Clara Lago y Leonardo Sbaraglia protagonizan ‘Al final del túnel’, un thriller de desarrollo irregular que termina funcionando gracias al buen uso de la tensión y el suspense.

Crítica de la película ‘Al final del túnel’

Un héroe inusual. Una atractiva joven que aparece sin previo aviso. Una niña que lleva mucho tiempo ocultando un secreto. Y un gran túnel bajo el suelo de una vieja mansión… elementos atractivos no le faltan a la cinta que llega hoy a nuestra cartelera, fruto de una coproducción entre Argentina y España, bajo el título de Al final del túnel. Una thriller sangriento, oscuro y palomitero que, a pesar de sus numerosas irregularidades, consigue resolver de manera eficaz el juego de intrigas que nos propone durante su arranque.

 Leonardo Sbaraglia

Leonardo Sbaraglia

El protagonista de la historia es Joaquín (Leonardo Sbaraglia) un tipo solitario que vive encerrado en su mansión con la única compañía de su perro Casimiro. Su vida pareció cambiar completamente tras un oscuro episodio que le dejó postrado en una silla de ruedas y completamente atormentado. Ahora las deudas se acumulan y necesita sin remedio “abrir su fortaleza” alquilando la habitación del piso de arriba a cualquier desconocido. De forma inesperada, y con mucha precipitación, aterrizarán en su casa una joven bailarina llamada Berta (Clara Lago) y su hija Betty (Uma Salduende) de seis años. Según vayan pasando los días Joaquín descubrirá que ambas también esconden un secreto que parece afectarle directamente.

Leonardo Sbaraglia y Clara Lago

Leonardo Sbaraglia y Clara Lago

Como suele ocurrir en este tipo de películas, el trailer nos desvela la esencial sorpresa que esconde la trama de la película Al final del túnel (2016). Como ejemplo recurrente tendríamos el caso de la cinta ‘La cara oculta’ (2011) -película también protagonizada por Clara Lago- cuyo trailer arrebataba de forma egoísta, y con afán meramente recaudatorio, cualquier posibilidad de que el público se sorprendiera con el misterio oculto tras su armario. Pues algo similar podemos observar en la que nos ocupa. Durante su arranque el director juega intencionadamente con elementos propios del cine de terror, algo que ayudaría a elevar el nivel de suspense en el espectador para luego sorprenderlos con la historia de este brutal atraco. Pero no, el trailer, su cartel y sus anuncios constantes en los medios lográn despojarnos de la sorpresa que causaría ese punto de inflexión en la película, consiguiendo que su arranque se haga más dilatado de lo necesario ya que todo el mundo estará esperando que comience el descenso de Sbaraglia por ese angustioso túnel.

Pablo Echarri

Pablo Echarri

Rodrigo Grande (Cuestión de principios, 2009), escribe y dirige este innovador relato sobre las películas de atracos. El punto álgido de su guion se centra en su antihéroe, un hombre atado a una silla de ruedas -recordando a Hitchcock y ‘La ventana indiscreta’ (1954)- al cual le importa ya tan poco su miserable y solitaria vida que el reto que le plantea ese túnel es un “chute de adrenalina” por el cual estaría dispuesto a morir si fuera necesario, eso y ganar ese dinero extra que tanta falta le hace. Pero como ya he mencionado, el guion tiene luces y sombras, estás últimas centradas mayoritariamente en todo lo referente al personaje de Clara Lago -la mayor parte de la película postrada en una cama- y su hija. Según vayan avanzando los minutos de metraje comprenderos que estos dos personajes resultan totalmente innecesarios para el desarrollo de los acontecimientos y, lo que es más, por momentos llegan a ensuciar la trama principal -en este sentido destaca la superflua escena del baile erótico de Lago- centrada en el personaje de Sbaraglia, el túnel y el robo. Otro de los altibajos del guion será resolver la cuestión de si queda suficientemente justificado el interés del personaje de Sbaraglia por involucrarse en tan peligrosa aventura. El espectador decidirá a la salida del cine.

Clara Lago y Uma Salduende

Clara Lago y Uma Salduende

En cuanto a lo referente a la interpretación destacar el trabajazo de Leonardo Sbaraglia sobre esa silla de ruedas, que por cierto domina la perfección, consiguiendo introducir al espectador por completo en la trama. Un hombre atormentado, no sólo por su discapacidad sino también por una angustiosa pérdida que marca su pasado y su presente. Como antagonista de nuestro héroe Pablo Echarri, también excepcional en su interpretación, una mirada y te darán ganas de salir huyendo. Clara Lago, con un papel que poco deja para lucirse, intentará sin mucho éxito hacerse con el acento argentino de su personaje durante toda la película.

Mediante una atmósfera claustrofóbica y repleta de oscuridad, Grande consigue trasladar ese desasosiego e incertidumbres al espectador que vivirá con adrenalina cada bajada al sótano por parte de su protagonista. Suspense y acción están asegurados en esta Al final del túnel mientras el público se plantea ¿quién roba a un ladrón tiene cien años de perdón?

Trailer de la película ‘Al final del túnel’

Crítica de la película 'Al final del túnel' (2016)
DIRECCIÓN8
GUION5
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • Las engustiosas secuencias del túnel.
  • Lo insospechado y sorpresivo de su heroína.
  • Leonardo Sbaraglia.
LO MALO
  • La trama referente al personaje de Clara Lago.
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (10 Votes)
8.0

Una Respuesta

  1. Mónica

    Espectacular al interpretacón de Leonardo Sbaraglia y Pablo Echarri. Como Argentina, disiento totalmente con la crítica referente al malogrado acento Argetino e Clara Lago. Me pareció totalmente auténtico hasta en detalles ínfimos.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.