Johnny Deep vuelve a la gran pantalla acompañado de su “cambio de imagen” anual en ‘Black Mass. Estrictamente criminal’, donde se convierte en el jefe del crimen organizado de Boston en los años 80.

Sinopsis de ‘Black Mass. Estrictamente criminal’ con Johnny Deep

La familia y el honor son pilares básicos de cualquier mafioso, pero en el caso de James “Whitey” Bulger (Johnny Deep) fueron decisivos para que se convirtiera en el jefe  del crimen organizado de Boston en los años 80, ya que su hermano Billy y su mejor amigo John le hicieron inmune desde sus puestos de Senador y Jefe de Policía de la ciudad. Black Mass cuenta la ascensión y caída del sanguinario irlandés en una cinta llena de complots, sobres, poderes influyentes y sangre, muchísima sangre.

Johnny Depp y Dakota Johnson en la película 'Black Mass' (2015)

Johnny Depp y Dakota Johnson en la película ‘Black Mass’ (2015)

Crítica de ‘Black Mass. Estrictamente criminal’ con Johnny Deep

Tenemos las torrijas en Semana Santa, tenemos las uvas en Nochevieja y, de un tiempo a esta parte, tenemos otra tradición anual que es ver a Johnny Deep transformado estrafalariamente en un personaje que poco tiene que ver con él. Si bien en ‘Eduardo Manostijeras’ (1990) o ‘Alicia en el país de las maravillas’ (2010) encarnaba a personajes fantasiosos, en esta ocasión encarna a un personaje real. La buena noticia es que no desentona con el resto de la cinta. La mala, que eso significa que es intrascendente.

Johnny Depp y Joel Edgerton en la película 'Black Mass' (2015)

Johnny Depp y Joel Edgerton en la película ‘Black Mass’ (2015)

En estos tiempos de fervor por Netflix, uno corre el riesgo de pensar que el audiovisual empezó con HBO, y nuestro año cero es el piloto de ‘Los Soprano’. No seré yo quien desmienta que a 23 de Octubre de 2015 el grano frecuenta los LEDs y la paja los multicines. Las series de televisión han vitaminizado la narración, agilizándola y ensanchándola. Y para demostrarlo, el ejemplo de siempre: ‘The Wire’, o como comprender una ciudad desde todos sus conflictos y puntos de vista.

Esta reflexión viene al caso porque Black Mass parece en ocasiones el piloto de una serie de AMC: Estética marcada, reparto de campanillas y planteamiento de personajes y tramas de gran envergadura. Una serie de las que hacen abonados, pero que está condenada a morir en sus 120 minutos de duración.

Johnny Depp y Rory Cochrane en la película 'Black Mass' (2015)

Johnny Depp y Rory Cochrane en la película ‘Black Mass’ (2015)

Y 120 minutos dan para mucho, aunque sea a 23 de Octubre de 2015. Porque antes que la HBO, estaba Scorsese, por ejemplo. Pero allí donde, pongamos por caso, ‘Uno de los nuestros’ articula una narración en base a un protagonista con conflictos vitales y pasionales, ‘Black Mass’ sobrevuela historias con enjundia, pero sin profundizar en ninguna de ellas.

Tal vez sea por el enloquecido entrelazado de las tramas, por su acumulación de narrativas o, simplemente, porque no se ha sabido dar con la esencia de los personajes, pero uno asiste a la historia de ‘Black Mass’ a vista de pájaro. Se vislumbran apasionantes historias fraternales, una gran novela policiaca, un biopic apasionante y una trama política de primer orden, pero uno se queda más con una coordenada geográfica de los hechos que con una historia que agarre el alma.

Johnny Depp en la película 'Black Mass' (2015)

Johnny Depp en la película ‘Black Mass’ (2015)

Quizá esta sea una película con demasiada enjundia, o quizá se desvele ya desde el tráiler: Igual que Johnny Depp lleva la cara de un feo mafioso irlandés y se mueve como un feo mafioso irlandés, pero no “es” un feo mafioso irlandés, ‘Black Mass’ se narra como un peliculón de gangsters y se ve como una películón de gangsters, pero definitivamente, no “es” una peliculón de gangsters. Ni mucho menos.

Trailer de ‘Black Mass. Estrictamente criminal’ con Johnny Deep

Crítica de la película 'Black Mass', la nueva de Johnny Deep
DIRECCIÓN7
GUION4
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • Su estética y el eco a grandes piezas del género.
LO MALO
  • Su escasa profundidad y la sensación de oportunidad desaprovechada.
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
1.7

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.