Crítica de Pacific Rim: Bestialmente impresionante, visualmente descomunal, Guillermo del Toro trata a los gigantescos monstruos y a los titánicos defensores de la humandiad con justo rigor y coherencia. El director entiende, respeta y muestra en la pantalla lo mejor del género “Mecha” tan popular gracias al anime japonés, sin descuidar al público en general.

PACIFIC RIM: Trailer

PACIFIC RIM: Sinopsis

Cartel de Pacific Rim

Cartel de Pacific Rim

Pacific Rim: Una continua aparición intermitente de gigantescos monstruos bautizados como “Kaiju” están asolando las ciudades costeras del planeta. Las naciones, incapaces de contener semejante amenaza, diseñan un plan de defensa global para unificar esfuerzos y recursos dando como resultado la fabricación de los “Jaegers”, unos titánicos capaces de enfrentarse a los “Kaiju” que deben ser pilotados por dos personas mediante la sincronización de sus mentes.

Tras un aumento significativo del ataque de los “Kaiju” y la baja eficiencia de los “Jaegers” la defensa global de las naciones decidirá suspender el programa y destinar los recursos a un nuevo proyecto, pero Stacker Pentecost (Idris Elba), máximo responsable de los “Jaegers”, reunirá a los mejores científicos, técnicos y pilotos con sus respectivos robots,  para llevar a cabo un ataque que podría acabar con los “Kaiju” para siempre.

Crítica de PACIFIC RIM

Oleadas de monstruos gigantescos, humanos que construyen robots titánicos para defenderse del ataque de los monstruos gigantescos, leñazos tan grandes como nunca visto antes, ciudades arrasadas… Pacific Rim se va a convertir en uno de los típicos estrenos del verano para el entretenimiento del público en general, va a hacer las delicias de algún que otro friki en particular, y va a extasiar a todos los niños de igual manera que Mazinger Z conquistó el corazoncito de un infante que iba a la guardería allá por los 80  y que ahora escribe críticas de cine.

Uno de los primeros Kaiju atacando.

Uno de los primeros Kaiju atacando.

En esta crítica de Pacific Rim afirmo que la película encaja perfectamente para las distendidas vacaciones de verano. ¿Qué sería de las vacaciones (para quien las tenga) de aquellos afortunados que se van a tostar a la playa y que no tienen un espacio que llenar antes del plan nocturno (paseito por el paseo marítimo, ir a la discoteca a conocer chavalas/es, tomarse una heladín con los críos…)?. Pues para eso está Pacific Rim: una película ligera, entretenida que no pretende más que tenernos dos horas fresquitos mientras somos deleitados por unos grandiosos efectos especiales plagados de detalles que dan vida unos bichos del tamaño de montañas.

Los pilotos sincronizados manejan al "Jaeger"

Los pilotos sincronizados manejan al “Jaeger”

Por supuesto, cualquiera que ponga atención en esta crítica de Pacific Rim, no puede ir al cine y luego sentirse decepcionado: Lo que el trailer promete, la película lo da. Monstruos, candela, hiper-mega-robots, entretenimiento y lo mejor de todo, una coherente historia con un lenguaje visual tipicamente anime lleno de personajes propiamente estereotipados y bien definidos como:

El héroe Raleigh Becket (Charlie Hunnam), que es héroe a la fuerza y que tiene que enfrentarse a errores del pasado a la vez que casca a los malos; la heroína Mako Mori (Rinko Kikuchi), que tiene que mostrar su valía y que además es la chica de la que se enamoraría cualquier defensor de la humanidad (incluyendo a los que lo hacen empaticamente desde su butaca); el comandante jefe Stacker Pentecost (Idris Elba) que tiene su oscuro pasado; el rival de héroe Yancy Becket (Diego Klattenhoff), que sabe apretar las tuercas y tocar las narices al protagonista (y por ende al espectador); los científicos Dr. Newton Geiszler (Charlie Day) y Gottlieb (Burn Gorman) que tienen sus propias teorías, reencillas, y discusiones por atajar el problema “Kaiju” con sus propios métodos (uno es físico y el otro es bio-químico); el técnico de los “Jaegers” es personaje cómico que no puede faltar; y por último, un jefe de la mafia totalmente amoral (interpretado con un característico Ron Perlman) que tiene como esbirro al más que conocido Santiago Segura (que se dobla a sí mismo).

El titánico defensor de la humanidad entre edificios

El titánico defensor de la humanidad entre edificios

Pacific Rim está tan bien pensada que no decepciona en ningún momento (recordad que promete bicharracos zumbándose en mitad de ciudades). Ni se excede en la acción (o si se excede la acción, es tan atípica que no nos importa) ni trata de cargar con pesados dilemas éticos, morales o filosóficos como en “El hombre de Acero” o cualquiera de las películas de la más reciente saga de Batman y, gracias a Dios, tampoco hay una bandera Estadounidense ondeante a lo “Independence Day”.

Puede que algunos encuentren similitudes con la serie anime “Evangelion”, pero la verdad, salvo que los pilotos se tienen que sincronizar con los gigantes de metal para poder controlarlos a través de un interface biomecánico, lo demás es una típica historia de género “Mecha” (inmensos robots pilotados) para enfrentarse a los típicos monstruos colosales que hemos podido ver en cientos de películas.

Conclusión de PACIFIC RIM

¿Por qué uno no debería perderse esta Pacific Rim en el cine? Por su espectacularidad y por sus detalles. Pacific Rim es como la mejor montaña rusa de un parque de atracciones en la que no se ha reparado en gastos de decoración. Uno llega a la sala, se sienta, se pone las gafas en 3D y disfruta como un enano mientras los trozos de los robots, edificios y monstruos vuelan por la pantalla mientras una entretenida historia se encarga de cohesionar todos los enfrentamientos sin que aceche el aburrimiento.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.