Basada en la novela de Paula Farias ‘Dejarse llover’, llega la última película de Fernando León de Aranoa con Benicio del Toro, Tim Robins y Olga Kurylenko como protagonistas: ‘Un día perfecto’.

Crítica de ‘Un día perfecto’

Drama. Eso es lo que se supone que es la película Un día perfecto. Un drama que poco cala, que poco llega y que finalmente poco interesa. Amalgama de diferentes personajes que lo mismo podrían estar desatascando sumideros en la gran ciudad que intentando sacar un cadáver de un pozo antes de que contamine las aguas, trama sobre la que parte la historia. No parecen curtidos por la desgracia. Más bien son una panda de desalmados (o descerebrados, que casi es lo mismo) que algo tienen que hacer para ganarse la vida. “Aids Across Borders” dicen sus brazaletes y bordados de chaleco o, traducido al Español “Ayuda sin fronteras” o Ayuda humanitaria. Un trio de tarados liderado por Mambrú (Benicio del Toro), un chistoso B (Tim Robins) y una joven becaria Sophie (Mélanie Thierry), espejo de lo que debieron ser los primeros en sus inicios como cooperantes. A la fiesta se le une otra incoherente cooperante llamada Katya (Olga Kurylenko) y debido a las circunstancias, un pequeño crío, Nikola (Eldar Residovic). Completando el grupo y en la traducción del serbio, se encuentra Damir (Fedja Stukan), el único personaje que parece darse cuenta de la gravedad de la situación en la que se encuentra el país de los Balcanes en 1995 (la guerra de Bosnia).

Imagen de Mélanie Thierry y Tim Robbins en la película 'Un día perfecto'

Imagen de Mélanie Thierry y Tim Robbins en la película ‘Un día perfecto’

No pongo en duda la situación actual de cada uno, sus vivencias, su pasado, todo lo curtido que están en los conflictos… pero no se ve, no se transmite. Algo quizá más el sereno Benicio del Toro (o Mambrú que… “¿se fue a la guerra que dolor, que dolor que pena?”) o el traductor interpretado Fedia Stukan pero apenas nada reflejo alguno del graciosete B al que le da vida Tim Robins. No es cuestión de interpretación, todos dan lo necesario como para darse cuenta de que ellos están bien. De hecho, si este no fuera el caso, la película carecería del más mínimo interés abocando al público al más hondo de los aburrimientos, que por suerte no es el caso. Pero ninguno de los perdidos personajes, ni sus ambiguos intereses, cruzan la frontera del sentimiento. Se suponen las buenas intenciones en su determinación de sacar al gordo cadáver sumergido en el pozo a pesar de todas las dificultades divinas que se lo impiden, pero por lo demás, todo hay que suponerlo.

Imagen de Benicio Del Toro y Tim Robbins en la película 'Un día perfecto'

Imagen de Benicio Del Toro y Tim Robbins en la película ‘Un día perfecto’

Ningún personaje de ‘Un día perfecto’ tiene un recorrido. Los que están curtidos en las miserias gracias a la experiencia, el señor del Toro y Robins, seguirán la misma inercia con que fueron lanzados al comienzo. Sí, puede que la joven bella cooperante francesa (Mélanie Thierry), haya aprendido lo que es un muerto (iba a ayudar en mitad de una guerra, ¿qué esperaba ver? ¿Piñatas?) pero tampoco nada trascendental que no fuera de esperar. Y es que ni el personaje de Olga Kurylenko aporta nada a la historia, salvo el de hacer una media de 10 en cuanto al nivel de belleza del reparto femenino. Un recurso que por cierto, tampoco aporta nada a la historia salvo el de marcar ese plástico tanto.

Así y todo, ‘Un día perfecto’ es dinámica y estéticamente bella. Ciertamente los montes de Granada han sido transformados por el arte de los cineastas profesionales para transportarnos a los Balcanes y cada plano y paisaje muestra la desolación de años de guerra. Lástima que la sensación de peligro no llegue a calar todo lo que debiera a través de este recurso ficticio sin el apoyo de otros elementos como podrían ser los personajes o la acción de la trama.

