Los galardones conseguidos en San Sebastián, Tribeca y Berlín avalan el primer largometraje del mexicano Alonso Ruizpalacios, Güeros. Una película sobre la existencia en el limbo y la toma de conciencia de la necesidad de dejarse llevar por la vida.

Crítica de Güeros

La primera secuencia de Güeros es apremiante: una madre, amoratada y con su hijo en brazos, hace las maletas para escapar de un hogar y un teléfono que, son su sonido, representa una amenaza poderosa. En la calle, un suceso inesperado interrumpe su huída: un globo de agua cae sobre bebé, desconcertando a la madre y asustando (que no hiriendo) a la inocente criatura. La cámara y el relato se vuelven hacia los responsables y esta anécdota sirve para dar a conocer al primer protagonista, Pablo. Este es solo el primero de los cambios repentinos y las sorpresas que componen la ópera prima de Alonso Ruizpalacios.

Imagen de la película "Güeros" (2015)

Imagen de la película “Güeros” (2015)

Su propuesta podría definirse como una obra sensorial y existencial. Sin encajar al cien por cien en un estilo o género determinado, el film parece la ejecución de una muestra de cuidada libertad en el que forma y fondo varían según avanzan y evolucionan la vida y las motivaciones de un curioso grupo de protagonistas que se encuentran unidos, casi a partes iguales, por la obligación y las circunstancias.

Con la misión de encontrar a Epigenio Cruz, un músico de leyenda y sombra alargada y esquiva funcionando casi a modo de McGuffin de esta atípica road movie física y emocional, Güeros baila entre la vida y los sentimientos de unos personajes que parecen encontrar entre dudas, risas y trampas, un camino que les permite avanzar hacia delante. Puede que sus elecciones no les lleven en la mejor dirección, ni en la definitiva, pero por lo menos les facilitan una forma de afrontar y superar (por distintas razones, románticas incluidas) un aquí y un ahora anclado entre miedos, incertidumbres y compromisos éticos. De la misma forma, sin intentar realizar un retrato generacional ni universal de una determinada sociedad mexicana, Güeros consigue captar retazos de realidades (desde el clasismo a la pobreza o la superioridad moral) que se respiran en unas calles en las que la apatía se mezcla con la falta de oportunidades o la necesidad de cambiar el mundo.

Imagen de la película "Güeros" (2015)

Imagen de la película “Güeros” (2015)

Y casi como respuesta a este baile temático y de intenciones, la puesta en escena resulta una expresión más de esa libertad y de esa exploración personal. Beneficiándose del reconocimiento del film de su propia artificiosidad y de su intención de no tomarse demasiado en serio, Ruizpalacios parece decidido a experimentar tanto con la imagen (con saltos de eje, insertos, el uso del blanco y negro) como con el sonido (que destaca jugando su baza de representación sensorial de los protagonistas), rescatando la creencia del ejercicio cinematográfico como lugar para la diversión y la experimentación consciente.

Imagen de la película "Güeros" (2015)

Imagen de la película “Güeros” (2015)

Güeros resulta así una película refrescante, quizás no apta para aquel público que busque en su metraje una propuesta convencional y académica, pero que sí recompensará a aquellos que se atrevan a disfrutar de su caos y de sus ganas: ganas de cine y ganas de vivir.

Sinopsis de Güeros

Güeros

Güeros

Cuando su madre se ve incapaz de controlarlo por más tiempo, Pablo es mandado a la ciudad a vivir con Fede, su hermano universitario. Parapetado en el piso que comparte con Santos, uno de sus amigos, Fede aprovecha la huelga estudiantil para quedarse en casa y encerrarse en sus miedos y en su vida rutinaria. La llegada de Pablo y su obsesión por encontrar a un anciano músico obliga a Pablo a salir de su letargo, y conduce a los protagonistas hacia un viaje físico y emocional lleno de sorpresas y sensaciones inesperadas.

Trailer de Güeros

Crítica de la película Güeros. Ópera prima de Alonso Ruizpalacios
DIRECCIÓN8
GUION8
INTERPRETACIÓN7.5
FOTOGRAFÍA8.5
LO BUENO
  • Su continuo movimiento hacia delante.
LO MALO
  • Deja al espectador queriendo saber qué ocurre después.
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.