El año que dejamos de jugar: Crítica de la película

Adaptación de la novela Cuando Hitler robó el conejo rosa

La directora alemana Caroline Link, ganadora de un Óscar en el 2002 por ‘En un lugar de África’, conquista nuestro corazones con la película El año que dejamos de jugar, la adaptación cinematográfica del libro de Judith Kerr ‘Cuando Hitler robó el conejo rosa’. En cines este viernes, 13 de noviembre. Ya puedes leer nuestra crítica de la película El año que dejamos de jugar.

Sinopsis

Años 30. Alemania. Nuestra protagonista, Anna (Riva Krymalowski), es una niña de nueve años y que vive feliz junto a su familia de origen judío en Berlín. Ajena al inminente ascenso de Hitler al poder, su familia se ve obligada a huir a Suiza para salvar sus vidas, ya que el padre de Anna (Oliver Masucci), fiel a sus ideas contra el nazismo, está siendo perseguido. Sin saberlo, Anna y su hermano Max (Marinus Hohmann) se embarcarán en un viaje que cambiará su infancia por completo.

Riva Krymalowski
Riva Krymalowski

Crítica de la película El año que dejamos de jugar

La película El año que dejamos de jugar no solo nos explica cómo perdieron la inocencia y la infancia Anna y Max. Como ellos, miles de niños, obligados a crecer antes de tiempo debido al terror de lo que fue la subida al poder del dictador. El libro en el que se basa, Cuando Hitler robó el conejo rosa, de Judith Kerr, es autobiográfico. Fallecida recientemente, la escritora de origen judío, provenía de una familia de artistas; su padre era un reconocido escritor y crítico teatral, mientras que su madre era pianista y compositora.

La sensibilidad y la delicadeza con la que Caroline Link trata esta dura historia hacen de la película El año que dejamos de jugar una conmovedora propuesta que nos obliga a ver la cruda realidad desde la perspectiva de los más pequeños.

Riva Krymalowski
Riva Krymalowski

La pérdida de la inocencia

Caroline Link tiene muy claro lo que quiere hacernos sentir como espectadores con su película. Miles de largometrajes se han hecho sobre la Segunda Guerra Mundial y sobre las diferentes víctimas y colectivos inocentes que sufrieron durante muchos años, sin embargo, la historia de Anna va más allá. Con la película El año que dejamos de jugar, Link somete al público a un nuevo punto de vista, uno mucho más inocente y cargado de ingenuidad: la perspectiva de una niña pequeña.

Esta cinta no solo nos cuenta la historia de una familia que se ve obligada a ir al exilio. Es un proceso, una transición que muchos niños sufrieron a lo largo de tantos años: la pérdida de la inocencia. Link nos muestra el lado más humano y más tierno de la guerra y lo hace de una forma exquisita.

Como espectador, es imposible no empatizar con la joven protagonista, saber todo lo que va a suceder y lo mucho que va a sufrir mientras esa niña vive ajena al peligro y su máxima preocupación es su conejito de peluche rosa que dejó en su casa al tener que huir. Poco a poco, Anna irá tomando conciencia sobre la situación, y es un viaje que haremos con ella a lo largo de casi dos horas de metraje. Un viaje conmovedor a la par que desgarrador.

Carla Juri, Oliver Masucci y Riva Krymalowski
Carla Juri, Oliver Masucci y Riva Krymalowski

Un cuarteto protagonista perfecto

Siempre se ha dicho que trabajar con niños en el cine es algo muy difícil, sin embargo, la sincronía que han alcanzado Link y Riva Krymalowski, actriz que interpreta a Anna, es más que notable. Con tan solo doce años, Riva conquista nuestros corazones y nos brinda una interpretación más que sobresaliente, y consigue cargar sin ningún problema un gran peso de la cinta.

Pero no lo consigue sola; la perfecta compenetración del cuarteto protagonista que forma la familia Kemper encajan encajan de maravilla con todo lo que compone la película. Si bien Marinus Hohmann (Max Kemper) y Oliver Masucci (Arthur Kemper) interpretan sus roles de forma eficaz, hay otro miembro de la familia que destaca con una gran actuación, Carla Juri, en el papel de Dorothea Kemper, como madre de Anna y Max. Sin duda, un personaje que hará de barrera entre la cruda realidad y la inocencia de los niños, esforzándose día tras día para protegerlos del horror de la guerra.

