Segunda jornada de muestra SyFy. Desde Los Interrogantes os ofrecemos una breve reseña de lo más destacado del sábado.

La familia Addams y Complusión

Tras el regalo de poder disfrutar de nuevo en pantalla grande de La Familia Addams, arrancamos el sábado con la española Compulsión. Pequeña película de terror en la que una joven (Marina Esteve) se ve obligada a gestionar el disgusto que supone descubrir que su enigmático novio (Paco Manzanedo) es, en realidad, un psicópata asesino de mujeres. Más allá de la buena interpretación de la actriz Susana Abaitua como Fanny, la prostituta destinada a convertirse en la próxima víctima de nuestro asesino (actualmente con dos películas en cartel: 4 Latas y 70 Binladens), no hay mucho más a destacar de un film cuya trama, algo exigua, transita a través de cauces convencionales. A pesar, incluso, del toque de presciencia que desencadenará el conflicto.

Prospect

A continuación, le llegó el turno a Prospect, un western en toda regla con envoltorio scifi, protagonizado por Pedro Pascal (Narcos, Kingsman – El Círculo Dorado). La película nos cuenta las peripecias de la joven Cee (Sophie Tatcher) quien, sola en una luna de atmósfera tóxica, se verá forzada a entablar una relación de camaradería con su, aparente, enemigo, para lograr sobrevivir.  No es una película que disgustara, ni mucho menos, pero no es menos cierto que tampoco encandiló a nadie; digamos simplemente en que es correcta, sin terminar de despegar del todo y dejando en los espectadores una sensación de oportunidad perdida.

Dragged Across Concrete

Hablemos, entonces, de Dragged Across Concrete. Tras dejarnos sin aliento hace cuatro años con el estreno de Bone Tomahawk, la muestra acoge la tercera película del director y guionista S. Craig Zahler. Mel Gibson y Vince Vaughn (a quien Zahler ya dirigió en su anterior film, Brawl In Cell Block 99, también estrenada en SyFy) conforman la dupla protagonista de este thriller policiaco crudo e inclemente con el espectador. Dos horas y media de duración para un film que funciona con la precisión de un reloj; una maravillosa demostración de ritmo, montaje y planificación de secuencias y que, para muchos de los asistentes (a los que, este que escribe, se suma) ha supuesto la mejor cinta de todo el festival. Una historia más coral de lo que pudiera parecer, con un guion estructurado en capítulos, aunque estos no se muestren explícitamente (ojo al segmento protagonizado por Jennifer Carpenter) y un desenlace brutal y descarnado. Pero, además, una interesantísima reflexión acerca de la sociedad en la que vivimos, una sociedad regida por las leyes del mercado y la imagen pública, hipócrita e irresponsable hasta decir basta.

Mel Gibson in Dragged Across Concrete (2018) SYFY

Assesination Nation y One Cut Of The Dead

Las dos películas que cerraron la jornada del sábado fueron Assesination Nation y la comedia de zombies japonesa One Cut Of The Dead. La primera de ellas, dirigida por Sam Levinson (hijo del conocido director Barry Levinson), es una sátira rabiosa del efecto en las mentes de nuestros jóvenes de hoy del reinado de las redes sociales; una generación que ni siquiera se cuestiona la renuncia a la intimidad en la que nos movemos. Como una especie de Asesinos Natos con envoltorio Spring Breakers, Assesination Nation gozó del favor del público gracias a su grito rabioso de feminismo dispuesto a entrar en combate.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.