Benicio Del Toro, Mélanie Thierry, Olga Kurylenko y Tim Robbins en 'Un día perfecto'

Benicio Del Toro, Mélanie Thierry, Olga Kurylenko y Tim Robbins en ‘Un día perfecto’

Hablando de otros recursos impermeables… la música juega en contra de la historia y de la emoción tanto que parece que trata de dislocar los sentimientos en vez de potenciarlos. “Sweet Dreams” de Marilyn Manson viene a acompañar una escena dramática que finaliza sin el climax que promete y, por poner otro ejemplo, la película se atreve a cerrar con la “Where have all the flowers gone” (‘Donde se han ido las flores’) de Pete Seeger, una canción entre ñoña y graciosa según el momento en el que empieza (más aun conociendo la letra). Eso y que cada vez que aparecen militares o cascos azules parece necesario meter un poco de caña rockera.

Se podrían mencionar unas cuantas escenas sobre el poco respeto que tienen los protagonistas a las armas de fuego y a una absurda obsesión con las vacas-mina, pero eso sería ahondar en más de lo mismo para llegar a la misma conclusión: el peligro aparece y se desvanece sin que llegue a calar el dramatismo.

Mélanie Thierry, Olga Kurylenko y Tim Robbins en 'Un día perfecto'

Mélanie Thierry, Olga Kurylenko y Tim Robbins en ‘Un día perfecto’

Si Pete Seeger se pregunta donde fueron a parar las flores, yo, como crítico, me pregunto a donde ha ido a parar el tono. ¿Es comedia? ¿Es drama? ¿Se supone que hay alguna reflexión al respecto? ¿Son demasiadas tramas en un mismo espacio de tiempo? Si no fuera por la sobrada capacidad técnica y artística, y el interés por saber a donde acaban todos los senderos por el que conducen los jeeps este particular grupo de ayuda humanitaria, estaríamos ante una obra estéril. Por fortuna ‘Un día perfecto’ cuenta con suficientes alicientes como para mantener la atención sin llevarnos una decepción a pesar de la insatisfacción final de su visionado.

Trailer de ‘Un día perfecto’

Crítica de Un día perfecto: Tono por definir
DIRECCIÓN9
GUION4
INTERPRETACIÓN8
LO BUENO
  • El reparto es de lo más interesante.
  • La producción, la fotografía, la técnica, etc. es de lo más atractivo.
  • Mantiene el interés hasta el final.
LO MALO
  • Los personajes carecen de arco dramático (o no se vé, o no se muestra adecuadamente).
  • Tanta belleza femenina en el reparto. Ni aporta nada ni está justificada.
  • Por muy acostumbrados que estén a esta situación (la guerra), los personajes a penas muestran la inseguridad del peligro.
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
6.0

5 Respuestas

  1. Carmen

    Buenas, quisiera saber si podrías decirme como se llaman las demás canciones que salen en la película, es que desde que la vi estoy intentando encontrarlas pero solo se las dos que aparecen en la crítica y una de The Velvet Underground. Gracias de antemano. Un saludo.

    Responder
  2. Alba P. Menchón

    He dejado de leer cuando he visto ‘granada’ y no ‘Granada’. Hasta ese momento he podido inferir que no ha conseguido entender el trasfondo de la película y se ha quedado en lo superficial. Muchas palabras y poca reflexión.

    Mi interpretación de la película -recalco lo de ‘mi’ (yo)- ahonda un poco más en el doble sentido. Quizás Fernando León de Aranoa no pretendía dar este mensaje, pero, como ya se sabe, el cine es interpretación y yo hago la mía propia:

    El film es una crítica social a eso que llaman ‘ayuda humanitaria’ esos organismos internacionales que promocionan y publicitan su labor en los conflictos bélicos. Quiero decir, Naciones Unidas es un órgano que promueve la cooperación internacional y esa ayuda humanitaria que mencionaba anteriormente, pero ¿realmente es tan eficaz como se nos hace creer? ¿O es un simple ‘paripé’ para mantener a la población contenta con el lema: ‘estamos haciendo el bien’?

    Como se puede comprobar durante toda la película, la ONU hace lo mínimo para ayudar a la población civil: primeramente no respeta los Tratados Internacionales -cuando, en la reunión, en referencia al cadáver encontrado en el pozo, Sophie alega argumentos medioambientales recogidos en uno de esos tratados- por lo que el cuerpo del ‘gordo cabrón’ no puede retirarse del lugar. En este caso, el oficial encargado del asunto defiende que solo se hacen responsables de los pozos que contengan explosivos, este en concreto les da igual. Es entonces cuando Sophie asegura que el cuerpo podría estar minado; meramente para buscar reacciones.

