Cada cierto tiempo aparecen en cartelera una serie de thrillers que llevan como coletilla el calificativo de erótico. Puede ser que en la década de los 2000 el cine más comercial dejara escapar esta corriente, pero este 2015 parece dispuesto a sacarse la espinita. Pero aunque Obsesión se presenta ante el público como un film lleno de tensión y pasión, lamentablemente no ofrece ni lo uno ni lo otro.

Sinopsis de la película “Obsesión”

Claire (Jennifer Lopez) es una profesora de instituto cuyo matrimonio se está viniendo abajo debido a las infidelidades de su todavía marido. Mientras se siente atrapada entre sus deseos de perdonarlo y, al mismo tiempo, su voluntad de pasar página, Claire conoce a Noah (Ryan Guzman), su nuevo y atractivo vecino. Noah, que aún no ha cumplido la veintena, derrocha carisma y simpatía, y pronto se gana la confianza de Kevin (Ian Nelson), el hijo de Claire, y el afecto de esta. Una noche que Claire se siente sola y vulnerable se deja convencer por Noah para ir a su casa y acaban acostándose. Al día siguiente Claire se da cuenta de que ese no es el camino que quiere seguir y de que su vecino no es la persona amigable que parecía ser. Su pesadilla no hace otra cosa que comenzar.

Obsesión

Obsesión

Crítica de la película “Obsesión”

El comienzo de Obsesión deja claras sus intenciones desde el inicio: música tétrica e intimidante (con un cierto aire a lo Crepúsculo- Twilight, Catherine Hardwick, 2008), la respiración de Lopez en primer plano, unos títulos de crédito en el que se suceden grafismos de colores intercalados con rápidas sucesiones de imágenes… Aunque la intención de Rob Cohen parece ser la de construir un film de suspense sofisticado, lo cierto es que el resultado es burdo y obvio.

Jennifer Lopez y Ryan Guzman en la película "Obsesión" (2015)

Jennifer Lopez y Ryan Guzman en la película “Obsesión” (2015)

El argumento no ofrece nada nuevo en esta historia de semi lujuria con drásticas consecuencias: la mujer que necesita sentirse valorada tras la traición de su marido, el vecino atractivo que esconde un oscuro pasado, la lucha de poder, la obsesión por aquello que es negado… recogiendo ecos que muestran desde una remota y morbosa conexión con La ventana indiscreta (Rear Window, Alfred Hitchcock, 1954) hasta las similitudes argumentales con Atracción fatal (Fatal Attraction, Adrian Lyne, 1987), el espectador reconoce y adivina cada una de las secuencias de forma que la supuesta tensión creada se esfuma entre diálogos evidentes y situaciones esperadas. Pese a que se aprecia un intento por parte del reparto por salvar las escenas, lo cierto es que todos acaba arrastrados por lo tópico de sus papeles y sobreactuados en la mayoría de los momentos dramáticos.

Jennifer Lopez y Ryan Guzman en la película "Obsesión" (2015)

Jennifer Lopez y Ryan Guzman en la película “Obsesión” (2015)

De la misma forma, la realización, que se pretende ágil con un montaje que aumenta el ritmo en los momentos clave, responde al patrón típico de telefilms de sobremesa en el que predomina el juego de plano contraplano con planos cortos de rostros y miradas de seducción y deseo contenido (tanto directos como a través de las ventanas que los separan, atraen y amenazan), así como una serie de planos detalle de torsos desnudos, bíceps trabajados y curvas sinuosas. Por otra parte, el uso del color también quiere potenciar la atmósfera de peligro y el contraste recurrente entre los tonos cálidos que acompañan a Claire y los fríos que parecen provenir de Noah acaba por culminar en un extraño arcoiris que, lejos de intimidar, deja al espectador preguntándose de dónde vienen los colores rosas, amarillos y azules que iluminan las casas de los protagonistas en una noche de lluvia.

Jennifer Lopez en la película "Obsesión" (2015)

Jennifer Lopez en la película “Obsesión” (2015)

Como última esperanza, si bien la escena de sexo puede resultar a priori un reclamo para cierto tipo de público (no hay que olvidar que este es el año de la publicitada semi desnudez en Cincuenta sombras de Grey– Fifty Shades of Grey, Sam Taylor- Wood, 2015), su continua repetición a lo largo del metraje (los mismos planos se visionan una y otra vez) hace que estos acaben por perder toda la energía, convirtiéndose en una muletilla en la que el morbo se desgasta hasta desaparecer.

Jennifer Lopez y Ryan Guzman en la película "Obsesión" (2015)

Jennifer Lopez y Ryan Guzman en la película “Obsesión” (2015)

En definitiva, Obsesión es una película recomendada solo para los verdaderos fans de los protagonistas. Cualquier otro espectador puede ver el tráiler: cuenta lo mismo en mucho menos tiempo.

Trailer de la película “Obsesión”

Crítica "Obsesión"
DIRECCIÓN4
GUION4
INTERPRETACIÓN5
FOTOGRAFÍA5
LO BUENO
  • El vestuario de Lopez, acosada pero siempre divina
LO MALO
  • El poco esfuerzo y desinterés que parece adivinarse en la realización del film
  • El maquillaje de Jennifer Lopez, demasiado perfecto en todas y cada una de las escenas (se nota incluso en el tráiler)
4.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
10.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.