Traslación a la pantalla grande de las memorias del tenor Andrea Bocelli (autor de las mismas), a cargo del director británico Michael Radford, responsable de afamadas adaptaciones como 1984 (1984) y El Cartero (y Pablo Neruda) (1994).

Sinopsis

A pesar de haber nacido con un grave problema de vista que finalizará en ceguera, Bocelli supera todo tipo de obstáculos, guiado por grandes ambiciones hacia su pasión: convertirse en cantante de ópera.

Crítica de “La música del silencio”

Desentrañar, de manera más o menos detallada, la vida de personalidades notables, o segmentos de su vida especialmente reseñables por diversos motivos, plantea siempre de antemano una posición previa de interés para el espectador; y es que la propia fuerza de la personalidad que va a ser representada, debería ser cebo suficiente. Ahora, demostrar que esta dramatización de hechos reales se encuentra a la altura de las expectativas, o que al menos cubre el básico de recabar nuestra atención, es el sempiterno reto al que debe enfrentarse un biopic. Dicho lo cual, ¿merecen las memorias de Andrea Bocelli una adaptación a la gran pantalla? Frente a este dilema existirá, imagino, un abanico de opiniones. ¿Es La Música Del Silencio una película que justifique tal adaptación? Definitivamente, no.

Imagen de la película “La música del silencio”

Tras el arranque del film, donde se nos muestra al verdadero Bocelli en los prolegómenos de una actuación, la historia nos retrotrae hasta la fecha de su nacimiento, en 1958. El primer tercio del film abarca la infancia de Amos Verdi, verdadero nombre de Bocelli, así como las vicisitudes acarreadas por el glaucoma que le acompañará desde su nacimiento. Toda esta parte, pese a que contiene elementos interesantes (como por ejemplo la relación con su tío, fundamental de cara a la primera experiencia del pequeño Amos con la ópera) no funciona. La trama se estructura segmentada, con cortes abruptos, como si de una traslación directa de los capítulos del libro se tratase. Algo que, no sólo le resta ritmo, sino que además torpedea el arco argumental que debería cimentarse a estas alturas de película. Por otro lado, el diseño de producción ramplón, casi telefilmero, y las interpretaciones no muy inspiradas de las versiones infantiles de Amos, así como de los progenitores de este (Jordi Mollá y Luisa Ranieri), lastran mucho el visionado de la película.

La Musica del silencio – Toby Sebastian

Y aunque la escasez de recursos sea algo patente a lo largo de todo el metraje (el croma usado para el desenlace clama al cielo como el tenor que lo protagoniza), de aquí en adelante dejará de ser tan patente gracias, fundamentalmente, a la preponderancia de las secuencias de interior. Todo lo que sucede desde el momento en el que aparece en pantalla el Bocelli adulto Toby Sebastian (el interior del piano bar donde Amos se ganará la vida, la vivienda de su Maestro…) va tirado con mucho mejor tino, ofreciéndonos algunas (pocas) escenas realmente emocionantes.

Es en su relación con el Maestro, interpretado por Antonio Banderas y cuya presencia mejora y proporciona empaque a cada secuencia en la que interviene, donde se nos desvela el significado del críptico título de la obra, y por ello mismo tales secuencias se hacen cortas. Tanto es así que, en un momento dado del visionado, uno no entiende cómo el guion de la película no apostó por insuflar de más metraje a esta trama. Pero claro, si el material con el que contamos no se puede manipular (es lo que tienen las historias reales) no es posible sacarse de la manga un efecto wiplahsh a modo de recurso dramático.

Conclusión

En resumen, un biopic fallido, al que en muchas ocasiones se le ven las costuras debido a su más que ajustado presupuesto y al que, ni el guion ni las interpretaciones, logran salvar de cierta mediocridad.

Crítica "La música del silencio" del director MIchael Radford
DIRECCIÓN4
GUIÓN6
INTERPRETACIÓN5
LO BUENO
  • Banderas y Toby Sebastian convencen.
  • Participar como espectadores en el ejercicio de introspección al que se refiere el título del film.
LO MALO
  • Demasiado poco Banderas.
  • El material de partida debería haber dado para algo más.
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.