Spin-off de la popular serie de espías británica Spooks, que solo podrá verse en las plataformas VOD o en el mercado doméstico.

Sinopsis de Doble identidad: jaque al MI5

Un peligroso terrorista internacional consigue escapar de la custodia del servicio secreto británico, el MI5. Ante tal evento, Harry, responsable de la lucha antiterrorista, se ve obligado a dimitir y desaparecer. Su pupilo Will, será reclutado de nuevo por la agencia para intentar desentrañar la verdad mientras Londres se encuentra bajo la amenaza de un ataque inminente.

Crítica de Doble identidad: jaque al MI5

Cuesta poner en situación al espectador ajeno a la cadena BBC sobre “Doble identidad: jaque al MI5”, basada en una serie muy popular en su país que se emitió entre los años 2002 y 2011. En esta ocasión la película, que no va a ser estrenada en cines, vuelve a contar con uno de sus protagonistas televisivos. Peter Firth regresa para meterse en la piel de Harry Pearce.

Imagen de la película

Imagen de la película

El film intenta ponerse a la altura de las sagas contemporáneas de espías más exitosas desde su eslogan, que proclama “Misión imposible vs la saga Bourne“. Tal osadía funciona como reclamo publicitario a la perfección pero juega en su contra tras su visionado. La película es un juego de espías a la antigua usanza donde los agentes dobles y la intriga son el motor del relato, aquí la acción es circunstancial y muy poco espectacular. Intentar compararse con dos sagas que, en el primero de los casos busca la espectacularidad por encima de todo, y en el segundo aúna sus virtudes en una realización muy potente y el buen hacer en de Bourne, no sientan nada bien a una historia que en otros tiempo podría haber sido más apreciada, pero que hoy en día se queda a medio gas.

Elyes Gabel en una escena

Elyes Gabel en una escena

El guion es interesante aunque nos suene todo a algo ya visto mil veces. Sus agujeros e incoherencias pasan desapercibidas al intentar contar demasiadas cosas para el ajustado metraje que tiene. Su director dota al conjunto de una pátina televisiva que puede recordar a la serie de la que bebe. Pero que cinematográficamente se queda al nivel de obras anteriores de Nalluri, de las que no merece la pena hablar porque nadie recuerda. Sus intentos de imitar a Paul Greengrass no salen bien parados y la tensión reinante en su saga aquí se percibe como un quiero y no puedo, una vez más a causa de un guion que no aporta ninguna novedad a un género ya de por sí bastante manido.

Kit Harington empuñando una pistola en la película

Kit Harington empuñando una pistola en la película

Peter Firth convence en un papel que llevaba interpretando casi una década, siendo el que más carácter y carisma aporta al conjunto. El gran atractivo de la película es el protagonismo de Kit Harrington, de sobra conocido mundialmente por dar vida a Jon Nieve en la exitosa “Juego de tronos”. Aquí, sorprendentemente, el Guardia de la noche parece haberse olvidado de que se acerca el invierno y se muestra más relajado que de costumbre. Cuesta creer que es el espía peligroso que representa, pero su evolución como actor parece que se empieza a ver en el horizonte.

Doble identidad: jaque al MI5 contentará a los fans de la serie original pero desconcertará al espectador medio, tan acostumbrado a las explosiones y espectacularidad de las producciones recientes. Todo lo que ofrece su trama redunda en un género que suele funcionar mejor cuando se reinventa que cuando apuesta por repetir esquemas.

Trailer de Doble identidad: jaque al MI5

 

Crítica de 'Doble identidad': Jaque al MI5, espías clásicos
DIRECCIÓN5
GUION5
INTERPRETACIÓN6
LO BUENO
  • Aquel que conozca la serie la disfrutará.
  • Kit Harrington en un registro distinto.
LO MALO
  • El guion, demasiado televisivo y poco trabajado.
  • El público desconoce la serie de la que procede.
5.3Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.