El conocido mentalista Pablo Raijenstein y Hendrick’s Gin presentan el Cabaret Du Néant en el céntrico Palacio de la prensa. Cinco artistas, entre los que se encuentran la mujer barbuda y una espadachina contorsionista, conformarán un enigmático espectáculo donde Lo póstumo es de rigor.

El Cabaret Du Néant en el Palacio de La Prensa

Los ilusionistas Antonin Dorville y el también cineasta George Mélies concibieron un cabaret que ofrecía en sus veladas, a través del ilusionismo y una pintoresca decoración fúnebre, un acercamiento a uno de los temores más irremediables de la humanidad, La Muerte. Así el Cabaret Du Néant (El cabaret de la Nada) abrió sus puertas en el conocido barrio de Monmartre de París en 1892. Más de un Siglo después, el reconocido mentalista Pablo Raijenstein cuyo espectáculo Mentalismo en el Cine auspiciado por Hendrick’s Gin es uno de los éxitos revelación de la madrileña Gran Vía, revisita este original espectáculo que se exhibirá a partir del próximo viernes 13 de abril con diez únicas sesiones.

Pablo Raijenstein reúne a Siete misteriosos artistas: Sidonia de Barcsy, Jaime Figueroa, Anibel Vecino, Lula Castellanos, Jana Katana, Diego Muñoz y Rosario Bonet -entre los que se encuentra el mismo Pablo Raijenstein oficiando la ceremonia- bajo la idea de crear un cabaret con textos contemporáneos y místicos que transportarán al público hasta las puertas del más allá. Allí el respetable encontrará una impredecible experiencia alejada del jolgorio tradicional que se le atribuye al clásico cabaret.

En las sombras se encuentra el director y dramaturgo Carlos Be, un experimentador teatral al que le gustan los retos. Algunas de sus obras, como Peceras, han sido un éxito en el Tratro Lara, mientras que Malas hierbas sigue su estela y su programación se extiende hasta el final de junio. Con este Cabaret Du Néant Carlos Be se sumerge en los textos de los célebres magos ceremoniales Aleister Crowley -místico ocultista- y Alan Moore -conocido por su trabajo como guionista en novelas gráficas-, e imprime su subversivo sello en el montaje.

Pablo Raijenstein presenta El Cabaret Du Néant

¿Como surge la idea de resucitar un cabaret de estas características?
Me interesa mucho el mundo del cabaret y vodevil, por que de ahí han salido muchos personajes que admiro de la historia de la magia y sobre todo del mentalismo. El Berlín de los años 20 tiene una figura fascinante en el mentalismo que es Eric Jan Hanussen. Si seguimos buceando en el siglo, llegamos al Cabaret del vacío (Cabaret Du Neant) o el cabaret de la muerte en Montmartre. Espacios temáticos, creados a finales de siglo XIX con un cierto toque macabro, humor peculiar y fantasmagorías.

¿Se había hecho algo parecido antes?
Hace unos años en Barcelona, me invitó Felipe Trigo, el director de Kriminal Kabarett ha realizar una noche como las de Montmartre, fue una experiencia fantástica y siempre pensé en desarrollar un cabaret con una localización estable y con varios artistas, dando un ligero toque actual.

Textos de Alan Moore y Aleister Crowley. ¿Por qué se toman los textos de estas dos personas? ¿Se involucra a la magia en el espectáculo?
Ya había trabajado en 2012 textos de Aleister Crowley, fue con el director teatral Adolfo Simon en La mirada de Aleister Crowley. Un espectáculo que creamos los dos y que el dirigió magistralmente donde repasar mediante experiencias de mentalismo con el publico, la vida de Crowley. Por otro lado Alan Moore como sus seguidores sabrán, ha escrito mucho sobre la magia y Crowley. Moore es un artista que le ha dado un nuevo un pulso a la magia que a mi me gusta.

