Llega a España la última película nominada a los premios Oscar: Fences. Otra historia sobre inmigración que Denzel Washington adapta del texto teatral ganador de varios Tony.

Crítica de la película ‘Fences’

Denzel Washington se pone tras las cámaras en la que es su tercera incursión como director, y lo hace con la misma obra de teatro que interpretó sobre las tablas de Broadway, y que le valió elogios por parte de crítica y público. La adaptación del texto por parte del propio autor de la obra, August Wilson, poco tiene que se pueda diferenciar. Los extensos diálogos, las escenas emplazadas en un mismo espacio y los monólogos de Troy, siguen intactos en su traslación a la gran pantalla. Este es el fallo más grande que posee la película. Un error que convierte un film con unos grandes valores cinematográficos en una cinta muy inferior. El espectador puede llegar a desesperarse con los interminables diálogos de los personajes, donde absolutamente todo está narrado por la palabra, dejando un espacio casi inexistente a la acción.

Denzel Washington y Viola Davis, en un extraordinario duelo interpretativo

Denzel Washington y Viola Davis, en un extraordinario duelo interpretativo

Washington también opta por una realización muy académica, donde las secuencias se mueven en espacios muy acotados, con largas tomas carentes de movimiento y un montaje clásico e invisibilizado. Esta decisión, aunque comprensible dado el material que trata, lastra aún más la experiencia, incidiendo en su tedioso y largo metraje. Al director le interesa más volcarse en su propia interpretación y en la de sus compañeros de reparto, consiguiendo un trabajo brillante en cada uno de ellos.

Denzel Washington y Jovan Adepo, en la cinta nominada a los Oscar 2017

Denzel Washington y Jovan Adepo, en la cinta nominada a los Oscar 2017

Aunque Denzel Washington es el estandarte de esta obra, y no se puede negar su gran esfuerzo interpretativo, pero su compañera Viola Davis roba la función a todo aquel que comparta secuencia con ella. Su creación de Rose en Fences, la esposa de Troy, es una desgarradora muestra de dolor, angustia y resentimiento, por parte de una de las mejores actrices afroamericanas de la historia. Las discusiones entre ella y su marido son las secuencias más interesantes de todo el metraje, y donde se puede sentir el verdadero potencial de dos intérpretes en un momento inmejorable. No se puede decir una palabra negativa sobre ningún miembro del reparto, destacando por detrás del matrimonio Maxson a Mykelti Williamson y su tierna encarnación de Gabriel.

Denzel Washington, Russell Hornsby y Stephen Henderson en una escena de Fences

Denzel Washington, Russell Hornsby y Stephen Henderson en una escena de Fences

Técnicamente la ambientación es la correcta tanto en vestuario como en los pocos escenarios que pueblan la película. Su vocación de película reivindicativa sobre la inmigración negra, queda diluida por una la trama que afecta al matrimonio y que se convierte en la parte central del argumento. Una característica que ya se encontraba en su homónimo teatral y que diluye un poco el significado final del texto.

Denzel Washington y Viola Davis son el alma de Fences

Denzel Washington y Viola Davis son el alma de Fences

Opinión final sobre la nominada a los Oscar 2017: Fences

Tras ver Fences se puede decir que como obra de teatro tiene que ser una experiencia digna de admirar sobre las tablas, sin embargo, su adaptación cinematográfica no termina de encajar en un medio donde prima la imagen por encima del diálogo.

Crítica de la película 'Fences': El teatro de la vida
DIRECCIÓN6
GUION6
INTERPRETACIÓN9
LO BUENO
  • El trabajo de Viola Davis.
  • La escena final con Gabriel.
LO MALO
  • Demasiado teatral tanto en guion como en puesta en escena.
  • Su carácter reivindicativo queda muy diluido.
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
8.5

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.