Llega el final de la segunda trilogía basada en las obras de J.R.R. Tolkien. “El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos” tiene la difícil tarea de contentar a unos fans que no han quedado nada satisfechos con las entregas anteriores.

Sinopsis de “El Hobbit 3: La batalla de los cinco ejércitos

Smaug ha escapado del Reino de Erebor y amenaza con destruir la Ciudad del Lago. A millas de distancia Gandalf tendrá que zafarse de las garras del Señor Oscuro Sauron. Por su parte Thorin, sus compañeros enanos y Bilbo, tienen pensado defender el tesoro de todas las razas que reclaman su parte; lo que supondrá una batalla épica a los pies de la Montaña Solitaria, con mucho mas en juego que fortunas materiales.

El Hobbit - Cartel

El Hobbit – Cartel

Crítica de “El Hobbit 3: La batalla de los cinco ejércitos

Después de más de cinco horas previas narrando las aventuras de Bilbo y compañía, y generando sopor e indiferencia a partes iguales, uno se acerca a El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos con cautela, sin saber muy bien cómo contar un corto desenlace en unas dos horas y media de metraje. El resultado mejora lo visto hasta el momento aún repitiendo los problemas anteriores. Pero una épica desatada, nuevas criaturas y batallas multitudinarias se acercan a la grandiosidad de la primigenia trilogía del anillo.

Imagen de Ian McKellen y Lee Pace en "El hobbit 3: la batalla de los cinco ejércitos" (2014)

Imagen de Ian McKellen y Lee Pace en “El hobbit 3: la batalla de los cinco ejércitos” (2014)

Si lo más celebrado de la cinta anterior fue Smaug, el dragón interpretado por Benedict Cumberbatch, en esta “El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos” queda únicamente relegado a la secuencia prólogo, centrando el peso de la historia en Thorin. El resto de los numerosos personajes quedan como meros secundarios, incluyendo al mismísimo Bilbo. Aunque Richard Armitage tenía la oportunidad perfecta para lucirse, no consigue superar a un Martin Freeman que ha adoptado completamente a su personaje creando un Bilbo único; siendo el hobbit mejor representado durante las seis películas basadas en la Tierra Media. El resto siguen trabajando sus roles con solvencia, resaltando a Cate Blanchett, que luce como nadie interpretando a la dama Galadriel, y la otrora odiosa Evangeline Lilly, que protagoniza la escena más emotiva del filme, arropada por una magnifica composición -una vez más- del maestro Howard Shore.

Imagen de "El hobbit 3: la batalla de los cinco ejércitos" (2014)

Imagen de “El hobbit 3: la batalla de los cinco ejércitos” (2014)

Como ha sido habitual en esta trilogía, los excesos de Peter Jackson siguen siendo palpables. La duración continúa siendo excesiva, convirtiendo esta entrega en una batalla incesante sin apenas tramas, que genera la sensación de tratamiento apresurado de las acciones, ganas de contar demasiado y de cerrar todo lo pendiente. Esto último queda bastante cojo, sin demostrar esa pretendida conexión con la trilogía precedente, que es reducida a pequeños guiños. Por otra parte, las escenas de acción con resoluciones imposibles y recargadas hasta la extenuación aquí han sido limadas notablemente; sin obviar las inverosímiles piruetas de Légolas, personaje que no molesta tanto esta vez. Y es que las aportaciones del libreto en esta ocasión sí son necesarias y justificadas, creado conexión y explicación a acciones que en la novela son contadas a la carrera, y que necesitaban ser adaptadas al cine. A nivel técnico no hay reproche alguno a esta “El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos”, manteniendo e incluso mejorando las capítulos anteriores.

Imagen de "El hobbit 3: la batalla de los cinco ejércitos" (2014)

Imagen de “El hobbit 3: la batalla de los cinco ejércitos” (2014)

Con un final claro, centrado y alejado del sentimentalismo reinante en “El Señor de los Anillos: el retorno del Rey”, se despide la segunda trilogía dedicada al mundo fantástico de Tolkien. Una obra que como balance final se puede denominar de decepción, quizá provocada por unas expectativas demasiado altas en un producto que tuvo muchos problemas desde el principio. Con todo, “El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos” será disfrutada por los fans y endulzará la opinión de episodios precedentes, siendo la mejor película de la moderna saga.

Trailer de “El Hobbit 3: La batalla de los cinco ejércitos

Crítica "El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos": Mismos excesos, mejores sensaciones
DIRECCIÓN7.5
GUIÓN7
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • Peter Jackson se muestra más comedido.
  • Las partes inventadas se aceptan mejor.
  • En este caso la épica está justificada.
LO MALO
  • Los excesos siguen estando ahí.
  • Armitage no cumple las expectativas de su personaje.
  • Las conexiones con la primera trilogía han quedado en pequeños guiños.
7.2Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
8.5

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.