Crítica de El doble más quince. 24 horas de intercambio generacional

Fecha de estreno: 28 de febrero de 2020

La nueva película protagonizada por Maribel Verdú llega finalmente a las salas este 28 de Octubre tras pasar, hace ya un año, por la pasada edición del Festival de Málaga. Os dejamos nuestra crítica de El doble más quince, y muy pronto las entrevistas a todo su equipo.

Sinopsis de El doble más quince

Ana (Maribel Verdú) es una mujer adulta que se siente perdida en este momento de su vida. Una casualidad de la vida la llevará e encontrarse con Eric (Germán Alcarazu) y ambos encontrarán un rumbo que seguir.

Maribel Verdú y Germán Alcanzaru en la película
Maribel Verdú y Germán Alcanzaru en la película

Crítica de El doble más quince

Como podemos ver en el trailer, estamos ante una película que la vamos a pasar prácticamente entera con los dos personajes protagonistas. Podríamos decir en esta crítica de El doble más quince que nos encontramos ante una película exploratoria de los personajes, aunque el tema en cuestión es la soledad y cómo afrontarla.

Una película de personajes

Una película de “personajes hablando” como así nos refiere su director y guionista, Mikel Rueda, en la que son los diálogos y no el argumento en sí o los acontecimientos que ocurren los que llevan la voz cantante durante el metraje. En este sentido, El doble más quince tiene virtudes pero también defectos.

La historia de dos personajes en 24 horas
La historia de dos personajes en 24 horas

El guion de la película

Tomemos como ejemplo la trilogía de Before… de Richard Linklater. El éxito de estas películas en las que sólo vemos a dos personajes hablar, es el hecho de que los conocemos lo que les sucede a la vez que ellos. No sabemos más de lo que ellos nos cuentan. Eso es el anzuelo perfecto para que queramos saber más. Pero si la película los hubiese presentado antes de que se hubiesen conocido, seguramente sus diálogos no nos habrían atrapado de la forma en la que lo hacen.

Y ese es, a juicio de quien esto escribe, un inconveniente para El doble más quince. Hay dos personajes muy bien definidos y construidos, con un stablishment más que notable que nos hace ponernos en situación y nos presenta muy bien a los dos protagonistas. Pero cuando pasan toda la película conociéndose, yo, como espectador, ya los conozco, ya sé hasta cierto punto como son, por lo cual deja poco margen para seguir descubriendo cosas. Y es una lástima porque los personajes son muy interesantes.

Lo mejor de la película

Pero como no es cine todo lo que reluce, esto no es per se una máxima que haya que hacer sí o sí. El film quiere que acompañemos a estos personajes en estas 24 horas y eso es algo que hace bastante bien. Los paseos por Bilbao, el uso narrativo de las distancias focales y el fuera de campo están muy bien realizados y desde luego entendemos a los personajes, algo fundamental para el avance del film. No obstante, los diálogos, en los cuales reside el potencial de esta película, a veces se quedan a las puertas de lograr lo que se proponen.

La película El doble más quince se estreno en el Festival de Málaga
La película El doble más quince se estreno en el Festival de Málaga

Pongamos por ejemplo un momento que se ve en el tráiler: “Juguemos al Sincericidio. Yo pregunto, tú respondes, pero hay que decir siempre la verdad”. Esto se comenta un par de veces durante el film pero se le podría haber sacado mucho más partido de haber sido un leitmotiv que “atase” de una manera más palpable a los protagonistas todo el rato. Eso les “obligaría” a hablar y profundizar temas que en la película se mencionan pero que se quedan en la superficie, en vez de quedarse en un diálogo entre dos personas.

Una película que busca ante todo ser natural

Y puedo entender que la película busca ante todo ser natural, por eso no busca situaciones, digamos, menos frecuentes para no salirse de un día que le podría pasar a cualquiera. De hecho, Maribel Verdú nos comentaba que el rodaje fue de lo más sencillo porque todo era muy natural, todo iba sobre la marcha y se sentía orgánico. Lo que ocurre es que esto puede ser un arma de doble filo, porque el cine precisamente existe para llevarnos a lugares y momentos que raramente nos ocurrirán. Ya lo mencionaba el psicólogo Andrés García en el libro Psicología y cine: Vidas Cruzadas; ”si establecemos una película en un avión y en ese avión no ocurre nada, si es un vuelo común sin ningún tipo de percance, no provocará ningún tipo de interés en el espectador”.

Podemos concluir en esta crítica de El doble más quince que aunque la película nos lleva a una situación poco común, a la hora de avanzar intenta ser lo más corriente posible y eso puede limitarla un poco de cara a presentar momentos que atraigan toda la atención del espectador.

La acertada interpretación de Maribel Verdú

Una actriz de la talla como Maribel Verdú siempre salva la papeleta. Y aunque tiene un papel que ya le ha tocado otras veces (el de “sufridora” como ella misma ha apuntado algunas veces) su actuación es natural y desde luego convincente, reflejando a una persona que perfectamente podría ser nuestra vecina o compañera de trabajo.

Germán Alcarazu tiene buena presencia y porte y desde luego en su escena más dramática del film es totalmente convincente, aunque en otros momentos su (actuada) timidez le reduzca su registro. Pero en general, al ser una película basada en sus diálogos, gran parte del peso recae sobre los actores y éstos se desenvuelven bastante bien.

Maribel Verdú y Germán Alcanzaru en la película
Maribel Verdú y Germán Alcanzaru en la película

Opinión final de El doble más quince

Pese a un buen planteamiento y un tema interesante, no consigue enganchar al espectador como se propone. Aun así, una apuesta arriesgada e interesante que merece la pena visionar y que cuenta con la siempre acertada interpretación de Maribel Verdú.

Trailer

DIRECCIÓN
6
GUIÓN
5
INTERPRETACIÓN
7
Nota de lectores0 Votos
0
LO BUENO
El stablishment de los personajes.
Los juegos visuales con las profundidades de campo.
Las interpretaciones de la cinta.
LO MALO
No consigue atrapar al espectador.
Los diálogos podrían tener mucha más profundidad y presencia.
6
¿Te unes?