Crítica de Dios mío ¿pero qué te hemos hecho ahora?

Fecha de estreno 19 de diciembre de 2019

Continuación de la comedia francesa “Dios mio ¿Pero qué te hemos hecho?” (2014). Dirigida por Philippe De Chauveron y escrita por él mismo junto a Guy Laurent.  Protagonizada por Christian Clavier y Chantal Lauby. Hoy os dejamos la crítica de Dios mío ¿pero qué te hemos hecho ahora?

Sinopsis

Cuando Claude Verneuil (Christian Clavier) y Marie Verneuil (Chantal Lauby) por fin han conseguido aceptar a sus multiculturales yernos, éstos deciden que están hartos de vivir en Francia y deben cambiar de aires. Los Verneuil, preocupados por tener a su familia lejos, elaboran un meticuloso plan para convencer a sus yernos de quedarse en casa.

Chantal Laub y Christian Clavier en esta nueva entrega
Chantal Laub y Christian Clavier en esta nueva entrega

Crítica de Dios mío ¿pero qué te hemos hecho ahora? (2019)

Esta segunda parte de “Dios mío ¿pero qué te hemos hecho?” comienza con la vuelta de los Verneuil de unos viajecitos para conocer la cultura de sus yernos. A pesar de que su mentalidad es mucho más abierta ahora, parece que las experiencias que han vivido no les han gustado demasiado y prefieren quedarse Francia, en la comodidad de su hogar.

Una vez en Francia se topan con una huelga de trenes pero el alivio de volver es tal, que los Verneuil toman encantados un carísimo taxi e incluso se permiten pararlo para “disfrutar el aroma a campo” según Claude (Christian Clavier), el olor a estiércol según Marie (Chantal Lauby).

Algo que siempre suele pasar al volver de un viaje largo, que todo lo que antes te molestaba del lugar donde vives, ahora te parece maravilloso porque es tu hogar. Esta es la premisa en la que se basa toda la película y que ahora analizaremos en la crítica de Dios mío ¿pero que te hemos hecho ahora?.

Chantal Laub y Christian Clavier son los Verneuil
Chantal Laub y Christian Clavier son los Verneuil

Recordando el conflicto principal de “Dios mío ¿Pero qué te hemos hecho?”

Recordemos que los Verneuil habían recibido el último shock cuando Laure (Élodie Fontan), su hija pequeña, había decidido casarse con Charles Koffi (Noom Diawara), un hombre negro de origen africano. Desde luego no era lo que ellos habían imaginado, ya que ninguna se había casado con otro francés como ellos hubieran querido.

Isabelle (Frédérique Bel) se había casado con un musulmán, Rachid (Medi Sadoun) mientras que Odile (Julia Piaton) se había casado con un judío, David (Ary Abittan) y Ségolène (Émilie Caen) había elegido como a su marido a un hombre chino, Chao (Fréderic Chau).

Ahora todas ellas tienen hijos (excepto Laure que lo trae en camino) y los Verneuil están más que encantados con sus nietos. Claude hace lo posible por no generar situaciones de conflicto y Marie siempre trata de arreglar lo que éste dice. Por otro lado, los yernos realmente se han convertido en familia y discuten entre ellos como tal, además de apoyarse en los negocios.

Las hijas de los Verneuil
Las hijas de los Verneuil

¿Y ahora, qué pasa?

Claude se jubila y parece que tanto él como su mujer van a poder disfrutar de una tranquila vida en su enorme casa en el campo, con visitas regulares de su familia. Pero evidentemente, si esto fuera así, no habría una segunda parte.

Prácticamente a la vez los yernos deciden que están cansados de Francia. Creen que el mundo tiene mucho más que ofrecerles y poco les cuesta convencer a sus mujeres, que piensan lo mismo. Israel, Argelia, Shanghai y Bombay son los destinos elegidos para empezar de cero respectivamente pero los Verneuil no parecen nada convencidos con la idea de tener que visitar a sus nietos fuera de Francia.

Pronto Marie convence a Claude para llevarse a sus yernos en un viaje que les muestre las maravillas de Francia y a través de distintas manipulaciones, conseguir que se queden.

El guion

La trama principal se centra en la aventura de los padres con los yernos, aunque por otro lado tenemos a Laure a punto de tener un hijo, un refugiado Afgano que Marie Verneuil acoge en su casa y volviendo a la familia de Charles Koffi, una boda lésbica. Todo ello dando lugar a situaciones de lo más variopintas.

Philippe De Chauveron y Guy Laurent no tienen miedo a lo políticamente incorrecto y sobre todo a través de la figura de los padres, dicen todo aquello que no se debe decir pero de la manera más inocente y menos dañina. Por otro lado se trata el tema de la tolerancia desde el punto de vista de esa generación que, acostumbrada a la heterosexualidad y no a las mezclas, hace el esfuerzo de entender y acercarse a las otras culturas.

Tirando de estereotipos, al más puro estilo “Ocho apellidos vascos”, los protagonistas consiguen sacarnos alguna que otra sonrisa con sus ingeniosos comentarios y unos prejuicios que lejos de mostrar odio, son simplemente la ignorancia de alguien que como los Verneuil, vive en su pequeño pedazo de tierra sin abrir los ojos al mundo.

Las yernos de los Verneuil
Las yernos de los Verneuil

Conclusión final de Dios mío ¿pero qué te hemos hecho ahora?

Sin duda los Verneuil son una pareja encantadora que saben ganarse al espectador. Aunque Dios mío ¿pero qué te hemos hecho ahora? (2019) avanza de forma lenta, como es de esperar en una comedia francesa, los diálogos son entretenidos y merece la pena pararse en ellos. Algunas de las situaciones que se dan son muy cómicas aunque realmente no hay nada que llegue a sorprendernos.

Tras ver esta película pueden sacarse varias conclusiones: Unos padres harían lo que fuera por sus hijos y los jóvenes de ahora, por las condiciones que nos está tocando vivir, estamos mucho más dispuestos a dejarlo todo y marcharnos al fin del mundo por una mejor oportunidad.

Trailer

DIRECCIÓN
5.5
GUIÓN
6.5
INTERPRETACIÓN
7
Reseña de lectores0 Votos
0
LO BUENO
Claude y Marie Verneuil.
Las mezclas culturales.
Las personalidades de las hijas.
LO MALO
Algún chiste malo que patina.
6.3
Más artículos
Crítica de la serie Curon de Netflix
Curon: Crítica de la serie de Netflix