Walt Becker dirige la cuarta entrega de la nueva generación de estos roedores animados. Entretenida, fácil y sin ponernos críticos, justamente entretenida para pasar una tarde infantil familiar con Alvin y las ardillas.

Alvin y las ardillas: Fiesta sobre ruedas. Sinopsis

Jason Lee vuelve a ser Dave, este padre, tutor, manager de las pequeñas y traviesas Ardillas. Una vez más las pequeñas volverán a liarla parda desde los títulos de crédito haciendo que vuelvan a estar castigadas. Además deberán asumir el noviazgo de Dave con Samantha (Kimberly Williams-Paisley), y soportar las perrerías de su hijo Miles (Josh Green). Por si fuera poco, Alvin, Theodore y Simon descubren que Dave planea un viaje de trabajo a Miami cuya verdadera intención es pedir matrimonio a Samantha.

Alvin y sus colegas Simon y Theodor

Los simpáticos protagonistas Theodore, Simon y Alvin

Las ardillas, que no están dispuestas a tolerar esta unión se escaparán para tratar de sabotear la petición de Dave. El camino que les separa hasta Miami será largo y estará plagado de aventuras, persecuciones, fiestas y muchas versiones de reconocidas canciones.

Crítica Alvin y las ardillas: Fiesta sobre ruedas.

Nunca lo había pensado así pero una compañera lo comentó y creo que no puedo encontrar mejores palabras para describir esta película: Alvin y las ardillas 4 es el Fast and furious de los niños. Así es. Los críos también necesitan franquicias fáciles para acudir al cine. Es más. Son los padres los que necesitan luces de neon para acudir al cine con sus hijos… y las agudísimas voces de Alvin y sus colegas Simon y Theodor, tienen los decibelios apropiados para hacerse oir (pero no entender hasta pasados los primeros minutos y estemos acostumbrados).

Alvin y sus colegas Simon y Theodor

Alvin y sus colegas comienzan la película en plena fiesta.

Jason Lee vuelve a protagonizar la cuarta entrega de estas ardillas animadas, y viendo los datos de recaudación y el presupuesto de todas, seguro que vive a cuerpo de rey interpretando a este letrista padre de esta mini versión peluda y animada de una boyband. ¿Quién sabe si Nicole Scherzinger le vino la inspiración tras ver la primera de Alvin y las ardillas para sugerir la idea de agrupar a los expulsados de Factor X, en One Direction? ¿Y si Simon Cowell se lanzó a la producción del primer disco de los 1D tras comprobar las abultadas recaudaciones de la primera y la segunda parte de los redores cantarines (más de 800 millones de dólares)?

El caso es que la película de Alvin y las Ardillas: Fiesta sobre ruedas llega a ser hasta más entretenida que la cansina Fast And Furious. Y no es que mi asociación de ideas siga un concepto extraño, es que en versión original se hace un juego de palabras con la peli de acción y una cucada: “Fast and Furry-ous”, que traducido viene a ser “rápidas y peludas”. Una coña que se suma a la de las dos anteriores entregas en las que se podía leer “The Squeakquel” (juego fonético con ardilla y secuela) y “chipwrecked” (juego de palabras con ardilla y naufragio).

Alvin y las ardillas 4: Fiesta sobre ruedas

Esta vez las chicas ardilla aparecen bastante poco.

Sí, señores y señoras sí. Afirmo que es más divertida que y en comparación más barata que las protagonizadas por el señor “gasofa” Vin Diesel (aunque sus 90 millones de dólares de presupuesto hacen temblar las canillas). ¿Y por qué hago tal afirmación? Pues es que esta es la cuarta entrega. Solo la cuarta entrega (¡madre mía!). Los otros cansinos ya llevan siete, han firmado la ocho, y seguramente les lleguemos a ver correr sentados en sillas de ruedas con el sobre nombre de “slow and still furious”.

Estas Ardillas cuentan con las suficientes ventajas como para acudir con los críos al cine. Es cierto que los tiros se ven de lejos, al igual que también es cierto que la historia es menos trascendente que mi sueldo, pero, los chistes, los gags visuales, los cameos, las referencias musicales y demás están lo suficientemente cuidadas como para llegar a sacarnos alguna que otra sonrisa a los adultos. Y si con los adultos logra eso, imaginad al buen público que suelen ser los tiernos críos. Por supuesto, advierto que son ustedes los que tienen que conocer a sus hijos. Si les han acostumbrado a ver películas de Kurosawa en vez de Pocoyó, luego no me vengan en los comentarios de la crítica de Alvin y las Ardillas: Fiesta sobre ruedas que sus niños se aburren o que la querían haber visto en versión original.

Alvin y sus colegas Simon y Theodor

Alvin, Simon y Theodore en su fiesta sobre ruedas.

Algunos cameos podrían hacer gracia a los más frikis, como el de Jennifer Coolidge (la madre de Stifler en American Pie y Sophie Kachinsky en la serie de Dos chicas sin blanca) y el de Eddie Steeples (“Hombre cangrejo” en la serie “Me llamo Earl” en la que Jason Lee era el protagonista). Pero lo que todo el mundo disfrutará, a pesar de tener que soportar las agudas voces de Alvin, Simón y Teodoro, serán las versiones de las canciones. No hay muchas, pero son más que suficientes para una película de una hora y media de duración. En particular, una de las versiones más notables es la de la popular “Uptown Funk” tocada por una banda en el Mardi Gras de Nueva Orleans, donde las ardillitas se lo pasan pipa en el popular carnaval.

Por lo demás, pues todo está dicho. Habría que premiar a los productores de la película Alvin y las Ardillas 4: Fiesta sobre ruedas por lograr hacer un producto tan decente y entretenido como para que los adultos se lo traguen sin mucho esfuerzo.

Alvin y las ardillas: Fiesta sobre ruedas. Trailer

Crítica Alvin y las ardillas 4: Fiesta sobre ruedas, justamente entretenida
DIRECCIÓN6
GUION5
INTERPRETACIÓN6
ANIMACIÓN0
LO BUENO
  • Es lo suficientemente entretenida como para llevar a los niños y no pretender que los inexistentes acomodadores hagan las funciones de niñera.
  • Las gracias de la película... ¡tienen gracia!
  • Los adultos se podrán acostumbrar al tono de voz de las condenadas ardillas.
LO MALO
  • El que sea exigente le encontrará mil defectos y le podrá pegas a la justificación de las ardillas para evitar la declaración del Dave y... No, realmente no merece la pena entrar en materia. ¡Es el Fast and Furious de los críos!
5.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (7 Votes)
8.5

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.