Imagen de la película "Pompeya" (2014)
Imagen de la película "Pompeya" (2014)

Crítica de la película ‘Pompeya’: la mayor catástrofe natural de la historia

Si las películas históricas están de moda y el cine de catástrofes siempre funciona, ¿por qué no hacer una película sobre la mayor catástrofe natural de la historia? Eso es lo que parece haber pensado Paul W.S Anderson, director de ‘Mortal Kombat’, ‘Resident Evil 1 a 6’ y ‘Los tres mosqueteros’, el cual se vanagloria de haberse empapado de documentación histórica para preparar ‘Pompeya’, pero a la hora de la verdad nos presenta un folletín bastante arquetípico que pretende ser el nuevo ‘Gladiator’. He dicho bien: Pretende.

Sinopsis de la película ‘Pompeya’

Pompeya - Cartel
Pompeya – Cartel

Año 79 d.C Milo (Kit Harington) es un esclavo celta que es arrastrado a Pompeya para pelear a muerte contra Atticus (Adewale Akinnuoye-Agbaje), un gladiador con el que formará una estrecha amistad. De camino, tiene tiempo para enamorarse perdidamente de Cassia (Emily Browning), bella y pija hija de los gobernadores Severus (Jared Harris) y Aurelia (Carrie-Anne Moss).

El problema es que un pérfido procurador romano llamado Corvus (Kiefer Sutherland) siente lo mismo por ella y él, además de ser rico, tiene a Severus y Aurelia comiendo de su mano, ya que de su política económica depende el futuro de la ciudad.

Pasión, acción y lucha de poderes que se ven interrumpidos cuando el Vesubio entra en erupción y arranca la, en boca de los historiadores, “noche más negra y espesa de todas las noches”.

Crítica de la película ‘Pompeya’

El cine y los videojuegos son dos medios que no se llevan demasiado bien. Los puristas de los videojuegos no suelen estar nada satisfechos con las adaptaciones de éstos que se llevan a la pantalla, y no porque sean unos cretinos histéricos y obsesionados con la fidelidad a la fuente como los fans de “El Hobbit” o “Juego de Tronos”, sino porque generalmente las películas vampirizan franquicias y personajes para hacer, directamente, lo que les da la gana.

Imagen de la película "Pompeya" (2014)
Imagen de la película “Pompeya” (2014)

Y uno de los principales responsables es Paul W.S Anderson, culpable de, por ejemplo, ignorar la esencia gótica y atmosférica de la saga Resident Evil para convertirla en una aséptica y sosa película de zombies para lucimiento de su señora, la vainilla Milla Jokovich.

Pues bien, parece que ahora el señor Anderson quiere que lo tomen en serio y se ha pasado al género histórico con ‘Pompeya’. El problema es que, aunque ahora vaya de gafapasta y citando a Plinio el Joven, ha tratado el género igual que trataba la recreativa del Mortal Kombat: Sintetizando sus elementos, arrastrándolos a su forma más básica y mezclándolos con invisible criterio.

Imagen de la película "Pompeya" (2014)
Imagen de la película “Pompeya” (2014)

En la vida hay veces que la suerte no te sonríe, y otras veces que te lo buscas a conciencia. Para ‘Pompeya’ Paul W.S Anderson ha recurrido a dos guionistas cuyo último crédito era escribir… ¡¡¡Batman Forever!!! Sí, la de Val Kilmer poniendo cara de palo y Drew Barrymore marcando molla. El resultado, como era de prever, no es precisamente brillante. El libreto, de simple, va perdiendo el interés conforme avanza el metraje, y los ramalazos “one liner” acaban provocando compasión, al ser el máximo reflejo de lo que la película quiere ser. Y no puede.

Imagen de la película "Pompeya" (2014)
Imagen de la película “Pompeya” (2014)

Hay que decir que el casting de ‘Pompeya’ tampoco ayuda: Las caras más conocidas (Sutherland, Moss, Harris) tienen cara de querer llevarse su cheque e irse a la playa. Y los que se baten el cobre (Browning y Harington) no están a la altura. Browning no es tan frágil ni Harington tan carismático como deberían. Y para rematar, tampoco están tan buenos medio en pelotas. Imperdonable.

Imagen de la película "Pompeya" (2014)
Imagen de la película “Pompeya” (2014)

Dice Paul W.S Anderson que maneja multitud de referentes. No lo dudo. El problema es que todos son malos: El romance juvenil se asemeja a “Mujeres Hombres y Viceversa”, la trama política, a un monólogo de Carod Rovira, y las escenas de acción, al Roland Emmerich más burdo. Mira que hay un escenario imponente y CGIs por todas partes, pero ‘Pompeya’ no consigue ni abrumar al espectador ni sumergirlo en ninguna tensión.

Una pena, porque había material de sobra para hacer una divertida película de aventuras. Nos conformaremos con decir que, al menos, Anderson no intenta aburrirnos mezclando aventura y filosofía de primero de EGB. ‘Pompeya’ es mala, pero al menos no la dirige Christopher Nolan.

Trailer de la película ‘Pompeya’

Si las películas históricas están de moda y el cine de catástrofes siempre funciona, ¿por qué no hacer una película sobre la mayor catástrofe natural de la historia? Eso es lo que parece haber pensado Paul W.S Anderson, director de 'Mortal Kombat', 'Resident Evil 1 a 6' y 'Los tres mosqueteros', el cual se vanagloria de haberse empapado de documentación histórica para preparar 'Pompeya', pero a la hora de la verdad nos presenta un folletín bastante arquetípico que pretende ser el nuevo 'Gladiator'. He dicho bien: Pretende.
DIRECCIÓN
3.5
GUIÓN
2.5
INTERPRETACIÓN
3.2
LO BUENO
La relación de amistad entre Milo y Atticus. La falta de pretensiones.
LO MALO
La absoluta falta de conexión que tiene con el espectador.
3.1
Más artículos
Crítica de la película Amor, boda, azar de Netflix
Crítica de Amor, boda, azar (Netflix). Peli, manta y sofá