    Sin embargo, cuando por fin encuentran la cuerda y consiguen sacar el cuerpo poco a poco, los Cascos Azules aparecen en escena y detienen la labor argumentando que la población local asume la jurisdicción del lugar y que no se puede tocar el cadáver.

    En suma, como el agua no es potable, hay un grupo de personas que se dedica a llenar los bidones de los ciudadanos a un alto coste. Hecho que los cooperantes ven con sus propios ojos y que tampoco se hace nada para frenar ese abuso.

    ¿Es esto un intento de quitarse el muerto de encima sea como sea? -nunca mejor dicho. En mi opinión, es un ejemplo burdo y absurdo de dar a conocer cómo funciona realmente este organismo. Además, reducir esa crítica social a lo absurdo de buscar y encontrar una cuerda es brillante; con ese toque de humor tan fino y característico acompañado de música inapropiada para un escenario bélico, que exalta ese acto de simplificación a lo ridículo.

    Una simplificación que, por otro lado, rima con lo absurdo de las guerras. Cómo y por qué se producen los conflictos armados, la cantidad de civiles que mueren en la contienda y los destrozos incalculables que ello provoca es algo ridículo. Y el film hace un símil perfecto. Añadiendo que plasma la realidad de la guerra sin ningún tipo de escena violenta, que es algo muy difícil de conseguir.

    En definitiva, la línea argumental, las subtramas y los diálogos me han parecido acertados -tampoco quiero decir que sea una obra maestra, pero al César lo que es del César.

    Quizás la única pega que le pondría a la película es el final. Un final abierto y sin sentido. O quizás sí lo tiene pero es difícil de inferir. Yo, en mi caso, quiero interpretar que, al final, por muy de lejos que nos toquen las guerras, todos estamos bajo el mismo cielo y llueve para todos. Es decir, una guerra debe ser un problema a nivel mundial y no a nivel local. Y que todo tiene solución: la lluvia consigue llenar el pozo, sacar el cuerpo y solucionar el problema. La lluvia, que es de todos. ¿Quiere eso decir que entre todos podemos solucionar los conflictos bélicos que se dan a día de hoy? Ahí lo dejo.

    Responder
    • Eduardo García

      He escrito “Granada” mal. En un texto que ronda las novecientas palabras eso es una tasa de error del 0,1%.
      Ahora mismo no tengo tiempo para rebatir tu interpretación de la intención del director, pero para empezar te digo que en esa esta frase está mi respuesta.
      Por otro lado… si has dejado de leer cuando has visto “granada”, eso significa que apenas has leído nada de la crítica y que tampoco sabes muy bien de lo que hablo, creo yo.

      Un saludo y gracias por comentar.
      Pd: Cuando tenga tiempo te doy más explicaciones… Eso si veo que vuelves por aquí, claro. 🙂

      Responder
      • Alba P. Menchón

        Bueno, veo que, entonces, no ha servido de nada que te dejara un comentario.

        Y lo de “he dejado de leer cuando he visto…” era una forma de hablar, obviamente me la había leído entera.

        Pero bueno, gracias por nada pues.

        Saludos.

    • Eduardo García

      Al final el que casi no vuelve por esta entrada es el menda!

      Es un placer argumentar contigo! De hecho, sí que sirve que expongas tu punto de vista de la película. Aun mejor, siempre deberíamos poder varias opiniones sobre una misma película.

      No creo que me haya quedado en lo superficial, de hecho, creo que lo que es muy superficial en la película son los personajes, que son un estereotipo de la normalidad (en el caso de los curtidos) y de la extraordinariedad sorpresiva en el caso de la joven cooperante. Yo esperaba algún matiz detrás de la palabrería de cada uno o de su comportamiento. Salvando las diferencias, es como ver una película a lo “FAST TO FURIOUS” donde cada uno dice la frase más chulesca porque es lo que se espera que haga cada uno en su personaje plano de tío duro. Aquí igual, pero de personaje afectado por la guerra de una u otra manera. Por supuesto, no comparo películas, claro.

      Podemos seguir!
      Un saludo!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.