnico.
La naturalidad de sus protagonistas.
La enorme efectividad de su parte central.
LO MALO
Tarda en arrancar.
El final es algo convencional.
7.2
Más artículos
Crítica de la película Overlord (2018)
Overlord | Crítica de la película en Netflix | Nazis y mutaciones