El ciclo ‘Canal+ Está de Moda’ estrena el documental ‘Diana Vreeland: La mirada educada’. Una mirada que revolucionaría el concepto de “moda” a través de la que sería durante años editora de moda de Harper’s Bazaar  y directora de Vogue.

El documental ‘Diana Vreeland: La mirada educada’ llega a  Canal+

El ciclo ‘Canal+ Está de Moda’ nos acerca una temporada más a la vida de algunos de los nombres fundamentales de la historia reciente de la moda. En el documental ‘Diana Vreeland: La mirada educada’ (The eye has to travel) se nos presenta la historia de una mujer única que sin pretenderlo, inventó el concepto de moda tal y como lo conocemos hoy en día. Ella es Diana Vreeland, editora de moda de Harper’s Bazaar entre 1936 y 1962 y directora de Vogue de 1962 a 1971.

Su llegada al mundo de la moda fue completamente casual e inesperada. Diana Vreeland nunca antes había trabajado y su formación se reducía a la de una “niña bien” educada en colegios para “señoritas”. A pesar de todo, Diana Vreeland removería para siempre los cimientos de la industria editorial de moda siendo una auténtica visionaria en una época en la que ni Internet, ni los bloggers, ni las redes sociales existían. El “estilo” fue su sello, y es que como ella misma decía: “El estilo lo es todo… es una forma de vida. Sin él no eres nada”.

El documental 'Diana Vreeland: La mirada educada' llega a Canal+

El documental ‘Diana Vreeland: La mirada educada’ llega a Canal+

En 1.903 nacía en París en el seno de una familia acomodada Diana Daziel Hoffman. Hija de una solicité americana y de un financiero británico, su infancia estuvo marcada por la distante relación con su madre, quién la consideraba el patito feo de la familia frente a la belleza de su hermana. Fue entonces cuando apareció uno de los rasgos que marcarían para siempre el carácter de Diana, su constante necesidad de superación personal y de diferenciarse del resto, de destacar. Los primeros años de la vida de Diana coincidieron con la Belle Époque, la época en la que el modernismo, los Ballets Rusos y la alta costura corrían por las calles de París. Una mezcla de arte y glamour que siempre estuvo presente en la genialidad de Diana Vreeland.

Con el estallido de la I Guerra Mundial, la familia Daziel Hoffman se traslado a Nueva York. Una ciudad (y sobre todo un barrio, Harlem, según Vreeland) testigo de la adolescencia de Diana Vreeland y un lugar que disfrutó hasta 1.929, cuando tras casarse con Reed Vreeland, el matrimonio fijaría su residencia Londres. Para la Señora Vreeland lo mejor de la capital inglesa era su “cercanía” con París, dónde Diana se hizo asidua de las maisons de Chanel (de quien sería amiga personal toda su vida) y de Balenciaga.

El dolce far niente en que consistía su vida por entonces continuó hasta el año de 1.936. Carmel Snow, editora jefe de Harper’s Bazaar, acudió a un baile más en el neoyorquino hotel St. Regis. Allí, un vestido de encaje blanco de Chanel y la mujer que lo llevaba centraron toda su atención. Era Diana Vreeland. Snow tenía un ojo infalible y lo demostraría una vez más contratando como editora de moda para Harper’s Bazaar a Diana, un puesto que ocupó hasta 1.962.

El primer trabajo de Diana Vreeland en Harper’s Bazaar consistió en una sección titulada Why don’t…? (¿Por qué no…?). Lo exótico y vibrante de su personalidad quedaba reflejado en los consejos que daba a las lectoras a las que recomendaba cosas tales como ¿por qué no llevar guantes violetas con toda tu ropa? o ¿por qué no pintas un mapa del mundo en la habitación de tus hijos para que no crezcan con un punto de vista provinciano? O directamente les invitaba lavarse el pelo con champagne, como según ella decía que lo hacían en Francia.
Pronto llegaría la II Guerra Mundial y las afirmaciones de Diana Vreeland en Why don’t…? se volvieron cuanto menos inapropiadas. Fue en esa época cuando Diana Vreeland empezó a intervenir de forma más directa en la dirección de la revista trabajando de igual a igual con grandes genios, como Richard Avedon, y buscando nuevas caras, como la de Lauren Bacall, a quién descubrió en 1.940.

