Jean-Jacques Annaud lleva a la gran pantalla “El último lobo”, la adaptación de la novela de Jiang Rong “Wolf Totem”, uno de los libros más vendidos de China que consiguió pasar desapercibido a la férrea censura oriental.

Critica de la película

El último lobo” coproducción de franco-china, ya lleva recaudados más de 100 millones de euros en el país oriental. China, cada vez más preocupado por la creciente contaminación y devastación del entorno natural, encuentra en el director Jean-Jacques Annaud el aliado ideal para contar una historia ecológica basada en el segundo libro más leído después de “El pequeño libro rojo” de Mao. El director, que cuenta con algunas de sus películas prohibidas en el país (7 años en el Tíbet, El amante), fue buscado por los productores chinos movidos por unos motivos absolutamente pragmáticos: Querían rodar una película en 3D donde los lobos fueran los protagonistas y ningún director nacional poseía la experiencia como para trabajar con los salvajes y peludos animales. Después de todo, el también guionista del proyecto Jean-Jacques Annaud tiene un Oso de ventaja.

Foto de "El úlitmo Lobo" (Tótem Lobo)

Foto de “El úlitmo Lobo” (Tótem Lobo)

Si bien la linea argumental de “El último lobo” nada tiene que ver con “El oso”, las dos destilan una similar esencia al provocar cierta emotividad en el espectador. Sin hacer uso de la ficción, Annaud dota al lobo de la estepa, protagonista en parte de la obra, de una personalidad mística; de un aparente raciocinio más propio de los humanos que de los animales salvajes; poniendo en boca de los pastores nómadas mongoles la forma de pensar y las intenciones de los animales. Con pocas escenas y sin edulcorar el producto (nadie tiene la culpa de que los cachorros de lobos siempre sean tan monos) la película despertará ternura sin olvidarse de reflejar el respeto que el hombre debe tener a los animales.

Foto de "El úlitmo Lobo" (Tótem Lobo)

Foto de “El úlitmo Lobo” (Tótem Lobo)

Irregular se desarrolla la historia de la difícil compaginación de las diferenciadas escenas entre humanos y lobos. Por un lado, aquellas que implican a Chen Zhen (Shaofeng Feng), personaje semibiográfico del autor de “Totem Lobo”, novela en la que se basa la película, hablarán de la convivencia del estudiante entre la comunidad nómada mongol, más cercanos a la naturaleza, y sus diferencias con los vecinos agricultores, deseosos de explotar la región. Mientras que por el otro, serán representadas las acciones acometidas por los lobos que, empujados por su natural instinto de supervivencia, acabarán afectando a los asentamientos nómadas y agricultores. Sin embargo, el enlace argumental de las escenas no logra una cohesión natural y deja la película dividida en saltos para mostrar las acciones animales y las reacciones humanas y viceversa.

Foto de "El úlitmo Lobo" (Tótem Lobo)

Foto de “El úlitmo Lobo” (Tótem Lobo)

“El último lobo” tiene su punto fuerte en la fotografía. Los inmensos campos verdes de la lejana estepa mongol descritos en las imágenes al paso de las estaciones lograrán despertar el interés por la naturaleza de aquellos que se mantengan rodeados del asfalto. Es admirable que directores como Jean-Jacques Annaud tomen años de su vida para crear una historia única desarrollada en un inhóspito paraje localizado a miles de kilómetros de distancia de nuestras cómodas butacas. Fascina la invisible capacidad de sufrimiento para grabar tomas de animales salvajes, tormentas de nieve y recónditos parajes naturales. Al margen de los gustos, entrar en “El último lobo” es adentrarse en una doble desconocida cultura, la china; y dentro de ella, la mística de los pueblos nómadas de Mongolia, como sólo una sala de cine puede transportar. Todavía no hay televisor ni sala de estar que pueda competir con esa vieja sensación, ese templos pensados para la proyecciones.

Sinopsis de “El último lobo”

En plena revolución cultural china de 1967 el joven estudiante Chen Zhen (Shaofeng Feng), es enviado junto a su amigo Yagn Ke (Shawn Dou) desde Beijing hasta el interior de Mongolia con el objetivo de educar a una aldea de pastores nómadas.  durante dos añosun joven estudiante de Beijing, es enviado a Mongolia Interior para educar a una tribu de pastores nómadas.

Adaptándose a las difíciles condiciones de vida de los pastores e intrigado por todo lo que le cuentan sobre los lobos, Chen Zhen se interesará en descubrir los motivos de la mística relación entre animales y aldeanos. En contra de las advertencias, Chen Zhen capturará un lobezno con la intención de domesticarlo y estudiarlo.

La política de los agricultores y ganaderos vecinos a la aldea, considerará a los lobos como una amenaza para sus intereses y ordenará el exterminio de todos y cada uno de los ejemplares.

Cartel de El último Lobo

Cartel de El último Lobo

Entrevista de “El último lobo” con Jean-Jacques Annaud

“El último lobo”

El último lobo: Crítica y video entrevista Jean-Jacques Annaud
DIRECCIÓN9
GUION5
INTERPRETACIÓN7
FOTOGRAFÍA9
LO BUENO
  • El viaje a lejanas tierras
  • Las escenas rodadas con los animales
  • El mensaje sobre la naturaleza
LO MALO
  • La historia avanza a saltos perdiendo la sensación de continuidad
  • Escenas demasiado explícitas en su desarrollo
  • Es difícil distinguir entre realidad y ficción
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
6.5

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.