Tras casi dos décadas interpretando al personaje que le llevó a la fama, Hugh Jackman cuelga las garras de Lobezno en una película que supone un homenaje al personaje y a sus fans.

Opinión de la película Logan

Hace diecisiete años un desconocido australiano llamado Hugh Jackman aparecía en la gran pantalla interpretando a Lobezno en la primera entrega de “X-Men”. Era el lejano año 2000, las películas basadas en cómics de superhéroes estaban en un momento bajo y no se las tomaba en serio. Un joven Brian Singer consiguió con su película que el género ganase popularidad y respeto a partes iguales. En la actualidad, las películas de gente con superpoderes son las más taquilleras, se crean sagas eternas y universos compartidos. En definitiva, estamos en la madurez del género.  Logan viene a corroborar esta corriente desde la despedida consciente del personaje, y lo hace resultando muy distinta a lo que nos tiene acostumbrados el superhéroe y su lucha eterna con el villano.

Hugh Jackman y Patrick Stewart se despiden de sus personajes

Hugh Jackman y Patrick Stewart se despiden de sus personajes

James Mangold, amante confeso del cine clásico, vuelve a desmarcarse como ya hiciera en la irregular “Lobezno inmortal” y en este caso lo hace con un western de tono crepuscular que mantiene conexión con dos obras maestras como “Sin perdón” o la citada en el mismo film “Raíces profundas”. Siendo esta la inspiración para un guion donde lo más importante es la redención de su protagonista y el ocaso de su heroica misión. Con estos mimbres, la película deja la espectacularidad de los efectos especiales en segundo lugar, y nos muestra a un Lobezno viejo, casando y más salvaje que nunca. Por fin se puede ver en la gran pantalla a un Logan más cercano a su homólogo de las viñetas, donde no hay remilgos en mostrar sangre a borbotones y amputaciones por doquier. El viaje de huida, su tono de road movie y la música de Marco Beltrami, le sienta como anillo al dedo a las lejanas referencias que la historia mantiene con “El viejo Logan”, el cómic de Mark Millar. Logan es el protagonista absoluto de la función, pero deja de ser ese mutante solitario e individualista para convertirse en la figura paterna de la joven Laura y en el cuidador de un Charles Xavier muy anciano y senil por momentos. Ellos tres son el eje central de un relato en el que la mayoría de mutantes ya no existen, y donde los X-Men son poco más que una leyenda. Los villanos aquí no son grandilocuentes, pues el verdadero enfrentamiento es el paso del tiempo de los personajes, su vida y su humanidad. El intimismo juega a favor de una historia que tan solo se vale de sus protagonistas para emocionar y lo consigue con creces, en la que quizás sea la película que más emociones remueve de todo el género. “Logan” es triste, melancólica y dura a partes iguales.

Dafne Keen, la digna sucesora de Lobezno

Dafne Keen, la digna sucesora de Lobezno

Mangold se ha rodeado de un equipo que rema en la misma dirección, la de ofrecer una despedida de un símbolo, y lo hace con un diseño de producción deudor del western al igual que su fotografía y puesta en escena. El film se aleja de las coloristas propuestas de Marvel y por momentos cuesta identificarla dentro de mundo superheroico, si no fuera por los poderes de sus protagonistas.

Dafne Keen y Hugh Jackman en una escena de Logan

Dafne Keen y Hugh Jackman en una escena de Logan

Lobezno y Xavier se despiden de sus intérpretes

Poco se puede decir sobre Hugh Jackman que no se haya dicho ya en relación a su personaje estrella. Desde la primera película, el intérprete se ha volcado con su compromiso, siendo consciente de lo que le debe a Lobezno. El australiano es Logan y así se mantendrá en la retina de todos aquellos que le hemos visto a lo largo de estos casi veinte años ligado al personaje, más allá de las, seguro, nuevas encarnaciones que haya de él en el futuro. Junto a Jackman, Patrick Stewart también se despide de su Xavier con una conmovedora interpretación, mostrando la debilidad del líder de los X-Men y con algún que otro aspecto cómico en su creación. Dafne Keen debuta en esta cinta y lo hace de manera arrolladora con una fiereza en la mirada que poco tiene que envidiar a su homólogo masculino. El resto de reparto también destaca, resaltando a Stephen Merchant y su Caliban.

Hugh Jackman y Patrick Stewart, dos superhéroes en horas bajas

Hugh Jackman y Patrick Stewart, dos superhéroes en horas bajas

Logan es la culminación de un viaje por el género y a la vez una renovación. Una mirada hacia delante donde se demuestra que se pueden conjugar géneros y cambiar el tono de las propuestas para crear historias interesantes con los superhéroes como protagonistas. Si la primera “X-Men” abrió el camino hacía lo que estaba por venir, “Logan” es un punto y aparte hacía lo que nos podrá esperar en los años venideros. Tan solo se puede dar las gracias a Hugh Jackman y Patrick Stewart por los buenos momentos que han dejado para el recuerdo y el respeto con el que han tratado a dos personajes clave dentro de Universo Marvel. 

Crítica de la película Logan: el superhéroe crepuscular
DIRECCIÓN7
GUIÓN7.5
INTERPRETACIÓN9
LO BUENO
  • El acercamiento a otros géneros.
  • La emotividad de la propuesta.
  • Todo el reparto, mención especial para Jackman y Stewart.
LO MALO
  • No volver a ver a Stewart y Jackman en sus personajes.
  • Que después de esta, todo nos parezca peor.
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
9.6

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.