Curiosa película premiada en el Festival de San Sebastián que recuerda a la literatura de Jane Austen con el suspense como elemento conductor.

Crítica “Lady Macbeth” (2017)

Lady Macbeth” parece seguir la estela de las adaptaciones de novelas de Jane Austen donde la estética victoriana y el amor son los ejes de relatos que por otra parte se sienten muy alejados de la visión romántica actual. Con estos ingredientes, la película elabora un relato muy distinto a sus inspiradores, donde su protagonista Katherine (Florence Pughhará lo que esté en su mano, cueste lo que cueste, para compartir la vida con su amado.

Florence Pugh, Naomi Ackie y Cosmo Jarvis en un fotograma de Lady Macbeth 2017

Florence Pugh, Naomi Ackie y Cosmo Jarvis en un fotograma de Lady Macbeth 2017

El guion de Alice Birch, basado en la obra de Nikolái Leskov, nos presenta una historia fascinante que consigue atrapar al espectador de principio a fin, mostrando sus cartas poco a poco, de manera pausada, hasta llegar a un final rompedor. Personajes muy bien definidos pueblan este mundo lleno de buenas maneras y comportamiento ejemplar de puertas para fuera, pero que esconde una realidad mucho más insana. Para Katherine todo vale con tal de conseguir sus propósitos. Una original y transgresora visión de la mujer victoriana que tenía que sufrir bajo el yugo masculino y que aquí se rebela sin concesiones.

Foto de la actriz Florence Pugh en Lady Macbeth

Foto de la actriz Florence Pugh en Lady Macbeth

William Oldroyd, director muy poco conocido, hace un trabajo ejemplar tras las cámaras. Su cuidada ambientación y el marco histórico en el que se desarrolla el relato, condicionan el trabajo de Oldroyd hacia un clasicismo ejemplar, donde el lenguaje queda invisibilizado, apoyándose en la confianza de unos intérpretes que llevan el peso del suspense creciente que muestra el film. La cámara del director londinense es mera testigo de las conspiraciones de Katherine y su amado Sebastian (Cosmo Jarvis).

Técnicamente los distintos departamentos pasan la prueba con solvencia. Tanto vestuario como el diseño de producción están al servicio de una historia que muestra la Inglaterra rural del siglo XIX con veracidad. Desde el aspecto de los campesinos a los impresionantes vestidos de la protagonista. Todo ello apoyado en una fotografía austera y naturalista que funciona a la perfección con lo que nos cuentan en pantalla. Quizá los más interesante sea el tratamiento del color en los vestidos de Katherine, sobresaliendo el azul por encima de todos.

Imagen de la película Lady Macbeth - Crítica de Cine

Imagen de la película Lady Macbeth – Crítica de Cine

El reparto no cuenta con caras conocidas para el gran público, algo que juega en su contra para el reclamo de espectadores. Sin embargo, el elenco supera con creces las expectativas, siendo Florence Pugh una auténtica revelación en su rol de la perversa Katherine. Su compañero Cosmo Jarvis se mantiene a su altura durante todo el metraje y Naomi Ackie sobrevive a la sombra de ambos protagonistas, con un par de secuencias donde muestra todo su potencial. Y es que entre los tres soportan el peso de un relato de planteamiento lento y profundidad psicológica y emocional.

“Lady Macbeth” es una exquisita rareza que tristemente pasará desapercibida por nuestra cartelera. Una película que supone una vuelta de tuerca al relato romántico hacia la oscuridad, que sorprende y fascina a partes iguales. Un ejercicio de suspense con dosis de violencia al que merece la pena darle una oportunidad y acercarse al cine con la menor información posible sobre la trama.

Crítica de la película “Lady Macbeth” (2017): el amor perverso
DIRECCIÓN7
GUIÓN7
INTERPRETACIÓN8
LO BUENO
  • Cine clásico y relato posmoderno se dan la mano.
  • Florence Pugh fascina.
LO MALO
  • Conocer la trama antes del visionado condiciona las sorpresas.
  • Carece de la promoción adecuada.
7.3Nota Final
Puntuación de los lectores: (7 Votes)
6.2

2 Respuestas

  1. Sined Villalta

    Con todo respeto, por favor, cómo se atreven a alabar una porquería de cine como ese que no es romántico, de suspenso, gótico, ni nada. La historia es ridícula, no sé, si lo será el libro también. Además, es aburrida, pues debió terminar cuando la pareja asesina al marido de la mujer y ella pudo quedarse con la herencia, como a final de cuentas sucedió.- El crimen del niño negro es absurdo, pues el otro negro (el amante de la asesina) pudo haberlo tirado al río y ya. Es risible el arrepentimiento de este asesino y la acusación que hace contra su amante. En fin, hay tantas tonterìas en la película que deberìa darles verguenza a los críticos que la elogian, y màs a los que le concedieron un premio.-

    Responder
  2. patxi gonzalez

    Una gran película con muchas sorpresas.Profunda en el planteamiento de los personajes.Excepcionales y afinados paisajes.el ritmo lento toma un increcendo final, excepcional.Muy recomendable para quienes amen el cine como una expresión artística .

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.