La película francesa ‘Voy a ser mamá’ ideada por la actriz, directora y guionista Valerie Lemercier resulta una comedia soporífera, inoperante como tal, y repleta de personajes estereotipados, que produce más perplejidad que carcajadas.

Sinopsis de la película ‘Voy a ser mamá’

La pareja acomodada formada por Aleksandra y Cyrille no pueden tener un hijo y deciden adoptar a un niño con sobornos debido a su desahogada posición social. Tras un error les asignan a un niño de siete años ruso, Aleksei, que no dejará de dar quebraderos de cabeza a los protagonistas y derrumbar su sofisticado mundo.

Voy a ser mamá - Cartel

Voy a ser mamá – Cartel

Crítica de la película ‘Voy a ser mamá’

Empezamos mal cuando el título elegido para su estreno en España no se corresponde con el original, ‘100 % cachemire’, título sin duda que se ajusta a la idiosincrasia fútil del guion de Voy a ser mamá. Valérie Lemercier, que recordamos por Los Visitantes (Les Visiteurs, Jean -Marie Poiré, 1993) y la menos desafortunada Los Visitantes 2 (Les Couloirs du temps: Les Visiteurs 2, Jean-Marie Poiré, 1997), firma el guion, dirige y se reserva el papel protagonista. El producto no tiene otra pretensión que la de ser un mero entretenimiento, muy idónea para los escasos cines de verano, no hay que buscarle más dobleces al producto, porque no es más que eso, un simple objeto de entretenimiento. El principal problema de la película es que resulta ser un ejercicio de egocentrismo de Lemercier, que suponemos, porque ya se ve que está encantada de conocerse, para lucirse y poner caretos, consiguiendo producir perturbaciones varias en el espectador. La respuesta, tan poderosa como un dolor de muelas, está en aquello tan cañí de “yo me lo guiso yo me lo como”.

Imagen de la película 'Voy a ser mamá'

Imagen de la película ‘Voy a ser mamá’

El primer punto de inflexión reside en una historia de partida distante y una construcción de personajes apática al servicio de un argumento ajeno. Resulta muy duro empatizar con esa pareja de la burguesía parisina, a la última en todo, que decide poner en sus vidas a un pobre niño ruso. Pero no nos referimos a la probable desconfianza en ciertas elites sociales, idiotas como todos, más bien hablamos de unos personajes esbozados cuyas motivaciones no se acaban de entender; por ejemplo el amante de Aleksandra, ¿aporta algo a la débil acción? , es más Lemercier , sin venir a cuento, quizá para que su marido no sea menos en ese tren de sofisticación vacía en el que viven, eso se transmite magistralmente, también le encasqueta una amante. La directora se decanta por una realización simple al servicio de unos chascarrillos sonrojantes sobre el racismo y las dificultades de las elites para coger el timón de sus atribuladas vidas. En ‘Voy a ser mamá’ no existe algún somero ápice de crítica social, de tomar postura por un tipo de pareja escaparate que se encapricha o de los sobornos en algo tan delicado como es la adopción , ante la incapacidad por tener hijos, como si se tratara de una mascota, de la adopción. Lo que inquieta a la directora es lo chic, las localizaciones lujosas y una vergonzosa prioridad de la estética sin fondo, sea de tipo interpretativo o narrativo. Valérie Lemercier se dedica a pasear sin más por las secuencias más interesada por sus estudiados tics faciales que por, como debería ser en un personaje evolutivo como el suyo, mostrar una solvente interpretación, sólo su compañero Guilles Lellouche (Cyrille) parece entender algo destacando su trabajo sobre gran parte del reparto.

Imagen de la película 'Voy a ser mamá'

Imagen de la película ‘Voy a ser mamá’

‘Voy a ser mamá’ termina como acaba, con un manido final introducido a trompicones, en una sucesión de subtramas abiertas que no terminan de resolverse. Y ¿de la comedia?, pues poco a no ser que se tenga la risa floja en el inconsciente y tu cerebro codifique que es una película de risa y pues eso, a carcajada limpia aunque desconozcas el por qué y el cómo. La película de la directora francesa de comedia poco, debemos reconocer que en algunos momentos se acerca al género (la niñera fetichista, el zoo o la espera al niño ruso en el aereopuerto) pero dos buenos chistes no son suficientes para justificar todo un film.

Trailer de la película ‘Voy a ser mamá’

Crítica de la película 'Voy a ser mamá': 100% desatino
DIRECCIÓN4
GUIÓN3
INTERPRETACIÓN5
FOTOGRAFÍA6
  • LO MEJOR
  • La niñera.
LO PEOR
  • Que le llamen comedia cuando quieren decir sonrojo.
4.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
1.3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.