Entrevistamos a Eduardo Noriega y Dafne Fernández, reparto de la película dirigida por Alex de la Iglesia, Perfectos Desconocidos.

Crítica de Perfectos Desconocidos

Es una comedia muy coral, ¿ha sido tan divertido de rodar como parece cuando ves la película?
Dafne Fernández. Ha sido tan divertida y tan dramática a la vez. Ha sido…
Eduardo Noriega. Muy divertida, muy intensa.
D. Date cuenta que eran dos meses en el mismo espacio.
E. Álex (de la Iglesia) es un director muy exigente pero yo creo que la hemos disfrutado mucho. Como una experiencia muy intensa y… lo que dice Dafne. Son muchas horas en el mismo lugar, en la misma unidad de tiempo, todo se repetía, era el día de la marmota una y otra vez (referencia a Atrapado en el tiempo), comíamos tiramisú quince días seguidos o lo que estuvieras comiendo todos los días. Los de atrezzo te dejaban el vino en la misma marca, todo en la misma forma que el día anterior con lo que todo se repetía.
D. Entrábamos de noche, salíamos de noche…
E. Pero ha sido muy divertido, de verdad.
D. Muy guay. Sí, repetiríamos todos.
E. Sí, Alex le pone mucho humor cuando dirige, entonces sufríamos pero nos reíamos mucho también.

Aquí los diálogos me imagino que tienen que estar muy, muy medidos. ¿Ha habido mucho trabajo antes de llegar al set?
D. Bueno, mandaba la cámara, el movimiento de cámara mandaba.
E. Yo creo que Alex es uno de los directores que me he encontrado que más sentido del ritmo tiene. Cuando rueda está pensando en el montaje y el movimiento de la cámara.
D. También tiene mucho sentido de la estética.
E. El movimiento de cámara tiene que ver con el ritmo con el que dices la frase, con la pausa con el gesto…
D. Con lo que quiere contar…
E. …con el efecto de sonido que se va a poner posteriormente, con la música por supuesto… pero todo es el engranaje de una misma orquesta y el actor tiene que estar muy atento, muy alerta, para no cagarla.
Ya la tiene hecha en la mente.
D. Sí, sí.
E. La está montando cuando la está rodando. Eso hace que sea muy exigente. La primera semana creo que estamos todos muy asustados hasta que le pillamos el tranquillo y ya…
D. Sabe perfectamente lo que quiere. No te deja espacio a irte por las ramas.
E. Sí. Cuando algo funciona es muy expresivo, se ríe a carcajadas o llega con el puñal clavado aquí (Eduardo hace un gesto simulando que se apuñala en un costado mientras Dafne imita al director y grita: NOOOOOO. Los dos ríen.).

Alex de la Iglesia controlando el combo.

Alex de la Iglesia controlando el combo.

La película tiene un momento principal para vuestros personajes que es cuando ponen los teléfonos móviles encima de la mesa. Ahí ya no hay marcha atrás. ¿Se os ocurre alguna buena excusa para no tener que poner el móvil?
D
. La sinceridad. Decir, oye, mirad chicos, yo hay cosas que no quiero que veáis ¿sabes? Somos amigos, os quiero mucho…
E. Me he quedado sin batería… No me acuerdo de la clave, la cambié hace poco y se me olvidó.
D. ¿Ves? (Señala a Eduardo Noriega) ¡Hipocresía!
E. Estoy metiendo la clave de la tarjeta de crédito y no sé porqué…
D. Yo diría la verdad. Mira hay cosas que no quiero que sepáis.
E. Jugamos mañana, no os preocupéis. A mi se me ocurrirían muchas con tal de no jugar.
D. Pero en ese momento a nadie se le ocurre ninguna, ¿eh?
Eso sí es verdad. Hay que verse en el momento. ¿No?
E. Claro. Depende de con quién estás, si te niegas contundentemente pues obviamente algo estás ocultando.
D. Sobretodo cuanto un momento antes has dicho que no tienes nada que ocultar. ¿Sabes? Ahí está el problema.

Eduardo Noriega es Eduardo y Dafne Fernández es Blanca en Perfectos Desconocidos.

Eduardo Noriega es Eduardo y Dafne Fernández es Blanca en Perfectos Desconocidos.

