Smulders y Tom Cruise en una escena de la película Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás
Imagen de Cobie Smulders y Tom Cruise en una escena de la película Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás

Crítica de la película ‘Jack Reacher 2: Nunca vuelvas atrás’

En esta segunda película Jack Reacher pierde la exagerada “acción viril” que le hacía tan divertido y adopta la convencionalidad del thriller.

Crítica de la película ‘Jack Reacher 2: Nunca vuelvas atrás’

Jack Reacher 2: Nunca vuelvas atrás es un producto de entretenimiento justito. Es un “hacer algo” del yayo Tom Cruise entre película y película de Misión Imposible. Un intento de no quedarse en casa con una producción rentable en su primera entrega (Jack Reacher: Operación Sombra) con un desmedido presupuesto (60 millones de dólares) para lo que cuenta la historia. Los dineros, todos, fundidos en la estrella, la pirotecnia, y los extras que están de carnaval en una de las escenas de la película.

Tom Cruise en una de las dos escenas que conservan el espíritu original de la saga
Tom Cruise en una de las dos escenas que conservan el espíritu original de la saga

Toda la sorpresa se la llevó la primera entrega de Jack Reacher. El personaje, un ex militar que vive como vagabundo al margen de todo el sistema, aparecía como algo innovador dentro del género del thriller. La adaptación de la novela de Lee Child, One Shot, dirigida y coescrita por Christopher McQuarrie (guionista de Sospechosos habituales y director de  Misión imposible: Nación Secreta) describía en pantalla a Reacher como un tipo duro, calculador, infalible y le proporcionaba una historia intrigante llena de brillantes escenas de acción. El personaje no era para nada innovador, cientos de veces habremos visto ese tipo protagonista machirulo cargado de honor, sin embargo, este Jack Reacher no tenía ningún escrúpulo con los malos, llevando el descaro y las salidas de tono hasta las últimas consecuencias. Era un personaje tan disparatadamente infalible y tan insolentemente desmedido que uno podía salir de la sala del cine satisfecho por haber pasado un par de horas de entretenida “acción viril”.

Cobie Smulders interpreta a un personaje femenino a la altura de Jack Reacher
Cobie Smulders interpreta a un personaje femenino a la altura de Jack Reacher

En esta segunda parte, y a pesar de haber metido dos interesantes personajes femeninos, un alto cargo militar tan duro como Reacher (Cobie Smulders) y una chavala autosuficiente (Danika Yarosh), descubriremos con tristeza que Jack Reacher ha perdido el fuelle que le hacía tan entretenido en pos de una trama algo más sensiblera -¿siempre que aparece un personaje femenino a la altura del protagonista es necesario forzar la tensión sexual?- y bastante más ñoña -Reacher hace de niñera de la chavala autosuficiente-. Salvo la escena introductoria de la película, y el momento que Reacher noquea a un esbirro rompiendo la ventanilla de un coche de un puñetazo, todo lo demás es, otra vez, el típico thriller forzado de acción, puñetazos, persecuciones, coreografías imposibles e incontrolables giros de guión. Todo bien hecho. Todo bien predecible. Un camino de repetición tan andado que no queda ni un brote de originalidad.

Tom Cruise ha llegado a un punto en el que ya no le sientan bien las operaciones estéticas
Tom Cruise ha llegado a un punto en el que ya no le sientan bien las operaciones estéticas

Edward Zwick dirige esta Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás con un notable toque de habilidad y buenas ideas para mostrar las escenas de acción. No llega, sin embargo, a salirse de la convencionalidad acostumbrada que muestra este tipo de cine de acción, con lo que tampoco viviremos una apasionante experiencia visual. Así mismo, el guión, en el que él mismo participa, tampoco es brillante y no consigue conectar con los intereses del espectador. Es decir, tanto dará que Jack Reacher tenga que salvar a su amiga del ejército o a su hija, que, exceptuando a él, a nadie le importa su venganza.

Tom Cruise en una anodina escena de Jack Reacher: Nunva Vuelvas atrás
Tom Cruise en una anodina escena de Jack Reacher: Nunva Vuelvas atrás

Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás es una oportunidad perdida de confirmar la identidad de este misterioso personaje. Interesante por el bagaje que oculta, divertido por la infabilidad de sus actos y espectacular por lo mortal de sus puños. Material hay, Lee Child ha escrito casi una veintena de novelas protagonizadas por este insólito vagabundo. El caso será centrarse en dimensionar un poco más esta especie de “terminator” de carne y hueso y dejar de repetir la receta “thriller” antes de que los espectadores se indigesten.

Trailer de la película ‘Jack Reacher 2: Nunca vuelvas atrás’

DIRECCIÓN
5
GUIÓN
2
INTERPRETACIÓN
4
Nota de lectores3 Votos
6.3
LO BUENO
Jack Reacher es un personaje divertido: Sus salidas de tono y su excesiva superioridad son entretenidas.
LO MALO
La película en seguida se convierte en un thriller convencional con acción, giros argumentales, tensión sexual no resuelta...
Tom Cruise debería dejar de estirarse la cara.
3.7
¿Te unes?