Pablo Raijenstein es el maestro de ceremonias de “El Cabaret Du Neant”

Eso nos lleva a preguntarte ¿Que tipo de mago eres?
Yo me forme en el ilusionismo y el arte dramático, pase al mentalismo cuando cayo en mis manos la biografía de Hanussen hace 13 años. Desde entonces me he formado en diversas técnicas como la hipnosis, la psicografología pero también  en el mundo de lo subliminal. Me interesa una magia teatral, una magia ceremonial, que es algo que no se realiza actualmente como espectáculo y si se hacia antes. Me interesa “la magia como sinónimo de arte”, pero desde una perspectiva más ritual. El artista Aitor Saraiba dijo que se hizo” artista por que mago estaba mal visto en la sociedad” yo diría que me hice mago por que el “artista” esta demasiado bien visto por la sociedad, o sobrevalorado. Aunque si no soy cínico, también diría que se puede hacer arte de la magia y magia del arte.

¿Te sientes con mucha responsabilidad a la hora de presentar un nuevo proyecto?
Siempre es una gran responsabilidad comunicar algo de forma publica, en mi caso con el mentalismo ser consciente que cada experiencia que propongo debe ser una autentica vivencia especial para quien la recibe.

¿Qué aportas tú a la marca y que te aportan ellos a ti?
La marca me aporta una libertad creativa dentro de un universo con sus códigos, del cual disfruto. Lo que yo aporto a la marca es hacer mas tangibles los valores de esta. La clave es entender perfectamente sus valores, y que la marca te entienda a ti. Llevar a cabo un buen matrimonio es muy importante.  Las características inusuales de Hendrick’s Gin, su estética y alambiques victorianos, tienen todo el sentido en mi universo artístico y estético. Así que hay una gran libertad.

Carlos Be dirige El Cabaret Du Néant

¿Cómo se forma un reparto para un cabaret de estas características?
El Cabaret du Néant es la coyuntura ideal para reunir a todos esos talentos que Pablo ha conocido durante muchos años en la escena y que ahora ha decidido juntar para ofrecer esta propuesta, a mi parecer, única en la cartelera madrileña. Yo no conocía a los otros artistas, solo a Pablo, y enseguida se han ganado mi respeto y admiración como me pasó con él en su día.

El público, cuando hablas de cabaret, lo tiene asociado al del musical de “Cabaret” de los años 20, o al de la película protagonizada por Liza Minelli Berlinés de los 30. Pero este tipo de cabaret es algo diferente. ¿En qué consiste?
Recuperamos lo más sórdido de aquellos escenarios clandestinos, lo canalla y el desafío, las miradas enfiladas hacia el horizonte y los sueños, y esto lo digo porque vamos a hacer soñar al público y también que descubran nuevas dimensiones dentro de lo posible.

Jana Katana en el Cabaret Du Neant

Cada personaje tiene sus propias habilidades. Un contorsionista espadachín, la mujer barbuda… ¿De dónde vienen estos actores y actrices, y qué es lo que aporta cada uno a la obra?
Nos podríamos extender largo y tendido pero, para resumirlo… ¡hay que venir al cabaret! Allí lo desvelamos todo o casi todo. Eso sí, algo puedo avanzar: todo empezó en Besarabia, un territorio ignoto de la Europa oriental…

¿Es difícil llevar a los escenarios un espectáculo tan atípico? ¿Cuáles son los retos que plantea?
Para nada es difícil, pero tienen que atraerte los retos, por supuesto. Lo sencillo ya lo hacen otros que además son mayoría, por desgracia. Eso sí, como dramaturgo, tengo la sensación de haberme dejado muchísimo en el tintero y es que cada uno de los artistas se merece, como mínimo, un spin-off o dos del Cabaret du Néant. Son personajes tan sugerentes e intrigantes que dan muchas ganas de seguir conociéndoles entre bambalinas, perseguirles hasta sus casas, indagar en sus secretos. Como director, tengo que confesar que el mayor de los alicientes ha sido empezar a componer escenas corales donde, de repente, se junten Sidonie de Barcsy o Jana Katana con Pablo, o cuando la Mujer Escarlata se enfrenta a Jaime Figueroa, cuando el cartomago Diego baja vestido de esqueleto entre el público con alguna que otra sorpresa entre sus huesos… Con ellos, lo que es difícil es encontrar límites a lo posible.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.