Bruce Willis vuelve a encarnar al mítico personaje John McClane en ‘La jungla: Un buen día para morir’ y nos presenta a su hijo Jack McClane (Jai Courtney), en una película que destaca por el desparrame de acción y la poca originalidad respecto a su predecesora en la saga.

LA JUNGLA: UN BUEN DÍA PARA MORIR: Trailer de la película

LA JUNGLA: UN BUEN DÍA PARA MORIR: Sinopsis de la película

Cartel de 'La Jungla: Un buen dia para morir'

Cartel de ‘La Jungla: Un buen dia para morir’

John McClane (Bruce Willis), decide tomarse un periodo de vacaciones para tratar de averiguar el paradero de su hijo Jack (Jai Courtney), de quien lleva años distanciado. Según las últimas noticias que tiene de él, Jack se encuentra residiendo en Moscú y es bastante posible que se encuentre llevado una vida bastante conflictiva. Al poco de llegar a Moscú, John McClane descubre que su hijo está relacionado en un caso de asesinato, el cual también implica al presidente de Rusia quien a su vez está inmerso en un posible caso de corrupción gubernamental pues un tal Komarov (Sebastian Koch), dice tener pruebas de ello y quiere aportarlas en su inminente juicio.

LA JUNGLA: UN BUEN DÍA PARA MORIR: Crítica de la película

McClain padre (Bruce Willis)

McClain padre (Bruce Willis)

Si la trama de la ‘La jungla: Un buen día para morir’ os ha parecido complicada, es porque os he querido liar. Así cuando vayáis al cine tendréis algo en lo que pensar antes que una vorágine de tiros, persecuciones, caídas libre, explosiones, puñetazos y alguna frase despectiva hacia los estereotipados malos, os inunden los sentidos y os acabéis dando cuenta de que sí, de que os encontráis en el cine, pero el cerebro se ha quedado en casa.

En realidad, la trama de ‘La jungla: Un buen día para morir’, es tan simple, que se puede resumir en que es un ‘Shooter’ cinematográfico, o lo que es lo mismo, un videojuego de tiros pero que no te puedes saltar la secuencia cinematográfica para coger el mando y liarte a tiros tú mismo, no. Lo hacen los suertudos de Bruce Willies y Jai Courtney, que son quienes han estado disparando armas de verdad con balas de fogueo.

En mi opinión, y lo siento por John McClane, este personaje, ha sido devorado por el monstruo en el que se ha convertido. Se supone que es un hombre normal, un policía normal, que por las circunstancias se ve obligado a enfrentarse a situaciones totalmente fuera de lo normal, las cuales, casi siempre están perpetradas por ladrones con una infrasestructura paramilitar y los recursos de un pequeño estado. Y esta idea es genial cuando la llevan bien a cabo. Yo pensaba: “¡Venga, que las películas impares de ‘La Jungla’ son las buenas!”, pero me imagino que ha estas alturas ya os habréis hecho la idea de que no.

McClain hijo (Jai Courtney)

McClain hijo (Jai Courtney)

Los actores, están bien, son buenos, pero vamos que no hay mucho de donde sacar cuando la mayor parte del tiempo en el que dicen algo, son forzadas conversaciones entre un padre y un hijo que están metidas con calzador entre bloques enteros de acción desparramada, en las cuales se oyen esas típicas frases de John MClane de “Yipi yai yei hijo de puta” (o como se escriba), o alguna referencia a que está de vacaciones. Estas últimas frases me dejaban un poco desconcertado; no estaba seguro de si pedía a los malos que no se las fastidiasen mientras les acribillaba, o es que tenía derecho a acribillarles porque estaba de vacaciones.

Mención especial a que ambos protagonistas son muy muy muy buenos y soy muy fan de ambos: Bruce Willis porque es Bruce Willis y ya lo ha hecho todo menos algo que hubiera sido muy interesante que hiciera y que en la primera escena en la que aparece se apuntaba, de abuelo; y Jai Courtney (“Spartacus: Sangre y arena”) porque hizo de un malo muy pero que muy malo con grandes matices en Jack Reacherpelícula protagonizada por Tom Cruise que sigo recomendando que la veáis.

LA JUNGLA: UN BUEN DÍA PARA MORIR: Conclusión de la película

No creo que una película se pueda basar únicamente en efectos especiales y escenas visualmente espectaculares, en cuanto a explosiones, acrobacias de vehículos y descarga de balas por toma se refiere. El abuso de estas cosas hace que el espectador se vuelva insensible a los 10 minutos. Aun así, lo bueno que tiene ‘La Jungla: Un buen día para morir’ es que no llega a aburrir. Siempre nos brinda una hay una escena de acción que se puede comentar con el colega y decir cosas como “Claro, y no se matan.” después de que los protagonistas salten al vacío, cosa extrañamente recurrente en la película, o “Pues mira que son tontos”, cuando una incontable fuerza de asalto entra en linea recta y Bruce Willis no tiene más que ir cargándose a los infelices que insisten en ir muriendo según entran en la habitación. ¿Pero cuantas personas tienen que morir delante de uno para darse cuanta de que es mejor no entrar? En ‘La Jungla: Un buen día para morir’, nos escenifican que como mínimo 5 o 6, pero nunca lo sabremos realmente porque no hubo un séptimo que se diera la vuelta. Todos mueren antes.

La jungla un buen dia para morir (3)

Los McClain en una de las incontables escenas de tiros

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.