En “Bienvenidos al fin del mundo” veremos como cuatro amigos reunidos a regañadientes por el que fue el líder del grupo de colegas, Simon Pegg, se disponen a completar un reto inacabado conocido por “la milla de oro”: Beberse una pinta en cada uno de los doce pubs que componen su ruta.

Sinopsis de la película “Bienvenidos al fin del mundo”

Cartel - Bienvenidos al fin del mundo

Cartel – Bienvenidos al fin del mundo

Gary King (Simon Pegg) tiene clavada una espina desde hace veinte años: Un día, sus amigos de instituto Andy (Nick Frost), Steven (Paddy Considine), Peter (Eddie Marsan), Oliver (Martin Freeman) y él vivieron la que fue la mejor noche de juerga de su vida para celebrar el fin de su paso por el instituto. Esa noche no sólo consistía en beber y pasárselo bien, no. Tenían que cumplir un reto, completar un desafío que consistía en beberse cada uno una pinta de cerveza en cada uno de los doce pubs que componen la llamada “la milla de oro”. Lamentablemente, el reto fue abandonado antes de llegar “Al fin del mundo”, el último pub de la milla.

Veinte años después de aquella gloriosa noche de borrachera de principios de los 90, Gary King se ha propuesto terminar con el desafío inacabado. Pero para completarlo necesitará a los que fueron sus inseparables amigos de la adolescencia, quienes tienen una acomodada y próspera vida que no están dispuestos a abandonar por semejante disparate y mucho menos visitando la decadente y cambiada ciudad que les vio crecer. Una ciudad cambiada y extraña. Una ciudad, Newton Haven, que guarda un misterio difícil de asimilar.

Crítica de la película “Bienvenidos al fin del mundo”

El equipo al completo de “Zombies Party” y “Arma Fatal”, se reúnen para completar la que ya es conocida como “trilogía del Cornetto” (en todas aparece una referencia a un helado marca “cornetto” de distinto sabor) con la también comedia de acción sin igual “Bienvenidos al fin del mundo”. No desvelaré a qué se enfrentan esta vez (para eso ya tenéis el tráiler) pero os aseguro en esta crítica que si no tenéis ni idea de qué va el asunto viviréis una experiencia a lo “Abierto hasta el amanecer”. Tras unos minutos de divertida tragicomedia habrá un cambio de tercio que hará que cualquier espectador desprevenido flipe en colores, o en azul, para seguir la gracia de la película.

Imagen de la película "Bienvenidos al fin del mundo" (2013)

Imagen de la película “Bienvenidos al fin del mundo” (2013)

Entretenimiento, originalidad, risas y gamberrismo es lo que tendremos asegurado siempre que vayamos a ver una película realizada por este equipo de tarados británicos pues el mismo director (Edgar Wright), los mismos guionistas (Edgar Wright y Simon Pegg), los mismos intérpretes protagonistas (Simon Pegg y Nick Frost) y la misma producción (Nira Park) ponen el sello de calidad a “Bienvenidos al fin del mundo”.

La película “Bienvenidos al fin del mundo” parte de una nostálgica premisa donde el protagonista Gary King (Simon Pegg) rememora aquella época de juventud en la adolescencia donde casi todo el mundo tiene el resto de su vida aún por decidir. ¿Y qué mejor manera de evocar aquello que reuniendo a los viejos amigos para montarla de la misma manera en que lo hacían a principios de los 90? Gary, vive rememorando un pasado que todos sus amigos dejaron ya atrás para progresar y establecerse en la comodidad de sus trabajos.

Imagen de la película "Bienvenidos al fin del mundo" (2013)

Imagen de la película “Bienvenidos al fin del mundo” (2013)

Así pues un espectador de cierta edad y con ciertas vivencias podrá llegar a sentir la misma nostalgia que el protagonista trata de revivir en “Bienvenidos al fin del mundo”. ¿Quién no tiene anécdotas de noches increíbles protagonizadas por un grupo de amigos que seguramente han sido magnificadas con el paso del tiempo? ¿Y quién no sería capaz de dejar a un lado un día de su vida para hacer feliz a un amigo?

Todo el reparto que conforma el grupo de “viejos” amigos que tratan de cumplir con la gesta de “la milla de oro” es relevante para el desarrollo de la película, pero sin duda, el coprotagonista Nick Frost, es el que más importa en esta alocada aventura de “Bienvenidos al fin del mundo”. Nick Frost interpreta a Andy Knightley, el típico amigo antagonista que lleva la contraria a todas las propuestas del que fue el líder del grupo, dando lecciones y puntillas a todo lo que propone su amigo, recreando así una realidad muy acertada de lo que es una gran amistad. Mientras Gary trata de lucirse, Nick le “corta las alas” y el resto del grupo son el público activo de la rencilla que están siempre listos para comentar, apoyar, argumentar o desdecir a alguna de las partes… como la vida misma.

Imagen de la película "Bienvenidos al fin del mundo" (2013)

Imagen de la película “Bienvenidos al fin del mundo” (2013)

El director Edgar Wright, hace un poco de las suyas metiendo mano al montaje y en ocasiones aportando el ritmo descabellado a lo “Scot Pillgrim contra el mundo”, película que me horrorizó, pero, gracias a Dios, sabe comedirse para no llevar “Bienvenidos al fin del mundo” al paroxismo. Eso sí, los toques de originalidad y ese comentado ritmo de montaje son más que bienvenidos para una historia que parte de un punto “A” y que pretende acabar en el “fin del mundo”.

Hagan conjeturas varias y engañen a un colega que no tenga ni idea de qué va la vaina, ríanse de él cuando llegue el giro argumental, pero sobre todo… no pierdan el sentido del humor porque ver a cinco personas que tienen por objetivo beberse una pinta en cada uno de los doce bares que hay en su pueblo, y que anteponen eso como la única solución posible a sus problemas (¡y que problemas!), puede ser muy pero que muy divertido.

Trailer de la película “Bienvenidos al fin del mundo”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.