‘Demolición’, el nuevo trabajo de Jean-Marc Vallée, refleja la destrucción total del individuo tras la dificultad de superar una pérdida.

Crítica de la película ‘Demolición’

Una de las peculiares joyas que nos ofrece la cartelera este fin de semana llega bajo el premonitorio título de Demolición. Un drama nada recomendable si lo que queremos es refrescarnos y evadirnos de los problemas en una de estas calurosas noches de verano, pero que sin duda dejará huella en los espectadores de “paladar cinematográfico” más exigente. Mediante una fotografía y un montaje sobresalientes nos adentrarnos en el remordimiento y la culpa generadas tras una pérdida, la cual llevará a nuestro protagonista principal a tocar fondo mientras intenta encontrar un alma perdida… la suya propia. Un hombre que tras la muerte de su esposa no es capaz de sentir ni frío ni calor, nada le perturba, nada excepto la misma certeza de saber que tu interior está completamente vacío. Una manifestación interna postraumática completamente devastadora y perturbadora que tendrá como consecuencia el aislamiento más absoluto gracias, entre otras cosas, a la ferviente necesidad de destruir literalmente todo aquello que le rodea.

Jake Gyllenhaal

Jake Gyllenhaal

Nuestro protagonista será Devis (Jake Gyllenhaal) y el hecho desencadenante de su brutal y despiadado estado de shock comenzará con la repentina pérdida de su mujer en un accidente de tráfico. Así, de la noche a la mañana, este triunfador ejecutivo verá como la que creía una vida perfecta, sin sobre saltos, basada en la rutina diaria, se desmorona brutalmente. Tras la incapacidad de hacer brotar sus sentimientos, comenzará una progresiva destrucción de su propio interior que reflejará en la necesidad compulsiva de desmontar y destruir todo objeto que se cruce en su camino -desde un frigorífico hasta su propia casa-. Una especie de cruel metáfora donde Davis intenta desmontar cualquier objeto para encontrar su fallo, algo que le gustaría hacer con su propio ser, desmontarse en pequeñas piezas para lograr repararse. Esa desesperación interior, ahogada en el silencio y camuflada bajo una aparente frialdad, le llevará a desahogar sus anhelos, sentimientos, frustraciones y secretos más íntimos con quizá la “persona” políticamente menos adecuada y esperada: el departamento de atención al cliente de empresa de máquinas expendedoras, a la cual comenzará a escribir como queja por el mal funcionamiento de una de las máquinas del hospital donde falleció su esposa. Quién recibirá dichas confidentes cartas será Karen (Naomi Watts), encargada de la oficina de atención al cliente de dicha empresa, la cual se interesará por el estado de este cliente insatisfecho más allá de lo profesional.

Jake Gyllenhaal, Naomi Watts

Jake Gyllenhaal, Naomi Watts

Una película que aunque no es perfecta si deja vislumbrar las buenas artes de las que siempre hace gala su director, Jean-Marc Vallée. Tan arriesgada, reflexiva y ambiciosa como sus anteriores proyectos Alma salvaje (2015) y Dallas Buyers Club (2014), esta Demolición tan sólo perderá parte de esa genialidad de la que siempre hace gala el director con un final demasiado naif, terminando por desmoronar todo un relato grandiosamente construido alrededor de la dificultad de su protagonista para empatizar o reaccionar de la forma comúnmente esperada ante un acontecimiento tan desolador como la muerte de tu compañera de vida. Devis se revelará inesperadamente contra los convencionalismos que rodean la muerte y el posterior duelo de un ser querido, expresando y desahogando su dolor de una manera más salvaje y primitiva, donde quizá lo único que le alivie sea destruir su entorno. Pese a las críticas de su entorno por dicho comportamiento irracional, quedará evidenciado que Davis es el único incapaz de sobreponerse de la pérdida y seguir con su vida y su rutina diarias. Por ese mismo motivo, dibujar su tramo final como una reconciliación con ese lado racional y costumbrista de su entorno tan sólo conseguirá desvirtuar todo el trabajo anterior.

Jake Gyllenhaal, Judah Lewis

Jake Gyllenhaal, Judah Lewis

Destacar el trabajazo actoral de Jake Gyllenhaal y del jovencísimo Judah Lewis, juntos nos regalarán algunas de las escenas más memorables y emotivas de la cinta. Ambos serán la encarnación viviente de la destrucción y el caos para terminar resurgiendo de sus propias cenizas. Demolición (2016) sin duda invitará a reflexionar a la salida de la sala.

Trailer de la película ‘Demolición’

Crítica de la película 'Demolición'
DIRECCIÓN8
GUION7
INTERPRETACIÓN9
LO BUENO
  • Jake Gyllenhaal y Judah Lewis.
  • Su profunda reflexión sobre la pérdida y la hipocresía y convencionalismos que la rodean.
LO MALO
  • Su tono naif hacia el final.
  • Que seguramente no dure mucho tiempo en cartelera.
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (15 Votes)
7.3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.