¿El rodaje os ha dado la oportunidad de coincidir con algún compañero con el que no hubierais trabajado antes?
D. Con todos menos con Pepón (Nieto).
E. Yo no había rodado con Dáfne ni con Juana (Acosta). Con el resto sí había coincidido. Con Alex es mi primera vez.
D. Con Ernesto (Alterio) había coincidido en Juego de Luna (2001).
E. Yo había vivido un rodaje con algunas circunstancias similares en El Método (2005) Gronholm, que estaba Eduard (Fernández), estaba Ernesto y eran siete personajes alrededor de una mesa, básicamente, como aquí. De hecho en algún momento nos acordamos de aquel rodaje.

Eduardo Noriega y Dafne Fernández en una escena de la película Perfectos Desconocidos.

Eduardo Noriega y Dafne Fernández en una escena de la película Perfectos Desconocidos.

Una película que habla de la adicción que tenemos con el móvil. No podemos estar sin él. Si te lo dejas en casa vuelves a por él. ¿Vosotros sois de los de volver a por él?
E
. Mira. Ayer justo me lo dejé en casa y la verdad es que llegaba tarde si volvía y lo dejé. Pero es verdad que estás todo el tiempo pensando… ay me va a llamar no se quién… hay un mail que tengo que mandar…
D. ¿Es eso es miedo a que alguien te pueda mirar el móvil?
E. Yo creo que en realidad no tenemos tal necesidad pero sí creemos que la tenemos. Luego, si te relajas, no pasa nada. Llegas a tu casa, tienes llamadas perdidas, algún email, no te has visto a ti mismo en tu Instagram durante algunos minutos, pero tampoco pasa nada. No pasa nada por no vernos la cara en nuestro perfil de Instagram durante un rato.
D. Ayer se me apagó el móvil porque se me acabó la batería.
E. ¡Dios mío!
D. ¡Y se me vino el mundo encima!
E. ¡Dios mío!
D. Sí, lo sé.
E. ¡¿Cómo pudo suceder eso?!
D. Sí, pues no sé. Yo calculo más o menos lo que puedo manejar el móvil al día para que me dure hasta el final… pero ayer calculé mal.
Y tu ya pensando: tengo que ir a una tienda a comprar un cargador…
D. ¡Yo acabé entrando en una cafetería para pedir un cargador!
E. ¡Somos yonkis!

Alex de la Iglesia dando órdenes a través de su Walkie Talkie

Alex de la Iglesia dando órdenes a través de su Walkie Talkie

¿Y creéis que hay marcha atrás o esto ya es inevitable?
E. Yo estoy en cura de tratamiento. Yo me estoy quitando.
D. Esta peli va a ser un punto de inflexión… Yo creo.
E. A la más, ¿no?
D. No. Yo creo que tenemos remedio. Después de ver esta peli vas a decir, “A ver”.
E. Yo no lo creo. No creo que tengamos remedio.
D. Yo creo que sí.
E. Estamos completamente enganchados al teléfono y a lo que significa el teléfono.
D. También somos nuevos. Nos gusta el juguetito. Dentro de unos años, a ver.
E. El teléfono móvil también es leer el periódico, también es mandar Whatsapps, ver un vídeo, también es redes sociales, enviar mails…
D. Trabajo…
E. Pero creo que somos completamente adictos o que por lo menos le dedicamos demasiadas horas. Yo personalmente voy a intentar dedicarle menos tiempo al teléfono. Como buen yonki voy a intentarlo.
D. ¡Lo dice el que tenía el teléfono debajo de la servilleta en el rodaje!
E. ¡No!
El de la película no, ¿el suyo personal?
E. (Ríe) Sí. Era un lío a veces.
D. Sí. Todos teníamos el teléfono debajo del plato.
E. Sí. Cualquier restaurante al que vas, ves una mesa de siete personas…
…y está todo el mundo con el móvil.
E. Hay normas de educación que como no había teléfonos móviles en su día vale todo.
D. No nos han educado para esto.
E. Realmente es tremendo estar con el teléfono cuando hay otras personas. Dedícale un poco de tiempo a esa persona con la que estás pasando el tiempo, ¿no?

Entrevista en vídeo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.