Crítica de la película Le Mans 66

Estreno el viernes 15 de noviembre de 2019

Matt Damon y Christian Bale en la película
Matt Damon y Christian Bale en la película

De la crítica de la película Le Mans 66 podríamos destacar un titular: grandes escenas automovilísticas para una película errada. James Mangold vuelve a no cumplir lo que promete, en una producción estereotipada con bandera de major, que al menos cumple como entretenimiento y que sirve en bandeja de plata una nueva exhibición interpretativa de Christian Bale.

Sinopsis

La película Le Mans´66 recoge la batalla entre las marcas automovilísticas Ferrari y Ford, ocurrida entre finales de los 50 y 1966. El reto, lograr la victoria en la mítica carrera francesa para zanjar el dominio de la marca italiana en la competición y aumentar las ventas de sus automóviles. Henry Ford II (Tracy Letts), dueño de la marca precursora del automóvil, le propone al ingeniero Carroll Shelby (Matt Damon) y a su grupo de diseñadores, construir un coche capaz de vencer al mítico Cavallino Rampante. El problema es que el único piloto capaz de lograr la hazaña es un lunático inadaptado. Pero también… el único invencible al volante.

Christian Bale en la película
Christian Bale en la película

Crítica de la película Le Mans 66

Salgo bastante decepcionado tras visionar las dos horas y media de metraje de esta falsa epopeya automovilística que presenta el controvertible y eternamente candidato a buen director, James Mangold. La decepción no viene porque no sea una buena película, que no lo es, si no por las increíbles y fascinantes promesas que no son cumplidas. Empezamos a analizar la cinta en esta crítica de la película Le Mans 66.

Esta ha sido la nota dominante en la carrera del director neoyorkino que siempre ha sabido rodearse de los mejores intérpretes. Si “Identidad” (2003) podría haber sido un gran thriller, con un Cusack fascinante, “En la cuerda floja” podría haber sido un magnífico bio-pic musical, con el deslumbrante Joaquin Phoenix y “El tren de las 3:10” pudiera haber sido un correctísimo western, liderado por Russell Crowe, ninguna de las cuatro cumple con sus expectativas.

Matt Damon y Christian Bale en la película Le Mans 66
Matt Damon y Christian Bale en la película Le Mans 66

El título original de la cinta “Ford vs Ferrari”…

El título original de la cinta Ford vs Ferrari deja claras sus intenciones, la competitividad en el mundo de las carreras en los años 60. Enseguida se puede apreciar su condición de producto, siendo una de las primeras producciones 20th Century Fox, desde que fue absorbida recientemente por el coloso Disney.

Con formato biográfico propone ni más ni menos que una película de acción sobre la carretera, que evoca irremediablemente a otra cinta que con cierto estilo proponía la rivalidad entre Niki Lauda y James Hunt en la Formula 1 de los años 70. Su nombre era Rush y me resultó bastante aburrida a pesar de alcanzar cierto reconocimiento en festivales. Le Mans´66 es una historia de otro tiempo con una producción enfrascada en la posmodernidad.

Christian Bale en Le Mans'66
Christian Bale en Le Mans’66

Lo mejor y lo peor de Hollywood

La película es emocionante durante todo su metraje, y a pesar de su larga duración te mantiene atento al devenir de sus personajes, que analizados con un poco de calma no son más que clichés.

En la pantalla se entrelaza lo mejor y lo peor de Hollywood; una producción muy cuidada, unas carreras de coches con inusitada sensación de velocidad y un escaso trabajo de CGI que es siempre de agradecer; con unos actores diseñados para empatizar con el espectador; y ese es uno de los problemas, están deliberadamente diseñados, son previsibles.

También se deja caer lo peor de la industria cinematográfica, una película insustancial, llena de lugares comunes, de prejuicios y de tramas relacionadas con élites económicas que me dejan tan frío como un motor apagado.

La emoción transmitida es completamente falsa y el patético final, acaba con todas mis esperanzas de ver una película épica para convertirse en adalid del anticlímax.

Una carrera de coches de la película Le Mans'66
Una carrera de coches de la película Le Mans’66

Los protagonistas: Christian Bale y Matt Damon

El personaje de Christian Bale, que como siempre, está soberbio, plantea un héroe antisocial, un inadaptado capaz de vencer al sistema, pero que acaba sucumbiendo a sus designios. El actor, que por primera vez da rienda suelta a su particular acento galés, por momentos me recordaba a míticos personajes como el William Wallace de Mel Gibson, pero se torna en una profunda decepción. Su excentricidad aporta la parte emocionante de una película en la que todo es impostado, una trampa, el ofrecimiento de una historia carismática que se convierte en producto de comida rápida.

Y esta trampa se continúa con una emoción prefabricada por la buena mano de Caitriona Balfe, que está fantástica en el papel de esposa de Miles y de Noah Jupe que encarna a su hijo adolescente. Un buen trabajo actoral que se sustenta en un guion que necesita varias paradas en boxes.

Esta impostura llega también al otro protagonista, un Matt Damon, qué como avezado ingeniero, negocia con Ford el diseño del nuevo bólido. Me deja frío y no está a la altura de la gran interpretación de Bale, Balfe y Jupe.

Opinión final de la película Le Mans 66

Como entretenimiento, Le Mans ´66, es una apuesta segura. No se hace larga a pesar de su longitud, y Mangold ha conseguido rodar algunas de las mejores escenas del género automovilístico; me daba la impresión de estar visualizando videojuegos como “Gran Turismo”, pero desde un realismo apreciable y agradable, con cierto tono de cine artesanal.

El nuevo trabajo de James Mangold es una película olvidable, una Buddy Movie que no enciende la química entre dos grandes actores.  Un film que forja héroes de papel cuché, que a la primera de cambio pierden sus valores y que deja entrever a las claras, las tristes intenciones de convencernos de que aquello que es diferente no tiene cabida en la sociedad.

Trailer

DIRECCIÓN
5
GUIÓN
4
INTERPRETACIÓN
6
Nota de lectores0 Votos
0
LO BUENO
Ken Miles, el excéntrico personaje de un siempre disfrutable Christian Bale.
LO MALO
Que la película no ofrece lo que promete, además de empaquetarnos con lazo una moraleja tan absurda como falsa.
5
¿Te unes?