El que fuera ganador del Oscar a la mejor película por “12 años de esclavitud”, Steve McQueen, crea una atmósfera propicia de entretenimiento en la que el fin último justifica a la perfección los medios para alcanzarlo.

Viudas: Crítica de la película de 2018

Decía el bueno de David Trueba en una entrevista a un periódico digital no hace mucho tiempo que, sin ideales, la vida sería invivible. Explicaba en aquel momento, que la ilusión por cambiar las pequeñas y no tan pequeñas cosas, se conjura en una especie de bocanada de aire fresco imprescindible si lo que queremos es, cuanto menos, seguir tirando. Conociéndole, estoy seguro de que a sus ojos, esa bocanada tenía aliento de mujer.

El que fuera director de la aclamada por crítica y público “Shame”, así como de la oscarizada “12 años de esclavitud”, Steve McQueen, nos presenta en su nueva película ese nuevo universo femenino tan cargado de agallas que hace quebrar cualquier voz.

Michelle Rodriguez y Elizabeth Debick en la foto de Viudas 2018 | Crítica de la película

Sinopsis

McQueen se desgañita para contar la historia de cuatro mujeres que, en el Chicago actual, se ven en la obligación de perpetrar un atraco que zanje de una vez por todas las deudas que sus difuntos maridos contrajeron y que, una vez muertos, son un lastre para su futuro y el de la gente que las rodea.

Colin Farrell en la foto de Viudas 2018 | Opinión de la película

Opinión

Es la del director inglés una película de mujeres pero no sólo para ellas, que saca a la palestra sus miedos y sus cautelas, y muestra esa osadía que trata de amedrentar el ego de quien se siente moralmente superior. Se trata de asomarse al universo masculino tratando de no caer en sus mil contradicciones ni clichés.

Y lo hace McQueen confiando el peso de la trama a una enorme Viola Davis, que sabe escenificar como nadie el empaque de un personaje, el suyo, que debe transmitir fuerza y sobriedad. La que fuera ganadora de un Oscar por Fences, se aferra al papel de dama de hierro del film haciéndolo suyo y terminando por sacudirnos con su desgarradora impotencia. Pero no sólo ella da en la diana, también Elizabeth Debicki en el papel de una mujer maltratada de armas tomar da en el clavo interpretando un personaje hecho a su medida (y muy divertido).

Robert Duvall en la foto de Viudas 2018

Así con todo, es justo decir que la cinta está rodada sin demasiadas pretensiones, buscando, eso sí, la complicidad del espectador para entretenerlo y hacerle pasar un rato agradable y divertido. El poso que deja la película, sin embargo, es mucho más pretencioso. Trata de poner el énfasis en temas de tremenda actualidad como son el racismo, la corrupción, el fanatismo o la avaricia, y es justo decir que no falla en ese menester.

Conclusión

Es dulce savia nueva, aunque con ciertos aires de ayer. Decir que es el momento de visibilizar el feminismo es como decir que ha llegado la hora de sacar lo mejor de nosotros mismos. Y ese es el poso que “Viudas” trata de dejar.

Crítica de la película "Viudas"
DIRECCIÓN8
GUIÓN5
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • La gran interpretación de Viola Davis siempre con su perro en brazos.
  • La papel de Elizabeth Debicki, genial y divertido.
LO MALO
  • El envoltorio de superproducción que puede despistar al espectador de la trama.
6.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
7.2

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.