Esta noche a las 22:00H se estrena en Canal+ la serie ‘Luck’ (Suerte), donde la trama se desarrolla sobre todo lo acontecido alrededor de las carreras de caballos. Y cuando digo todo, es todo, desde los criadores, los jinetes, los dueños de los caballos, lo dirigentes del hipódromo, hasta el público y los apostadores profesionales. El resultado a primera vista (y en definitiva) es espectacular.

 

Cartel Luck

Michael Mann, a parte de ser productor de la serie, dirige el primer capítulo de esta serie ‘Luck’, encargándose de la presentación de los personajes e introduciendo en la pequeña pantalla a uno de los más grandes actores de la historia del cine, Dustin Hoffman. Luck comienza con Chester Bernstein, personaje interpretado por Dustin Hoffman, abandonando la prisión. A penas una palabras y unos planos nos presentan a este enigmático personaje. ¿Por qué estaba en la cárcel? ¿Quién es realmente el hombre que le ha ido a buscar y parece su chófer? ¿Qué está pasando? Son preguntas que se contestarán con pequeños indicios de información en el primer episodio de esta magnífica serie.

A partir de aquí se irán presentado uno a uno y de una forma magistral el resto de componentes del reparto. Un reparto lleno de grandes actores como Dennis Farina (Gus Demitriou, ayudante personal de Chester Bernstein) , Richard Kind (Joey Rathburn, representante de jockeys), John Ortiz (Turo Escalante, criador de caballos), Jason Gedrick (Jerry Boyle, apostador profesional) , Tom Paine (Leon Micheaux, Jockey) entre otros, capaces de llevar sobre sus hombros la responsabilidad de hacer creer al público en lo que están viendo sin que en ningún momento éste se plantee la veracidad de la interpretación de este o aquel actor. Y me veo en la obligación de remarcar que todos, TODOS, hacen su trabajo con gran dedicación y acierto, ya que si uno de ellos falla (como suele ocurrir en la nuestra tan apreciada producción de pandereta) la atención del público se desvía haciendo que la historia, e incluso la imagen, pierda atractivo.

Y la imagen de esta serie es algo muy importante. La imagen que combinada con un excelente montaje y la trama de la serie, hace que cada carrera de caballos, que además es el nexo de unión de todos los personajes, sea palpitante y excitante, llegando a mantener en tensión al espectador hasta el mismo desenlace.

Mi recomendación es que quien tenga la oportunidad de verla no se pierda el primer capítulo, ya que en él se exponen las bases de la línea argumental de una posible trama compleja (e interesante) y además se explican y se dan datos relevantes tanto de las apuestas como de las carreras de los caballos, haciendo que los espectadores que desconozcan las normas de los hipódromos puedan disfrutar y engancharse de esta gran serie, o como les gusta decir a algunos, “película en serie”.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.