Rafa Martínez dirige su primera película, Sweet Home, terror clásico de técnica impecable donde Ingrid García-Jonsson y Bruno Sevilla son los protagonistas que deberán enfrentarse a un carismático asesino “El liquidador”.

Crítica de “Sweet Home”

Sweet Home es la película presentación de Rafa Martínez, un director cuya creatividad se ve limitada por el presupuesto pero que, aun así, ofrece un excelente resultado. Sin cámara al hombro, lejos de la excusa del found footage, Rafa Martínez y su equipo se las arreglan para ofrecer una hora y media de entretenimiento al más alto nivel sin perder de vista el suelo español. El director, que también está a los mandos del montaje (deformación profesional), ofrece agilidad en la edición de los tantos planos de los que se compone la obra mientras que la fotografía enmarca cada uno de ellos en la mejor opción posible. Congelad Sweet Home donde os plazca que sin duda podréis obtener una bonita imagen de escritorio.

Ingrid García Jonsson en una escena de "Sweet home" (2015)

Ingrid García Jonsson en una escena de “Sweet home” (2015)

Ahora bien, el guión, que no desmerece para nada en los aspectos bien cuidados y justificados de creatividad y coherencia, se queda corto para tan grande apuesta. Algo que es achacable a las limitaciones presupuestarias con las que hay que lidiar y que a su vez es motivo que lleva a situar la película en la localización: un edificio antiguo como los vistos en las colegas Rec, Rec 2 y Mientras duermes que hábilmente rediseñado, recoge la desventura de la clásica pareja de enamorados sin que recuerde similitud alguna con las nombradas. Arte y dirección, pusieron empeño para mostrar diferentes pisos (un almacén de juguetes viejos, una antigua clínica de dentista, un piso grafiteado a más no poder, la inevitable vivienda de vieja decoración…) con los que perturbar la calenturienta imaginación del espectador. Además, el espectador descubrirá aquellos recovecos susceptibles de recoger la acción sin que en ningún momento pierda la orientación espacial.

Bruno Sevilla e Ingrid García Jonsson en una escena de "Sweet home" (2015)

Bruno Sevilla e Ingrid García Jonsson en una escena de “Sweet home” (2015)

Ingrid García-Jonsson en el papel de Alice, y Bruno Sevilla en el de Simón, el austero novio de Alice, forman hacen una buena pareja de protagonistas. De hecho, cada cual aporta la energía indicada para transformarse en el personaje que le toca. Sensibles y enérgicos cuando la ocasión lo requiere, ni espantan ni aburren con tanto grito y sufrimiento ya que tienen la sensibilidad suficiente como para dosificar la emoción sin dejar que la misma empañe sus palabras. Aportar un comportamiento normal, dentro de la anormalidad de la situación en este tipo de películas, es una de las cosas más complicadas de lograr y una vez más, el reparto logra sumar otro importante aporte a Sweet Home. Los secundarios, los presumiblemente esbirros de “El liquidador”, han quedado un poco descuidados en el guion de la película, y no consiguen transmitir una sensación de peligro palpable. Sólo cuando uno de ellos recibe la provocación necesaria, se empieza a vislumbrar las posibilidades de los desconocidos… pero es entonces cuando hace acto de presencia la estrella de la película: El liquidador.

Se puede afirmar sin error que “El liquidador” (Orio Tarrida) es el primer asesino Español con el carisma suficiente como para protagonizar una franquicia.

Y es que, Sweet Home, nos presenta a un Michael Myers con denominación de origen patrio. Ataviado con su equipo de desinfección, “El liquidador” se dedica a eliminar plagas (si es que el furgón en el que publicita sus servicios no es una tapadera). Este carismático asesino ha sido creado en el laboratorio de la razón. Como nos contó Rafa Martínez en la entrevista, todo en él tiene justificación. La capucha, la máscara anti-gas, los utensilios de “trabajo”… No hay nada que no tenga a mano por un propósito. No es el típico pirado que se disfraza para atormentar a sus víctimas, no. Es un exterminador de plagas, presumiblemente contratado por una despiadada inmobiliaria, para acabar con la infestación de… inquilinos indeseados. Se puede afirmar sin error que “El liquidador” (Oriol Tarrida) es el primer asesino Español con el carisma suficiente como para protagonizar una franquicia. Lleno de posibilidades, sería magnífico descubrir el pasado y el futuro de este gran personaje.

Rafa Martínez con Ingrid García Jonsson durante el rodaje de "Sweet home" (2015)

Rafa Martínez con Ingrid García Jonsson durante el rodaje de “Sweet home” (2015)

El mobbing inmobiliario es una excusa como otra cualquiera para situar a unas pobres víctimas bajo el arma homicida de un tarado. No hay crítica social. Si acaso hay un divertido e inquietante texto de arranque que sirve para poner las expectativas por las nubes: “Más de 96.000 desalojos se realizan en España cada año. Un 85% se lleva a cabo pacíficamente. Un 13% por la fuerza. Y un 2% usando otros métodos.”