Tres décadas como editora de moda en Harper’s Bazaar convirtieron sus labios rojos, sus uñas y su eterno cigarrillo en iconos de la sociedad americana de la época, llegando a ser considerada como la “Emperatriz de la moda”. Su popularidad e importancia crecían como la espuma, pero su situación en Harper’s Bazaar empeoraba día a día. No sólo se consideraba mal pagada, sino además poco valorada por Carmel Snow. Hasta que llegó 1.962, el año del cambio. Vogue abriría sus puertas y también sus arcas para ella.

El documental 'Diana Vreeland: La mirada educada' llega a Canal+

El documental ‘Diana Vreeland: La mirada educada’ llega a Canal+

Un año despúes Diana Vreeland fue nombrada editora jefe de la publicación en Vogue. Desde su despacho en Times Square, Diana Vreeland reinventaría el concepto de belleza e incluso de publicidad. Convirtió por primera vez, hasta entonces nadie lo había hecho, a las modelos en personajes famosos y a los personajes famosos en modelos. Cher, Marisa Berenson o Twiggy (a quién también descubrió Vreeland) ocupaban las portadas de la revista. Reportajes en los que los “defectos” de las modelos se convertían en virtudes y llevando a la cover de Vogue a maniquís con looks nada convencionales para entonces, como Penelope Tree, Veruschka o Barbra Streisand. Su importancia llegó a ser tal que Jacqueline Kennedy le pregunto por carta qué debía ponerse en la posible toma de posesión de JFK si ésta era elegido presidente. Convertida en “consejera” de la Señora Kennedy, se puede decir que Diana Vreeland fue la verdadera creadora del “estilo Jackie” que aún hoy perdura.

Elevada al reino de las celebrities, las excentricidades de Diana Vreeland se volvieron casi tan famosas como el esperado número de diciembre de Vogue. Puro arte en papel couché. Era el issue más importante del año, venerado por sus lectores casi como si de un libro sagrado se tratara, y para el que no se escatimaba en gastos. Desde pasar cinco semanas en Japón para realizar un editorial, mandar traer flores de Europa que luego se estropeaban o fotografiar tigres blancos en la India. Así eran las órdenes de Diana Vreeland. Extravagancias que que poco a poco fueron alejando a Diana de los lectores de Vogue y que a la publicación le suponían grandes cantidades de dinero. Quizás estas fueran las causas de su forzosa salida de Vogue en 1.971.

Pero su historia no termina aquí. Su nueva misión sería organizar la muestra anual del Instituto de Costura del Metropolitan Museum. Un lugar aburrido y casi desconocido por los neoyorquinos que Diana Vreeland transformó para hacer de cada muestra (la primera que organizo fue dedicada a Balenciaga) todo un acontecimiento social en Nueva York. También crearía para la posteridad el Met Ball, una gala anual que todavía sigue celebrándose convertida ya en leyenda. En 1.984 (cinco años antes de su muerte) se celebró la última exposición organizada por Vreeland.

El documental 'Diana Vreeland: La mirada educada' llega a Canal+

El documental ‘Diana Vreeland: La mirada educada’ llega a Canal+

El documental ‘Diana Vreeland: La mirada educada’, está basado en las conversaciones grabadas que George Plimpton mantuvo con Diana Vreeland para escribir su única biografía, titulada DV. Además, cuenta con las declaraciones de algunos de sus antiguos colaboradores y amigos. Desde Anjelica Huston, Lauren Hatton, a Manolo Blahnik, Givenchy, Diane von Fürstenberg o la actriz protagonista de Love Story, Ali MacGraw.

La cinta es todo un recorrido por el siglo XX (Diana Vreeland fue testigo de casi todos los cambios culturales y políticos del pasado siglo) y una crónica de la moda de los últimos ochenta años. Fotografías personales, portadas míticas de Harper’s Bazaar y de Vogue, películas caseras y la aparición de sus hijos, completan el retrato de esta mujer que deslumbró al mundo creando un estilo único y original, símbolo de una época.

El documental ‘Diana Vreeland: La mirada educada’ ha sido dirigido por Lisa Immordino Vreeland (la mujer del nieto de Diana) y puede verse desde el 4 de octubre en Canal+ dentro de su ciclo ‘Canal+ está de moda’.

[divider]TRAILER DOCUMENTAL DIANA VREELAND: LA MIRADA EDUCADA

[box_dark]

Otros documentales del ciclo ‘Canal+ está de moda’:

  • Vidal Sasson, a partir del lunes 8 de octubre
  • Vivianne Westwood, en noviembre.
  • Bill Cunningham New York
  • Bert Stern: el primer Mad Men
  • About Face (Supermodelos de entonces y ahora)

[/box_dark]

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.