Tras la mediocre y olvidable “Superpoli de centro comercial”, sorprendente éxito de taquilla en Estados Unidos, se estrena esta tardía secuela que hunde más si cabe a su predecesora, llegando a la categoría de cine de consumo rápido, digestión pesada y evacuación dolorosa: “Superpoli en Las Vegas”.

“Superpoli en Las Vegas”: Sinopsis

El agente de seguridad Paul Blart (Kevin James) es invitado a un congreso de seguridad en un hotel de Las Vegas. Allí descubrirá junto a su hija que una banda de ladrones está intentado robar las obras de arte que posee el hotel.
Superpoli en Las Vegas

Superpoli en Las Vegas

“Superpoli en Las Vegas”: Crítica

Cuando una comedia no produce ni un atisbo de sonrisa durante todo su metraje, es que hay un problema grave de fondo. En esta ocasión así es, pero no hay que buscarlo en el fondo, se encuentra en la superficie. La factoría de Adam Sandler vuelve a perpetrar un atentado contra el buen gusto y el humor inteligente, realizando una película facilona, obscena y grotesca por momentos , cuyos “gags” tan solo pueden hacer reír a niños menores de diez años.  Para rematar el desastre, los guionistas, donde se incluye al mismo actor protagonista, pueblan la cinta de varias escenas supuestamente emotivas que saben a algodón de azúcar rancio.

Kevin James en "Superpoli en Las Vegas" (2015)

Kevin James en “Superpoli en Las Vegas” (2015)

La trama de Superpoli en Las Vegas no podía ser más previsible, remitiéndonos una vez más a un relato de nivel intelectual infantil, utilizando el término en el peor sentido posible. Se percibe que los chistes no están nada trabajados , apoyándose en el slapstick de garrafón, con un Kevin James que no llega ni a “marca blanca” de los grandes del género, produciendo vergüenza ajena y lástima a parte iguales. El resto del reparto parece salido de alguna serie mediocre de Disney Channel, lamentando que en este despropósito se encuentre Neal McDonough en un papel de villano de opereta.

Kevin James en "Superpoli en Las Vegas" (2015)

Kevin James en “Superpoli en Las Vegas” (2015)

Lo más triste de todo es leer que “Superpoli en Las Vegas” cuenta con un presupuesto de treinta millones de dólares, algo que no se explica de ninguna manera, con decorados que nos remiten a sitcoms donde los chromas y el contrachapado se perciben a leguas de distancia, provocando la indignación del espectador. ¡Lo que serían capaces de hacer muchos directores europeos con un presupuesto de ese calibre! Sin embargo, la maquinaria industrial de Hollywood podría calificar este presupuesto como pequeño, al igual que el producto resultante, siendo generosos con el adjetivo.

Kevin James en "Superpoli en Las Vegas" (2015)

Kevin James en “Superpoli en Las Vegas” (2015)

“Superpoli en Las Vegas” es la clase de película que debería haber salido directamente al mercado doméstico con el único fin de contentar a los pocos y despistados fans de la primera parte de la ¿saga?. No estaría de más que en los cines hubiera un cartel que advirtiera lo siguiente: “recuerde, es decisión suya haber elegido ver esta película. Este establecimiento no se hace responsable de los efectos de malestar e indignación que posiblemente le produzca”.

“Superpoli en Las Vegas”: Trailer

Crítica "Superpoli en Las Vegas": No la toques ni con un palo
DIRECCIÓN5
GUION3
INTERPRETACIÓN3
LO BUENO
  • Seguramente no haya más secuelas.
  • Después de ver esto, poco le puede parecer peor al espectador.
LO MALO
  • Destinar semejante presupuesto a una película como esta.
  • Que Adam Sandler y su banda siguen sueltos en algún lugar pensando en su próxima película.
3.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
3.3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.