Ingrid García Jonsson en una escena de "Sweet home" (2015)

Ingrid García Jonsson en una escena de “Sweet home” (2015)

Sweet Home cuenta con todos los elementos necesarios como para ser una buena película de género. No le falta nada, salvo quizás, que el equipo no hubiera visto limitado su ingenio por el presupuesto. Más presupuesto podría haber significado más bizarradas (del magnífico estilo y creatividad que tiene), más personajes (para “liquidarlos” sin que acabe la película), más posibilidades técnicas (¿¿TODAVÍA MÁS??) y cualquier otra cosa que hubieran querido o imaginado… pero no más calidad. Sweet Home no pone ninguna excusa para rozar la excelencia. Si alguien tuviera dos dedos de frente (o unos cuantos millones en el bolsillo), le faltaría tiempo para llevarse a Rafa Martín y su equipo a desarrollar esta franquicia o proponerles el rodaje del típico Blockbuster.

Sinopsis de “Sweet Home”

Sweet Home

Sweet Home

Alicia (Ingrid García-Jonsson) hace una inspección técnica a un destartalado edificio del centro de Barcelona. Allí sólo queda un anciano inquilino (José María Blanco), bastante inquieto por la presión a la que le está sometiendo la inmobiliaria. El anciano afirma que no hacen más que amenazarle para que abandone su hogar y así poder quedarse ellos con toda la finca.

Aprovechando el abandono del lugar, Alicia decide preparar una atípica pero romántica noche para celebrar el cumpleaños de su novio Simón (Bruno Sevilla). La pareja pronto descubrirá que el anciano no se encontraba preocupado sin motivos, pues unos enmascarados irrumpirán en el edificio con el objetivo de llevar a cabo las amenazas de la inmobiliaria.

Entrevistas “Sweet Home”: Ingrid García-Jonsson

Entrevistas “Sweet Home”: Bruno Sevilla

Entrevistas “Sweet Home”: Bruno Sevilla

Trailer de “Sweet Home”

Sweet Home: Crítica y entrevistas de la película
DIRECCIÓN9
GUION5
INTERPRETACIÓN7
FOTOGRAFíA10
MONTAJE10
LO BUENO
  • La calidad
  • Encontrar el primer asesino en serie cinematográfico español con el carisma adecuado como para ser protagonista de una saga
LO MALO
  • Pese a la innegabilidad de la calidad y trasfondo, el guion no cuenta con nada nuevo salvo pequeños detalles.
8.2Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
3.6

4 Respuestas

  1. Pablo

    Pero que clase de crítica es esta?? enserio habeis visto la película ?! en todos lados le dan una nota bajísima, y aqui le dais un 8.2, ma dre mía… Yo fui ayer a ver esta película y me quedo corto al decir que es la peor que he visto en mis 30 años de vida. Me sentí totalmente estafado por ver semejante bodrio.

    Cada vez que veo el 9 en “dirección” se me abren las carnes… me imagino que eres amigo del director, si no, menudo crítico. Para la próxima ya se que no voy a ver ninguna película del tal Rafa Martinez.

    Responder
    • Eduardo García

      Querido Pablo:

      Argumento la nota en dirección, fotografía y montaje en la crítica. Es verdad que esto hace que la nota final quede bastante descompensada pero, si te fijas, el guion, que es donde se mete el argumento, queda en un cinco sin más.

      Me encanta que no estés nada de acuerdo en “9 en dirección” pero si argumentaras un poco o dieses algún motivo para estar en contra, sería mucho más productivo para todos. Así que por favor, anímate dar las razones por las que catalogas a “Sweet Home” como la peor película en 30 años. Por mi parte, si quieres, te puedo proponer un par que están por debajo.

      Un saludo!

      Responder
      • Raul

        Hoy la he visto y me he encontrado tu crítica. Iba a responder sobre el etalonaje amarillo desmedido y con grano en los niveles de negro, en las direcciones de luz injustificadas y en los golpes de aparatos que se notan a la legua… luego pensé en hablar de una realización basada en : ” voy a mover la cámara mucho y a cortar muy rápido de plano” y ” voy a tener muchos recursos que así la gente no se entera ni de los que ve”… por no hablar de las prótesis de fx mal colocadas o los recursos mal empleados fuera de campo. Iba a comentar un guión dónde una puerta anclada desde dentro con una cadena se abre desde fuera o de un duplex de 4 plantas de altura. Iba a comentarte esos diálogos increíbles y emocionalmente forzados y esas acciones injustificadas de un personaje que sube por el montacargas y cuando llega arriba dice que no puede moverse porque sí , sin más… Iba a comentar sobre el montaje … pero el montaje no es pegar un plano detrás de otro , es aportar narrativa… y esto tiene de narrativa nueva lo mismo que por ejemplo “la red social” ¿verdad?.
        Deja de decir que puedes hablar de otras películas peores que ésta y valora en condiciones lo que ésta es. Una buena dirección , un buen guión y una buena fotografía y montaje con notas de 9, podría ser
        “Mientras duermes” de Jaume Balaguero. Lo bueno del cine español hay que defenderlo a muerte, lo que se queda a medias … la gente no es tonta. Hoy todo el mundo ha salido del cine diciendo: Por el amor de dios …qué ha sido esto?.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.