Lo que en apariencia promete ser un paseo reposado, inspirador, de tono aséptico y sosegado, terminada siendo un viaje zozobrante, que fluctúa en las aguas insondables y abismales de lo que no se ve pero se intuye; la silueta de esa ballena de 30 metros que pasa por debajo del casco mientras cruzamos los dedos para que no nos embista. Llega a nuestros cines, la nueva película de Mia Hansen-Løve, cuyo talento, y ausencia de complejos para exprimirlo hasta sus últimas consecuencias, no parece tener límites. Le estamos agradecidos por ello.

Sinopsis de la película Maya (2018)

Gabriel (Roman Solinka), periodista francés liberado tras unos meses rehén en Siria, se da cuenta, al regresar a París, que es incapaz, emocionalmente, de reincorporarse con normalidad a su vida, por lo que decide tomarse unos meses de asueto e ir a Goa, una región de la India donde vive su padrino (Pathy Aiyar) y su hija Maya (Aarshi Banerjee).

Roman Kolinka y Aarshi Banerjee en la película "Maya" (2018)

Roman Kolinka y Aarshi Banerjee en la película “Maya” (2018)

Crítica de la película Maya (2018)

La primera película de Mia Hansen-Løve que vi – y que he vuelto a revisitar un par de veces más dado que, en especial por su temática, es mi favorita de entre toda su filmografía – fue Edén: Lost in Music. En ella seguimos los pasos de Paul (Felix De Givry), un joven que se abre camino como DJ en la escena rave francesa de principios de los 90, durante el auge del denominado french touch – Daft Punk y toda esa mierda -. De manera previsible, y como si se tratara de un retrato costumbrista decimonónico, la autora, nos cuenta cómo su protagonista, movido por una pulsión fulgurante hacia la música underground, y las prerrogativas y vicios anejos, cae, como tantos otros antes que él, en un vórtice de autodestrucción física, moral y espiritual – mucha cocaína y muchos desengaños amorosos, y viceversa -.

Roman Kolinka en Maya (Crítica de la película)

La otra gran película de la directora, por su impecabilidad estilística y su narración completamente depurada, es L’avenir, protagonizada por Isabelle Huppert, y también por Roman Solinka. En ella asistimos a las idas y venidas, a la crisis vital y familiar, de la vida de una profesora de filosofía que, de manera indolente, ignorando al monstruo voraz agazapado -que no es otro que la propia vida-,  ve cómo la construcción social a la que con tanto ardor y ahínco se ha entregado la boba – acrónimo francés de Bohemia y Burgués – sociedad occidental, de la cual ella es representante, comienza a desmoronarse.

La actriz Aarshi Banerjee y el actor Roman Kolinka.

En Maya, Mia Hansen-Løve, reincide en su misión, en su propuesta por jugar con los espacios en negro, por dar pie a un corolario que ineluctablemente termina siendo imaginario, pues muy poco nos es desvelado; y por mostrar las reminiscencias de un vacío abisal compartido por todos los seres humanos menesterosos que habitan la tierra: todos rotos, todos rehaciéndose y reinventándose una y otra vez hasta la muerte.

La secuencia final, con la canción Distant Sky de Nick Cave sonando en su totalidad, sirve como pináculo para esta obra que, entre toda la gavilla infecta de Marvel, DC, y demás patulea de gente con superpoderes, demuestra que EL CINE aún tiene mucho que decir, muchos caminos nuevos que transitar, y mucha fuerza antes de dejarse claudicar.

Trailer de la película Maya (2018)

Película Maya (2018): Crítica
DIRECCIÓN9.5
GUION7.5
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • La aparente sencillez con la que Mia Hansen-Løve nos cuenta la historia de un hombre que trata de restituir su autoestima y recomponer todos los pedazos.
LO MALO
  • Le falta un pelo para ser redonda, una obra mayor; el personaje de Gabriel - como buen francés – tiende a ser un poco pavisoso.
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
6.6

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.