Un puñado de ex soldados de élite se encargaron de la seguridad de la embajada de libia el 11 de septiembre de 2012. Michael Bay les rinde homenaje en esta emocionante y espectacular película de acción.

Crítica. 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi

13 Horas: Los soldados secretos de Bengasi está basada en la novela super ventas “13 Hours: The Inside Account of What Really Happened in Benghazi”, de Mitchell Zuckoff, catedrático de estudios de narrativa en la Universidad de Boston. Michael Bay se ha encargado de recrear en imágenes lo que el autor cuenta gracias a la ayuda de tres de los hombres que estuvieron ahí, en plena crisis, y vivieron para contarlo: Mark “oz” Geist (Max Martini), Kris “Tanto” Paronto (Pablo Schreiber) y John “Tig” Tiegen (Dominic Fumusa), y el equipo de seguridad Annex.

John Krasinski es Jack Silva en 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi

John Krasinski es Jack Silva en 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi

Acción, efectos especiales de lujo, explosiones, metralla, muertos, tensión… Michael Bay (Transformers, Dolor y dinero) pone al espectador en la piel de unos “héroes” (esta palabra hay que cogerla con pinzas) que se jugaron la vida intentando salvar al embajador de los estados unidos en Benghasi, Libia. La tensión va en aumento desde que se nos presentan a los personajes y les acompañamos en el día a día de sus quehaceres e una nación “liberada”. Libia, que acababa de finalizar la guerra civil entre simpatizantes del régimen de Muamar el Gadafi y los rebeldes que exigían la retirada del líder del a república, queda sumida en un caos controlado por milicias rebeldes, brigadas, grupos encubiertos de resistencia, ideas pro democráticas, facciones anticolonialistas, extremistas islámicos… y en mitad de todo ello los contratistas de EEUU patrocinados por la CIA y defendidos por agencias de seguridad internacionales.

David Denman interpreta a Dave "Boon" Benton, John Krasinski es Jack Silva, Pablo Schreiber da vida a Kris "Tanto" Paronto y Max Martini hace de Mark en la película.

David Denman interpreta a Dave “Boon” Benton, John Krasinski es Jack Silva, Pablo Schreiber da vida a Kris “Tanto” Paronto y Max Martini hace de Mark en la película.

Ahora, si nos abstraemos de todos los fines “liberizadores” de la CIA, pues es imposible obviar que los héroes de esta película estaban protegiendo una base de espías y no nos planteamos nada, es decir, dejamos que la espectacularidad, la épica y la adrenalina tomen control de nuestros sentidos; descubriremos una atracción audiovisual como pocas. Se puede afirmar incluso que en el más estricto uso de la definición “cine de acción”, la película de “13 horas. Los soldados secretos de Bengasi” es una de las mejores que he visto en este siglo. Y es que a espectacularidad no le ganan nadie a Michael Bay.

Chuck Hogan guionista y creador junto a Guillerom del Toro de la serie de monstruos vampíricos The Strain, saca todo el jugo patriótico y la mejor cara posible de unos hombres que, siendo invasores asalariados, se convierten en heróicas víctimas del deber para conformar un memorable grupo de “hermanos”. Chuck nos hace partícipes de sus vidas, de sus bromas, de sus familias, de sus temores y consigue ponernos de su lado al conocer a sus familias, sus hijos, sus esposas. Logra conformar un grupo de guerreros tan ideal como mortífero. Una suerte de paladines de élite cuyo pasado en el ejército de EEUU les inspira y obliga a hacer acciones inapropiadas (como iniciar acciones de guerra en un país en el que se supone que no están) para defender al embajador Chris Stevens (Matt Letscher).

Dominic Fumusa y John Krasinski son John "Tig" Tiegen y Jack Silva.

Dominic Fumusa y John Krasinski son John “Tig” Tiegen y Jack Silva.

El grupo en cuestión está protagonizado por el actor John Krasinski (Jack Silva), James Badge Dale (Tyrone ‘Rone’ Woods), Pablo Schreiber (Kris ‘Tanto’ Paronto), David Denman (Dave ‘Boon’ Benton), Dominic Fumusa (John ‘Tig’ Tiegen), Max Martini (Mark ‘Oz’ Geist). Todos fantásticos combinando músculos, interpretación y pelotas en su trabajo de enfrentarse a un deshumanizado enemigo que aparece, desaparece, ataca y muere al más puro estilo Call Of Duty: Modern Warfare.

Las casi dos horas y media de 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi, transcurrirán de forma muy amena y en constante tensión. El ritmo no caerá ni con sus controladas pausas entre escaramuza y escaramuza, que serán aprovechadas para agregar un poquito de emoción a la trama y una pizca de dramatismo contribuyendo a recordarnos quienes son los buenos en todo este cisco.

Es difícil ver esta película sin dejarse embriagar por la testosterona, hermandad y buen rollismo que produce ver un grupo de hipertrofiados defensores de los principios del deber. Un deber que en realidad, cuando el fuego se apaga y las palomitas se digieren, no es otro que el servicio del dinero. Pues aunque ahora se les etiquete de ex soldados de élite y fueran los encargados de la seguridad de una base secreta de la CIA y no les pagaran por salvar a ningún embajador… son, fueron y serán, mercenarios.

Trailer. 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi

Crítica 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi, Call of Duty: Modern Warfare.
DIRECCIÓN9.1
GUION8
INTERPRETACIÓN8
EFECTOS10
LO BUENO
  • Película de acción pura y dura. Arquetipos fantásticos imposibles de admirar.
  • Una base histórica que ha fuerza es interesante.
  • Todos los detalles audiovisuales están cuidados al máximo.
LO MALO
  • La deshumanización del "enemigo".
  • La descontextualización de la historia impide una valoración seria del argumento.
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
8.3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.