La crítica de El hombre que mató a Don Quijote dice que la película más esperada del director Terry Gilliam llega a la cartelera. Una propuesta irónica, diferente y completamente alocada del personaje más icónico de nuestra literatura.

Crítica

Con El hombre que mató a Don Quijote quizá no estemos ante la obra maestra de la carrera de su director Terry Gilliam, pero lo que sí es seguro es que estamos ante su película más personal, arriesgada y pasional. Un proyecto que desde sus inicios parecía estar maldito cinematográficamente hablando, y para eso hay que remontarse unos treinta años en el tiempo. Por aquel entonces Gilliam planeaba una película muy distinta tanto a lo que a guion se refiere como a los que serían sus actores protagonistas, en aquellos momentos Jean Rochefort, ahora fallecido, y Johnny Depp. Pero los diversos intentos que realizó para llevar a las pantallas su particular homenaje a Cervantes y al personaje que había logrado robarle toda su admiración, Don Quijote, no cesaban de naufragar. Tal fue la cantidad de impedimentos que encontró por el camino que finalmente decidió plasmar todas esas vivencias e infortunios en lo que nació siendo un making of de la película y que terminó convirtiéndose en un docunental tituladoPerdidos en La Mancha.

Adam Driver durante el rodaje de la película bajo las órdenes de Terry Gilliam

Adam Driver durante el rodaje de la película bajo las órdenes de Terry Gilliam

Fruto de todo esto nació el mito; la leyenda de una película maldita… El hombre que mató a Don Quijote se ha hecho esperar décadas y la expectación e interés generados por ver el resultado final de tal hazaña quijotesca de un director de cine capaz de no desistir ante la adversidad con tal de ver su proyecto más personal terminado y en los cines es ahora máxima; algo que también intentó Orson Welles pero que desgraciadamente no terminó con un final tan feliz como el de esta ocasión. ¿Estaremos ya ante la maldición del Quijote? Desde luego esta premisa es más que impactante para atraer al público a los cines.

Jonathan Pryce es Don Quijote de La Mancha

Jonathan Pryce es Don Quijote de La Mancha

Dirección

Espero que nadie que entre a la sala espere ver una adaptación al uso del Quijote o la decepción será máxima. El director Terry Gilliam hace suyo al mítico personaje de Don Quijote de la Mancha, como no podría ser de otra manera, y lo introduce en su particular universo de desdichas propias de la meca del cine. Un punto de partida que, aunque completamente disparatado, funciona al quedar perfectamente justificado dentro de la trama.

Sinopsis

Así nos presenta a Toby (Adam Driver), un publicista que por fin se encuentra rodando su ansiada versión de Don Quijote en España, todo un su sueño de juventud que ahora se hace realidad. A dicho proyecto no cesan de surgirle adversidades durante el rodaje, quizá la más importante de ellas sea que la financiación del productor que parece depender de un hilo. Para recobrar la ilusión en el proyecto cinematográfico que marcó su juventud, decide regresar al pequeño pueblo donde rodó su primera versión “casera” de Don Quijote. Una vez allí se dará cuenta que dicho rodaje transformó la vida de aquel pueblo, y en particular la de dos de sus protagonistas: Angélica (Joana Ribeiro) y Javier (Jonathan Pryce), o Dulcinea y Don Quijote.

Los famosos molinos de Don Quijote

Los famosos molinos de Don Quijote

Reparto

En lo que se refiere al coral reparto que acompaña a la película hay que destacar el trabajo de: Joana Ribeiro como Angélica  una joven que quedó fascinada por el sueño de convertirse en una gran actriz pero la triste realidad es que tan sólo ha conseguido pervertir su inocencia y perder por completo la ilusión; Adam Driver como Toby, el director de una versión de Don Quijote que parece no terminar de rodarse nunca por diversos azares del destino y que envuelto en la locura de la propia historia que pretende rodar termina convirtiéndose en Sancho Panza; y cómo no, Jonathan Pryce como Don Quijote, un viejo zapatero reconvertido a actor que ha quedado atrapado dentro de la propia fascinación que le produjo su primer y único personaje.

Todos y cada uno de ellos conseguirán que el espectador se sumerja en la loca propuesta que nos presenta su director, pese a que nos presente a un Don Quijote con acento poco manchego; lo realmente curioso será ver cómo los que ensucian las escenas sean las interpretaciones del reparto nacional, de entre las cuales destaca la del eterno frustrado “pirata del Caribe”: Óscar Jaenada (una caricatura de sí mismo).

Joana Ribeiro es Angélica o Dulcinea, depende de la escena

Joana Ribeiro es Angélica o Dulcinea, depende de la escena

Opinión

En definitiva, en El hombre que mató a Don Quijote encontraremos una visión muy personal, con bastante de surrealismo, extravagancia y locura, de Terry Gilliam de la obra de Cervantes, pero sobre todo de su admirado personaje del Quijote. Una película que nos muestra “el cine dentro del cine” mientras en pantalla confluyen diversos géneros cinematográficos como la aventura, la caballería, la comedia, el drama… todo tiene cabida en esta película. Para disfrutarla un consejo: déjate llevar porque lo original de la propuesta merece la pena.

Crítica de El hombre que mató a Don Quijote: La quijotesca aventura de Terry Gilliam
DIRECCIÓN7.5
GUION6
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • Lo original de la propuesta y el interés que logra despertar en el espectador.
  • No te dejará indiferente.
LO MALO
  • Óscar Jaenada y su eterna copia a lo Deep en "Piratas del Caribe".
  • Su tramo final donde la historia se pierde completamente en un universo de delirios y locuras varias.
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
10.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.