“Al final todos mueren” llega a los cines el mismo día que Halloween. Una película parcialmente conexa donde el fin del mundo será el responsable de cuatro originales historias.

Trailer de “Al final todos mueren”

Sinopsis de la película “Al final todos mueren”

Javier Fesser nos introduce la premisa tras la que se desarrollarán cuatro historias distintas: En poco más de un mes el mundo será barrido por un descomunal meteorito. Cada una de esas historias está dirigida por un director distinto y cada una nos va aproximando más al fatal desenlace, siendo estos los títulos de cada cual:

Al final todos mueren - Cartel

Al final todos mueren – Cartel

Prólogo y Epílogo: Dir. Javier Fesser. Int: Javier Fesser y Javi Coll.

42 días antes del impacto: Dir. Javier Botet. Int: Javier Botet y Teresa Soria Ruano. Tras años de trabajo dedicados a los más horribles y metódicos crímenes, un psicópata acaba de tomar conciencia de que su obra no será reconocida por nadie.

“Los románticos del fin del mundo” (13 días antes del impacto): Dir. Roberto Pérez Toledo. Int: Alejandro Albarracín, Laura Díaz, Andrea Duro, Dani Herrera, David Mora, Andrea Ros, Juan Trueba y Javier Zapata. Ante la inminente llegada del fin del mundo, la gente se dedica a sincerarse consigo mismos y con las personas que quieren. Conocidos como “los románticos del fin del mundo”, algunos jóvenes buscan desesperadamente el amor de su vida.

8 días antes del impacto: Dir. Pablo Vara. Int: Manuela Vellés, Juan Blanco, Miguel Ángel Muñoz, Macarena Gómez y Daniel Pérez Prada. La última cena organizada por un grupo de buenos amigos será interrumpida por una chica malherida que porta entradas para un refugio.

“El hombre del mañana” (3 horas antes del impacto): Dir. David Galán Galindo. Int: Elisa Mouliaá y Ismael Fritschi. Un gran frikazo, dueño de una tienda de cómics, se convertirá en una improvisada matrona al asistir al parto de una joven que se ha refugiado en su tienda.

Crítica de la película “Al final todos mueren”

Antes de meterme de lleno en esta crítica de “Al final todos mueren” debo expresar mi más profundo respeto por el trabajo de todos y cada uno de los que han participado y que con su esfuerzo han hecho posible esta propuesta. Pues, como siempre digo y por supuesto siendo consciente de ello, es muy fácil criticar el trabajo de otros.

Desarrollada con un nulo presupuesto y cargada de fantásticas ideas, “Al final todos mueren” es una película dramática donde diversos personajes se enfrentan al fin del mundo por medio de cuatro historias ligeramente interconectadas.

Todas las historias tienen un tedioso componente dramático, salvo quizás, la última de todas que se podría considerar cómica. Ésta, gracias a su dinamismo, imaginativa y (en todos los aspectos posibles que se pueda usar la siguiente palabra) “fantástica” resolución, logra salvarse de esa recargada aura catastrófica.

En mi opinión, “Al final todos mueren” no funciona como película. La sensación que tiene uno es la de estar dentro de un festival de cortos y los cuatro que la componen son los cortos finalistas. ¿Reminiscencias de Notodo filmfest? Pues pudiera ser, la misma película trae el prólogo y el epílogo de Javier Fesser como si fuera el típico corto que hace fuera de concurso.

Una vez dicho esto, para hacer justicia, habría que comentar cada corto por separado y volver a recordar que toda la película se hizo sin apenas tiempo y sin presupuesto, pero con muchas ganas.

42 días antes del impacto: Dir. Javier Botet

Más conocido por sus fantásticas interpretaciones de “Mamá” (Mamá) o “la niña medeiros” (Saga de ‘Rec’), Javier Botet dirige esta primera pieza en la que un asesino en serie, interpretado por él mismo, descubre atónito que por culpa del fin del mundo nadie jamás reconocerá su macabro trabajo. La idea, que a todas luces es fantástica, acaba diluida por el poco tiempo que tiene el director para exponer su idea. Tediosos susurros en Off nos recuerdan una y otra vez cosas que ya sabemos, mientras que una víctima no para de molestar con sus gritos. Pero la idea, eso sí, es cojonuda.

