Jonah Hill y James Franco sorprenden con sus interpretaciones en esta historia real sobre un asesino que se apropió de la identidad de un periodista.

Sinopsis de Una historia real

Michael Finkel, un reportero que ha sufrido el descredito de su periódico al mentir en uno de sus artículos, descubre que un asesino llamado Christian Longo ha suplantado su identidad. El periodista comenzará una relación casi enfermiza con el criminal para intentar descubrir la historia que hay detrás.

Crítica de Una historia real

A priori una historia como la de Michael Finkel, periodista real, y su relación con el asesino que suplantó su identidad, se percibe como un muy buen punto de partida para la creación de un thriller interesante si se sabe llevar el pulso de la intriga. El problema es que “Una historia real” tan solo se queda en la punta del iceberg, con un planteamiento muy plano que no explota el potencial de un relato que se salva por la interpretación de sus dos protagonistas.

Jonah Hill actuando

Jonah Hill actuando

En ciertos casos la ficción puede verse impulsada por una realidad que aunque interesante, no resistiría el desarrollo de una trama cinematográfica. Este es el mayor problema que presenta el libreto de David Kajganich, basado en las memorias del propio Finkel. Y es que la película resulta ser un interrogatorio constante en la misma localización, resintiendo un comienzo que resultaba muy interesante; dejando de lado temas que se entreveían como la ética periodística o las razones de un crimen aún por descubrir. Argumentos que habrían dado profundidad a una historia demasiado lineal y manida.

James Franco en una escena

James Franco en una escena

De esta manera, el film tan solo funciona como vehículo de lucimiento de dos actores como Jonah Hill y James Franco que, acomodados en la comedia gamberra, no demuestran todo lo que pueden ofrecer; demostrando en este caso las dotes de ambos como grandes intérpretes que deberían plantearse reorientar su carrera hacia productos más serios, pues talento tienen de sobra, más aún en el caso del primero. También está correcta Felicity Jones, aunque su tiempo en pantalla no sea suficiente para que se le pueda situar al nivel de sus compañeros.

El director Rupert Goold crea una ópera prima demasiado estática en cuanto a puesta en escena se refiere, desvelando su nulo riesgo en la planificación, lo que se traduce en parte en una cinta vacía de suspense, incapaz de crear una atmósfera acorde al género que está tratando; siendo más cercana a la televisión, entorno del que proviene el realizador.

Jonah Hill y James Franco

Jonah Hill y James Franco

“Una historia real” patina como thriller de intriga, pero sirve como reivindicación de dos actores que pueden regalarnos buenas interpretaciones en el futuro si eligen bien sus proyectos.   La base argumental podría haberse aprovechado como un verdadero juego del gato y el ratón con reminiscencias a “El silencio de los corderos”, sin embargo el resultado es aburrido y olvidable nada más salir de la sala.

Trailer de Una historia real

Crítica de Una historia real: Ficción y realidad no son suficientes
DIRECCIÓN6
GUION8
INTERPRETACIÓN4
LO BUENO
  • Jonah Hill y James Franco en estado de gracia.
  • El comienzo, lástima que dure poco.
LO MALO
  • El guion no arriesga nada.
  • La dirección de Goold tampoco.
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (13 Votes)
5.6

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.