Película Superfly en Netflix | Crítica y opinión final | Gangsters y trap

Disponible en Netflix

Con la escandalosa muerte de George Floyd como contexto, Netflix aprovecha el tirón mediático para estrenar en su plataforma Superfly, remake de 2018 de la película Blaxploitation de 1972 en la que Priest, un traficante de barrio de cocaína, decide dar un último gran golpe antes de dejar el negocio de las drogas. Os dejamos con nuestra crítica de la película Superfly en Netflix.

Sinopsis

Priest (Trevor Jackson) y Eddie (Jason Mitchell), hermanos de barrio y compañeros de un trabajo poco legal, deciden ampliar su negocio contactando con el capo mexicano Adalberto González (Esai Morales).

Con este último gran cargamento vendido, dejarían el negocio y vivirían de las rentas; pero antes tendrán que lidiar con la policía, el cartel y la banda rival, la Snow Patrol, que quiere ajustar cuentas tras la sospechosa muerte de un compañero de cuadrilla.

Trevor Jackson en la película
Trevor Jackson en la película

Crítica de la película Superfly en Netflix

En 2018, de la mano del director, productor y editor de vídeos musicales Julien Christian Lutz, acreditado profesionalmente como Director X, llegó a las salas de EEUU este remake gangsta con un guión firmado por Alex Tse (Watchmen).

Netflix resucita la cinta en tiempos de una nueva ola de reivindicación anti-xenófoba que pone en tela de juicio los abusos policiales y nos recuerda el pasado (y presente) gris.

Un camino por la historia de los negros en el cine

Hasta 1950, los negros no formaban parte del cine “de primer nivel”. Estaban condenados al ghetto cinematográfico de las races movies, películas realizadas por y para negros. Con el auge del movimiento por los derechos civiles, empezaron a surgir actores de color de renombre como el archiconocido Sidney Poitier.

Bajo el estandarte de ideologías y grupos como los Black Power y los Black Panthers, se generó el contexto idóneo para que en los años 70 surgiera la Blaxpoitation: filmes con la comunidad afroamericana como protagonista principal y como principal foco de audiencia acompañadas de la música de los mejores artistas funk y soul del momento.

Las películas de este movimiento estaban gobernadas por temáticas sensacionalistas: violencia, sexo, drogas… lo que en cierto modo era una corriente que se rebatía a si misma.

De la mano de este movimiento surgieron películas como Las noches rojas de Harlem, la versión blaxpoitation del conde Drácula, Blacula, o la película Superfly, del que surge el remake que hoy nos ocupa.

Escena de la película Superfly
Escena de la película Superfly

De Harlem a Atlanta

La acción de la película Superfly se traslada  de Harlem a las calles de Atlanta en este remake. No es el único cambio: el perfil musical, de gran importancia en películas blaxploitation, se actualiza al siglo XXI. No es baladí pues la elección de Director X, que actualiza la selección musical del metraje de la mano del rapero Future con temas hip hop y trap que se ajustan a la cinta con precisión abusando del ritmo visual slow motion (cámara lenta).

Pero no nos engañemos: han pasado más de 40 años y las temáticas de la cinta se quedan obsoletas. Negros criminales, mujeres que les practican sexo oral mientras los hombres conducen, un traficante de drogas con tupé y conocimientos de artes marciales que desafía a la policía blanca corrupta… En tiempos de Invictus, 12 años de esclavitud, Moonlight y Green Book, queda muy lejos de tener algo de reivindicación y hasta resulta chocante por el nivel de criminalización al que somete a los negros. El catálogo de “películas negras” ofrece cientos de películas mejores en este camino hacia la igualdad tan difícil de alcanzar.

Feel good, bro

Tal vez por su calidad estética, tal vez por aceptarla como mediocre a los diez minutos de película, tal vez porque las actuaciones no chirrían,  uno se deja llevar.

La vida de Priest es inmejorable: guapo, combativo, con un idilio poliamoroso (completan el tri-amor Lex Scott Davis y Andrea Londo), millonario… Si bien las cosas se le ponen difíciles al tenerse que enfrentar a la Snow Patrol, a la policía corrupta (Jennifer Morrison) y a su mentor (Michael Kenneth Williams), se puede predecir la sucesión de eventos sin necesidad de una mente brillante.

Superfly es una película para disfrutar en el salón de tu casa, para fluir por sus temas musicales, y prescindir del análalisis y del mensaje. Sí sigues estos consejos tal vez te deje buen sabor de boca.

Escena de la película Superfly en Netflix
Escena de la película Superfly en Netflix

Película Superfly en Netflix. Opinión final

Como conclusión de la crítica de la película Superfly señalar que el repertorio de actores cumple, y gracias, en este cliché con ecos de Scarface que entra en el repertorio de Netflix impulsado por el abuso policial que causó la muerte de George Floyd. Si no la analizas y la asumes como telefilm, echarás casi dos horas y mejorarás la calidad de tu flow.

Trailer

DIRECCIÓN
5
GUIÓN
2
INTERPRETACIÓN
4
LO BUENO
La moderna selección musical.
Estéticamente aceptable.
LO MALO
La estigmatización de mujeres y negros.
Los chiclés. La película ya la has visto ciento un veces.
3.7
Más artículos
Crítica de la película Tenet (2020)
Crítica de la película Tenet de Christopher Nolan: Te dejará sin aliento