Escena de la película El año que dejamos de jugar
Escena de la película El año que dejamos de jugar

Opinión final de la película El año que dejamos de jugar

En resumen, la película El año que dejamos de jugar es el resultado de la mezcla entre una triste pero conmovedora historia y una buena toma de decisiones por parte de Link, que adaptan el libro autobiográfico de Judith Kerr y lo transforma en un viaje capaz de brindarnos esperanza en tiempo de guerra. Añadir que mantiene un buen ritmo a lo largo de los 119 minutos de duración, aunque, sin bien es cierto que hay momentos en los que ese ritmo decae, Link lo recupera y sale airosa.

También forman parte de este cóctel un trabajo de fotografía y de ambientación que debe destacarse para bien, al igual que lo hace la banda sonora a manos de Volker Bertelmann, capaz de adaptarse de forma correcta a las imágenes aún sin destacar en exceso.

Ficha Técnica

Título original: Als Hitler das rosa Kaninchen stahl
Género: Drama, Nazismo
Sitio Oficial: Película El año que dejamos de jugar
País: Alemania
Idioma: Alemán
Fecha de estreno en España: 13 de noviembre de 2020
Productora: Coproducción Alemania-Suiza; Warner Bros. Film Productions Germany, Sommerhaus Filmproduktionen, Mia Film
Distribuidora: A Contracorriente Films
Duración: 119 min.
Año: 2020
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años

Ficha Artística

Dirección: Caroline Link
Guión: Anna Brüggemann, Caroline Link (Novela: Judith Kerr)
Fotografía: Bella Halben
Música: Volker Bertelmann
Reparto: Riva Krymalowski, Oliver Masucci, Carla Juri, Justus von Dohnanyi, Marinus Hohmann, Ursula Werner, Rahel Hubacher, Peter Bantli, Hannah Kampichler, Anne Bennent, Luisa-Céline Gaffron, André Szymanski, Anne Schäfer, Benjamin Sadler, Michele Cuciuffo, Raban Bieling, Ingo Ospelt, Hans-Caspar Gattiker, Andreas Matti, Katharina Schlothauer, Nils Wolf

Cartel

Cartel de la película El año que dejamos de jugar
Cartel de la película El año que dejamos de jugar

Trailer

RESEÑA FINAL
Destacan la sensibilidad y la delicadeza con la que Caroline Link trata la historia original.
DIRECCIÓN
8
GUIÓN
8
INTERPRETACIÓN
8
LO BUENO
La delicadeza con la que Link trata la inocencia y lo que conlleva su pérdida durante la guerra. Riva Krymalowski y Carla Juri.
LO MALO
El ritmo lento que adopta en algunos momentos.
8
Nota
Colaboradora
  1. 6.2
    Vivir (y sobrevivir) de espaldas al horror

    Es innegable el enfoque honesto y veraz de esta película, pero el exceso de cotidianeidad de las escenas que nos muestra en contraste con el horror nazi en ciernes que se nos oculta y sólo se nos refiere con cuentagotas a través del testimonio de terceras personas, terminan por llevar el relato a un tono demasiado descafeinado y carente de suficiente gancho e interés. A destacar, no obstante, la brillante interpretación de Riva Krymalowski en el papel de Anna. Y un terrible fallo de puesta en escena: ¿cómo la madre de Anna puede estar pasando la fregona en el piso de París en plenos años ’30 del siglo pasado, cuando la fregona se inventó en los ’60 (y a cargo de un español llamado Manuel Jalón)?

    Detalle
    Leave A Review

    DIRECCIÓN
    6.8
    GUIÓN
    4.4
    INTERPRETACIÓN
    7.5
    0
    0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DIRECCIÓN
GUIÓN
INTERPRETACIÓN
Puntuación

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más artículos
Crítica de la película El diablo a todas horas de Netflix
Película El diablo a todas horas de Netflix: Crítica