George Clooney se pone a los mandos de un guion de los hermanos Coen sobre un crimen en un idealizado barrio residencial estadounidense durante los años cincuenta. Una película que presta más atención a su mensaje que al propio relato.

Crítica de la película “Suburbicon”

El cine de George Clooney como director siempre ha tenido una clara vertiente política de por medio. Desde la muy estimable “Buenas noches y buena suerte” hasta esta “Suburbicon”, primera película dirigida por el también actor en plena era Trump, y en la que opta por mostrarnos un mensaje clarificador y directo: aunque los diferentes parezcan hostiles, el enemigo lo tenemos en casa. Una tesis que proviene del guion, pero que en manos de George Clooney cobra todo el protagonismo, dejando, en demasiadas ocasiones, la historia principal en un segundo plano.

Oscaar Isaac en Suburbicon.

Oscaar Isaac en Suburbicon.

El guion escrito a cuatro manos por los hermanos Coen, es claramente identificable dentro del universo de estos dos cineastas, acostumbrados a relatar historias en entornos aparentemente tranquilos donde personas normales acaban mentidos en un lío más grande que ellos mismos, sin pensar en las consecuencias. Todo ello regado con el habitual humor negro de su cine. Si bien no es uno de sus relatos más redondos, sí que es disfrutable, sobre todo para aquellos incondicionales de la dupla.

Es cierto que el film funciona, pero George Clooney no lo equilibra adecuadamente y tampoco encuentra su propia voz. Y es que la sombra de los Coen es alargada y el director parece imitar su estilo en no pocas ocasiones, inspirado por los que han sido sus directores, sin encontrar una puesta en escena propia, más allá del clasicismo que suele mostrar Clooney para narrar, y que, en este caso, siendo una historia encuadrada en los años cincuenta, está totalmente justificado.

Matt Damon en una escena de la película.

Matt Damon en una escena de la película.

Matt Damon, gran amigo del director, encabeza un reparto muy interesante donde se puede ver a Julianne Moore por partida doble o a Óscar Isaac en un pequeño pero enriquecedor papel de agente de seguros, con el que parece haber disfrutado. Todo el elenco está fantástico, como se espera de actores tan consagrados, en especial Moore, que carga con dos papeles -aunque uno muy breve- sobre sus espaldas.

Técnicamente, la fotografía del genial Robert Elswit junto con el diseño de producción nos trasladan a esa américa utópica de los años cincuenta donde el sueño americano parecía hacerse realidad; una época que el director demuestra conocer bien desde los originales créditos de apertura a modo de folleto de venta de ese idílico “Suburbicon”. Alexandre Desplat redondea la propuesta con su habitual buen hacer con la batuta, en este caso con una composición humorística y desenfadada que sabe ponerse seria y que oculta algún tema de jazz, una auténtica delicia.

George Clooney, director de Suburbicon, durante su rodaje.

George Clooney, director de Suburbicon, durante su rodaje.

“Suburbicon” es la respuesta de George Clooney a Donald Trump. Una película que nos habla de la amenaza que supone aquel en el que tenemos ciega confianza por el simple hecho de ser aparentemente como nosotros, y que nos lleva a mirar de reojo y con desconfianza al diferente. Sin embargo, al igual que Suburbicon representa el sueño americano utópico, el director nos brinda otro más inalcanzable aún, pero esperanzador, representado en los dos niños vecinos que, ajenos a todo, desarrollan su amistad.

Crítica de "Suburbicon": George Clooney dirige el guion de los Coen
DIRECCIÓN6
GUIÓN6
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • El mensaje que presenta Clooney.
  • La música de Alexandre Desplat.
LO MALO
  • Que el mensaje supere a la historia principal.
  • Que los Coen no hayan dirigido su guion.
6.3Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.