Película En realidad nunca estuviste aquí (2017): Crítica

Brutalidad descarnada que sorprende

La cuarta película de la directora escocesa Lynne Ramsay, galardonada con los premios de mejor guion y mejor actor en el festival de Cannes de 2017, está disponible en Amazon Prime Video. Una película de una brutalidad descarnada que sorprende por su peculiar estilo visual y la interpretación de uno de los mejores actores del momento. Os dejamos con nuestra crítica de la película En realidad nunca estuviste aquí.          

Sinopsis

Cierto día, Joe (Joaquin Phoenix), ex veterano de guerra con trastorno de estrés postraumático, recibe el encargo de rescatar a la joven hija de un político que ha sido secuestrada. Tras descubrir que se encuentra en las redes más turbias de prostitución infantil, Joe desatará la violencia que reprime y estará dispuesto a lo que sea con tal de salvar a la inocente niña.

Escena de la película En realidad nunca estuviste aquí (2017)
Escena de la película En realidad nunca estuviste aquí (2017)

Crítica de la película En realidad nunca estuviste aquí (2017)

Las propuestas de la directora Lynne Ramsay cumplen una serie de patrones fílmicos que caracterizan su sello autoral: la construcción de personajes torturados psicológicamente que materializan su pesar en forma de violencia, la creación de atmósferas sombrías que sin embargo desprenden un halo poético y la delegación de palabra a favor de la imagen, que se refleja en unos personajes incapaces de comunicar sus emociones.

La película En realidad nunca estuviste aquí (cuyo título original es You were never really here), basada en una pequeña novela de Jonathan Ames, mantiene y explota estas constantes a través del personaje deshumanizado de Joaquin Phoenix y una ciudad podrida por el peso de la codicia, dando lugar a un thriller inquietante de características únicas. Vamos con ellas.

Joaquin Phoenix en la película
Joaquin Phoenix en la película

Un ave fénix que no necesita renacer

Sin duda la película En realidad nunca estuviste aquí fue un prólogo del esperado Oscar por la película Joker (2019) para Joaquin Phoenix. Aquí también interpreta un personaje desbordado psicológicamente y ligado a su madre; cuya actuación requiere una recreación que destaca sobre todo por su silencio, sus movimientos y sus miradas. Un personaje que habla más por lo que calla que por lo que dice.

Este es Joe, un matón a sueldo demacrado, oscuro y ultraviolento que anhela un rayo de luz en su constante desesperanza. Ese rayo de luz es Nina (Ekaterina Samsonov), la jovencita a la que trata de salvar durante toda la película, el casus belli de Joe, que le guía de principio a fin de la trama en su camino hacia una salvación que nunca llegará.

La sobresaliente actuación de Phoenix no necesita explicación. Estamos ante uno de los mejores actores de nuestra generación (si no el mejor), que brilla también en películas como The Master, Two Lovers o Her, entre otras. Él lleva el peso de toda la película y consigue transmitir a la perfección la destrucción interna de Joe. Los demás personajes no son sino un motivo para materializar la violencia de Joe, salvando a Nina.

Joaquin Phoenix en la película
Joaquin Phoenix en la película

Un ejercicio de estilo

Si bien la película En realidad nunca estuviste aquí está marcada por la expresión de la violencia de Joe, la directora y guionista consigue eludir la escena violenta mediante diferentes ejercicios de estilo: fueras de campo que sacan al espectador de la escena, encuadres perdidos, cámaras de vigilancia que emiten la secuencia… consiguiendo encajar escenas ultraviolentas que se alejan de lo explícito de una forma elegante, como ya hizo en Tenemos que hablar de Kevin (2011).

El magistral montaje, apoyado por una banda sonora inmersiva (compuesta por Jonny Greenwood) convierten la experiencia en absorbente y desgarradora, aunque alejada de los cánones estructurales de los guiones (división en actos, progresión…). Sin embargo, esta parece ser la intención de la directora, que pone una vez más su sello volviendo a reflejar la infancia y la crudeza humana con una relación Joe-Nina que recuerda a Travis-Iris en Taxi Driver (1976).

Ekaterina Samsonov y Joaquin Phoenix
Ekaterina Samsonov y Joaquin Phoenix

Opinión final de la película En realidad nunca estuviste aquí

Lynne Ramsay vuelve a dar otro golpe sobre la mesa con una película cargada de oscuridad y violencia. Se consagra como una autora única que pone el grito en el cielo y demuestra que las mujeres son tan, o más capaces, de retratar la dureza y la crueldad en el ámbito cinematrográfico como los autores que acaparan el género. La película En realidad nunca estuviste aquí es una experiencia única que bien merece su visionado, y que además puedes encontrar en el catálogo de Amazon Prime Video.

Trailer

RESEÑA FINAL
Una experiencia única cargada de oscuridad y violencia.
DIRECCIÓN
8
GUIÓN
6
INTERPRETACIÓN
8
LO BUENO
Joaquin Phoenix es un monstruo de la interpretación.
El ejercicio de estilo que se marca una vez más la directora Lynne Ramsay.
La banda sonora, inmersiva y absorbente.
LO MALO
El guion no sigue una estructura canónica y puede alejar al espectador.
7.3
Más artículos
Crítica de la película Orígenes secretos de Netflix
Película Orígenes Secretos de Netflix: Crítica