Imagen de la película "Al final todos mueren" (2013)

Imagen de la película “Al final todos mueren” (2013)

“Los románticos del fin del mundo” (13 días antes del impacto): Dir. Roberto Pérez Toledo

Roberto Pérez consigue, al igual que Javier Botet, que el aspecto técnico sea casi impecable. El problema fundamental de su obra, a parte de la falta de tiempo para desarrollar tal cantidad de subtramas, es la actuación de sus actores. Los pobres, están o parecen que estén, muy pero que muy perdidos. Tal es así que cierta actriz, en comparación con el resto del reparto, parece que sea digna de un Oscar. ¿De quién es el problema? ¿De los actores? ¿Del casting? ¿De la dirección de los actores? ¿Del montaje? Yo estoy casi seguro que de la falta de tiempo y de las prisas de rodar en una localización que suele estar abierta al público como lo es la piscina cubierta donde se grabó.

Imagen de la película "Al final todos mueren" (2013)

Imagen de la película “Al final todos mueren” (2013)

8 días antes del impacto: Dir. Pablo Vara

Otra buena idea que se pierde por la multitud de propuestas en tan corto intervalo de tiempo. Una vez más y en esta historia, la película vuelve a recargarse de ese pesado dramatismo. Pero, tras exponer más desgracias a parte del inminente cataclismo, el mismo corto logra captar nuestra atención cuando primero, se presenta por fin el conflicto en sí del mismo, y segundo, un inesperado giro hace que la cosa se ponga interesante. Por último decir que no entendí la iluminación.

Imagen de la película "Al final todos mueren" (2013)

Imagen de la película “Al final todos mueren” (2013)

“El hombre del mañana” (3 horas antes del impacto): Dir. David Galán Galindo

Mi favorito. Dramático y en ocasiones grotesco, es el único que logra instaurarse más allá de esa nebulosa cargada de dramatismo que parecen buscar el resto de los autores. David Galán Galindo consigue la comicidad a través de la situación. Los personajes las están pasando putas (cómo si no, el fin del mundo está ahí mismo), pero ninguno de los dos tiene tiempo (ni gracias a Dios quiere) lamentarse en sus últimos momentos en la tierra. Si lo hacen, es a pesar de ellos y cuando lo hacen está totalmente justificado. A mí me sobran un montón de gritos que hacen que no me llegue a convencer la interpretación de los actores pero… eso puede que sea ya un gusto personal. La historia atrapa (que es lo más importante) y el final emociona

Imagen de la película "Al final todos mueren" (2013)

Imagen de la película “Al final todos mueren” (2013)

Conclusión de la película “Al final todos mueren”

“Al final todos mueren” debe luchar para dejarse ver en los cines y lo tiene bastante, bastante crudo. Es muy pero que muy difícil que puedan competir con los otros estrenos de la cartelera. Por mucho que Javier Fesser apadrine el invento… ¿Quién va a dirigirse a ver una obra tan alternativa por doce euros cuando el dios Thor ha venido a fundirlo todo con sus espectaculares efectos especiales? Pues bien, yo. Yo hubiera picado con el título. Habría picado visionando el tráiler y finalmente, me hubiera decepcionado la película. No porque no me guste lo que veo, sino porque pienso que cada director que la realiza, debería tener la oportunidad de contar su historia como Dios manda. Con una duración de una hora y media o dos horas, una producción por todo lo alto, y un montón de profesionales dedicados a sus tareas mientras Javier, Roberto, Pablo y David se dedican única y exclusivamente a decidir lo que quieren ver.

3 Respuestas

    • Eduardo G. López

      Gracias a ti por comentar, por supuesto.

      Personalemente, no me gustan tantos gritos, al igual que pienso que los actores no tienen por qué imitar la naturalidad. Normalmente la iluminación, los planos, los tiempos, y ciento de cosas más en el cine suele falsearse para que quede mejor… Así que no veo por qué los actores no pueden falsear ciertas cosas. Y por supuesto no dudo en que Ismael y Elisa sean buenos actores, faltaría más.

      Responder
      • Galindo

        “pienso que los actores no tienen por qué imitar la naturalidad” se acabó la conversación. Respeto tu opinión, pero si estuviera más en desacuerdo explotaría. No iniciemos un debate, simplemente estoy en las antípodas de esa reflexión.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.