Rocambola. Crítica de la película

Del Paraíso al Infierno

Partiendo de referencias a la Divina Comedia de Dante, Juanra Fernández dirige la película Rocambola, un thriller de estética de serie B con elementos de terror. Claustrofóbica por momentos, con una buena interpretación de Juan Diego Botto, pero que, desgraciadamente, se desinfla en su segunda mitad. Aquí os dejamos nuestra crítica de la película Rocambola, ya disponible en Filmin.

Sinopsis

En los alrededores de cuenca, un ladrón, Dante (Jan Cornet) decide robar en un casa que, aparentemente, se encuentra abandonada. Para sorpresa de Dante, la casa está okupada por una pareja que lo tratará como si de un invitado se tratase. Lo que Dante tampoco sabe, es que hace esa pareja en la casa…

Escena de la película Rocambola
Escena de la película Rocambola

Crítica de la película Rocambola

Rocambola es una de esas películas ajenas a la idea preconcebida que uno puede tener (erróneamente) ante las palabras “cine español”. El segundo largometraje de Juanra Fernández es un ejercicio de género, en el que se aprovecha bastante bien los recursos de los que dispone.

Rocambola llega a Filmin

Obviamente, y a partir de las dos, tres primeras secuencias, el espectador es consciente de que está ante un filme que ha sido producido con escasos recursos. Y no digo esto en un sentido peyorativo, sino de forma puramente objetiva. De hecho, esos escasos recursos le confieren a la película una atmósfera de serie B. Bajo estas premisas, uno puede observar como Rocambola es un largometraje que se escapa de lo que habitualmente circula por los canales más comerciales. De hecho, la película fue producida en 2018 y ha tenido que ser gracias a la plataforma Filmin con la que se ha dado a conocer al público en general (ya había tenido un recorrido bastante exitoso por algunos festivales).

Lo atractivo de la propuesta de Juanra Fernández

Lógicamente, las limitaciones a las que se enfrenta la realización del filme son patentes en la propia narración. Juanra Fernández, director y guionista, juega con una historia en un único espacio: el caserón que Dante pretendía saquear. Y es en el uso que se hace del espacio donde uno percibe las fisuras de la película.

La primera mitad, transcurre íntegramente entre las paredes del edificio, aportando esa mezcla entre suspense, terror y claustrofobia. De hecho, es esta primera parte la más disfrutable, en el sentido de que la cinta logra atrapar al espectador. El problema ocurre con la segunda mitad, en la que la acción amplía sus horizontes y traspasa el interior de la casa. Escasos metros, pero los traspasa. ¿Por qué esto resulta un problema? La respuesta es sencilla: se pierde esa sensación de estar encerrado. De no tener escapatoria. Así, se pierde la parte pesadillesca de la película.

Profundizamos en su guion

Ligado a este hecho, está la estructura del guion, que experimenta una sensación análoga al espacio en el que transcurre la trama. Mientras que en la primera parte, la película emana esa sensación permanente de suspense, de entrar en el juego del gato y el ratón, en la que personajes y situación son ambivalentes; en la segunda, por desgracia, ese efecto se va diluyendo progresivamente. La película Rocambola va perdiendo fuerza. Y lo más importante, deja de sorprender.

En la segunda mitad del relato, la película pierde fuerza

Y aquí me gustaría hacer un inciso. Recursos narrativos o estéticos para desarrollar la acción hay muchos. Infinitos, quizás. Por otro lado, algunos de ellos se han empleado hasta la saciedad. Ahora bien, el problema o, más bien, el quid de la cuestión reside en la capacidad para sorprender. La segunda parte carece de este efecto y provoca, o al menos, así me ha ocurrido a mí, que todo lo que la película ha ido trabajando en la mente del espectador se pierda, inclusive la inmersión en la historia. Y realmente es una pena, porque la mencionada primera parte está muy bien hecha. En resumen: durante la primera parte la película va por delante del espectador y en la segunda, es al contrario, siendo muy complicado levantar el vuelo.

Juan Diego Botto protagoniza la película
Juan Diego Botto protagoniza la película

La banda sonora de la película y otros aspectos

En otras cuestiones, la banda sonora de Morante es empleada con la inteligencia suficiente como para servir de apoyo a generar esa sensación de suspense y tensión. Y cuando hablo del uso de la banda sonora me estoy a referir tanto a su presencia como, y esto sí que es interesante y un aspecto a destacar, como su ausencia, el silencio absoluto.

Además, este uso de la música viene acompañado de un montaje coherente con el género al que está adscrito Rocambola. Nuevamente, exclusivamente destacable en la primera parte del filme, en la que Juanra Fernández no muestra todo al espectador. Deja caramelos, permitiendo al espectador ser tanto gato como ratón, disfrutando y sufriendo con los personajes; aunque no del todo, por cuestiones de reparto e interpretación actoral.

Juan Diego Botto, su gran protagonista

Juan Diego Botto, lo mejor de la película, manifiesta un carisma y una presencia en la pantalla que no encuentra ninguna respuesta interpretativa a la altura en el resto del reparto. Esta respuesta tendría que venir de los otros dos personajes (no destaco al resto de los actores debido a sus papeles casi residuales): Jan Cornet o Ana Álvarez. El primero me deja frío y siendo el “bueno” de la película, no llego a empatizar del todo con él. Obviamente, al verlo en la pantalla se me viene a la mente el gran papel realizado en La piel que habito de Pedro Almodóvar, pero aquí no llega ese nivel. Y en cuanto a ella, ¿qué decir? Considerando que es más culpa, creo yo, del guion que de la labor interpretativa. Ana Álvarez apenas goza de un momento en el que pueda alcanzar algo de relevancia narrativa. Y si lo hace, da la sensación de ser utilizada más como una herramienta o atajo para ayudar a desarrollar la acción, que un personaje que tenga cierta relevancia y aporte algo diferente a lo realizado por Botto o Cornet. Como si de un comodín físico para propiciar giros de guion. Por no hablar de algunas escenas en las que uno no entiende su comportamiento siendo absolutamente incoherente.

Opinión final de la película Rocambola

Por lo tanto, la película Rocambola no es la nueva gran propuesta del cine español. ¿Es algo diferente e inusual? Sí, lo cual es de agradecer. Sin embargo, esa segunda parte mencionada estropea la sensación final con la que uno se queda.

Personalmente, recomendaría esta película a fans del género, especialmente del thriller. También a aquellos que no les importe ver películas de Serie B. A ese conjunto de potenciales espectadores, Rocambola les resultará una película disfrutable. Por el contrario, a aquellos que no sean muy fans del thriller o no estén acostumbrados a ver películas de bajo presupuesto, les recomendaría ver antes otras películas con las que iniciarse en dichos terrenos.

Trailer

DIRECCIÓN
5
GUIÓN
3
INTERPRETACIÓN
4
LO BUENO
La interpretación de Juan Diego Botto y la primera mitad de la película.
LO MALO
La segunda mitad, el resto del reparto y la sensación de ser llegar a ser previsible.
4
Más artículos
Escena de la película Yuli (2018)
Crítica de la película Yuli (2018) de Icíar Bollaín