Iria del Río es Alba (Foto de Ñete)

Crítica de El increíble finde menguante: la metáfora como excusa

“El increíble finde menguante” es una película adscrita al subgénero de los bucles temporales donde Alba, la protagonista, repite una y otra vez el mismo fin de semana, pero con una hora menos, con la oportunidad de tomar las riendas de su propia vida.

El increíble finde menguante: Crítica

La ópera prima de cualquier director es un salto sin red. Es la presentación ante el público de tus obsesiones como creador, tu visión de la puesta en escena, y una declaración de intenciones en un arte, el cine, que no es tan indulgente con las segundas oportunidades y, por ello, cada nuevo largometraje exige lo mejor de su director para continuar teniendo la posibilidad de seguir dentro de la industria. El primer trabajo de Jon Mikel Caballero, El increíble finde menguante llega con la ambición de hacerse denotar con su forma, dejando de lado la funcionalidad de una historia interesante que no ha sido capaz de rematar.

Nadia de Santiago es Sira e Iria del Río es Alba en la película “El increíble finde menguante” (Foto de Ñete)

Sobre el guión de la película

El guion hace una buena presentación de personajes, mostrando los problemas de cada uno, la mayor virtud de la película, ya que las personas que bordean los treinta años verán representadas sus frustraciones a través de los distintos secundarios que, lamentablemente, tiene poca utilidad en el relato y en la relación con la protagonista. Sus secretos, que se irán revelando con cada nuevo bucle, apenas aportan algo a la resolución del mismo, donde lo único que importa es la vida amorosa de Alba.

Fotograma de la película “El increíble finde menguante” (Foto de Ñete)

La dirección de Jon Mikel Caballero

El esfuerzo de Caballero por no resultar repetitivo con los bucles temporales resulta satisfactorio a nivel de puesta en escena, aunque ciertas acciones no tengan ningún peso en la historia. La sensación es la de bastantes minutos desaprovechados en una cinta de metraje muy ajustado. Por otra parte, la propuesta opta por vestirse de un estilo que recuerda al indie americano, tanto en fotografía y e interpretación como en la selección musical. Además, el director decide utilizar un recurso estilístico bastante arriesgado y agresivo: ir estrechando la relación de aspecto de la pantalla por los lados a medida que los bucles de tiempo se van sucediendo; representando así, el agobio que siente la protagonista y quizá como metáfora de la vida que va menguando a medida que avanza. El resultado, que no es novedoso, siendo “Mommy” de Xavier Dolan la primera película que se viene a la cabeza que hace uso de esto, demuestra las ganas del joven realizador por resultar impactante, siendo, en última instancia, un ejercicio de pretensión vacío, y una manera torpe y vaga de generar una serie de sensaciones en el espectador, que bien se podrían haber resuelto con ingenio y oficio, sin necesidad de artificios.

Imagen de la película “El increíble finde menguante” (Foto de Ñete)

El reparto

El reparto es muy irregular, resaltando por encima de todos a Iría del Río, que interpreta a Alba, la protagonista. El resto, con menos peso en la historia, se defienden con solvencia, según la secuencia que tengan entre manos, quedando Jimmy Castro muy por debajo de sus compañeros.

Opinión final

“El increíble finde menguante” es la primera película de un director joven, con ambición, que demuestra tener muy claros sus referentes, pero al que le falta oficio tanto en la puesta en escena como en la dirección de actores. Solo el tiempo, el gran enemigo de esta historia, podrá revelar si la industria vuelve a abrirle la puerta.

El increíble finde menguante: Entrevista Iria del Río

¿Te unes?