Wes Anderson vuelve a la animación stop motion en esta película plagada de humor y crítica social, pasada por el filtro del icónico director, que fue galardonado con el Oso de Oro a su labor en el pasado Festival de Berlín. Este viernes podréis ver en los cines la esperada “Isla de perros”.

Opinión

Que Wes Anderson es un director peculiar no es descubrir nada nuevo para aquellos que han visto alguna de sus obras. El tejano siempre apuesta por una estética muy reconocible y por historias que se salen de lo normal, con un humor muy particular. Isla de perros sigue esa estela autoral volviendo a la animación stop motion como ya hiciera en la genial “Fantástico Sr. Fox”. En este caso los protagonistas son unos perros que han sido desplazados a una isla donde viven rodeados de basura a causa de un gobierno autoritario ficticio situado en Japón.

Imagen de la película "Isla de perros" (2018)

Imagen de la película “Isla de perros” (2018)

Anderson, junto a sus guionistas, crea una fábula que apela a la crítica social desde un punto de vista orwelliano nada velado. “Rebelión en la granja” es lo primero que viene a la cabeza al ver a esos perros parlantes, además del autoritarismo del personaje del Alcade Kobayashi que se puede hermanar a “1984”. Dentro de ese contexto el drama de los refugiados se coloca en primer plano, encarnado en los canes protagonistas.

Edward Norton as “Rex” en "Isla de perros"

Edward Norton as “Rex” en “Isla de perros”

El despliegue de originalidad del director, apoyado en un gran y divertido guion que provoca más de una sonora carcajada durante el visionado, pasa por las constantes habituales de su cine, centrándose en la austeridad y la sencillez; sin dejar de lado sus manías habituales, como esa obsesión compositiva por la simetría dentro de los planos. Además, el autor homenajea y referencia todo lo relacionado con la cultura y el cine japonés, ambas pasiones confirmadas por él mismo. La propia marioneta del alcalde ha basado su diseño en el mítico actor fetiche de Akira Kurosawa, Toshiro Mifune. El silencio y el detalle de Miyazaki o las incursiones urbanas de Kurosawa como “El ángel ebrio”, así como ciertas maneras del cine de Ozu, han servido de inspiración para este film que esconde mucho más de lo que se puede ver a simple vista en un primer visionado. La mezcla de idiomas, los habitantes de Megasaki hablan japonés y los perros inglés, es otra de las curiosas decisiones del relato.

El minucioso trabajo que hay tras "Isla de perros"

El minucioso trabajo que hay tras “Isla de perros”

Al poderío visual de la propuesta hay que sumar la sobresaliente banda sonora de Alexandre Desplat. El francés está en racha y no deja de encadenar grandes trabajos en los últimos tiempos. En este caso la inspiración japonesa era obligada y para ello se ha rodeado de un ejército de tambores Taiko, reminiscentes del clásico teatro kabuki japonés; además de otras composiciones más poéticas, la mayoría muy minimalistas, que son una delicia para el oído tanto dentro de la película como en una escucha aislada.

"Isla de perros" es sin duda una de las películas del año

“Isla de perros” es sin duda una de las películas del año

Una vez más, Anderson vuelve a rodearse de grandes intérpretes, la mayoría viejos conocidos, para poner voces a los personajes. La lista es casi interminable: Bryan Cranston, Edward Norton, Liev Schreiber, Scarlett Johansson, Frances McDorman, Bill Murray, Greta Gerwing, Jeff Goldblum, Tilda Swinton, Havey Keitel o los japoneses Kunichi Nomura y Koyu Rankin entre muchos otros. Rankin pone voz a Atari Kobayashi, un trasunto del personaje de “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry, que aterriza con su avión en la isla de los perros en busca de su mascota desaparecida; siendo él la conexión entre el mundo de los humanos y el de los animales.

El peculiar rodaje de "Isla de perros"

El peculiar rodaje de “Isla de perros”

Conclusión final de “La isla de perros”

Isla de perros” es una delicia para los sentidos. Un soplo de aire fresco rodeado de humor y originalidad, sin olvidar los referentes a los que homenajea ni el contexto social que transmite una denuncia a la crisis global. Una de las mejores películas de su director.

Crítica de la película "Isla de perros": El regreso de Anderson por todo lo alto
DIRECCIÓN9
GUION9
GUION8
LO BUENO
  • Lo original y lo divertido de la propuesta.
  • La cantidad de homenajes que hay al cine japonés y su cultura.
  • El excelso reparto de voces.
LO MALO
  • La animación y en especial el stop motion no calan demasiado entre el público.
  • Que Anderson no sea reconocido por el gran público.
8.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
9.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.