Entrevistamos a la actriz Ana Rujas por el estreno de la película “Diana” (2018), del director Alejo Moreno, donde protagoniza a una escort de lujo.  Una película donde se nos intenta mostrar la otra cara de la prostitución, como una opción de trabajo más no impuesta sino elegida.

Película Diana: Entrevista a Ana Rujas

¿Qué te atrajo de este proyecto?

Pues que era un guion muy completo y complejo al mismo tiempo; el tema que trata también; mi personaje; que lo dirigía Alejo Moreno… fueron muchas cosas las que me llevaron a decir que sí.

Tengo entendido que te reuniste con escorts de lujo para preparar el papel.

Quería estar en contacto con ellas y charlar, conocer su día a día y su realidad. Quería acercarme a su  mundo, del que todos hablamos y opinamos pero que desconocemos muchísimo. Varias de ellas se leyeron el guion y me comentaron que era muy real todo lo que sucedía y la manera en que lo afrontaba, sobre todo la cuestión de las citas. Una de las chicas ya ha visto la película y escribió a Alejo para decirle que estaba muy contenta con el resultado final.

La gente joven entiende mejor esta película ya que retrata su realidad, la realidad de la llamada Generación Z.

Ana Rujas y Jorge Roldan en la película "Diana"

Ana Rujas y Jorge Roldan en la película “Diana”

La película se estrenó en la pasada edición del Festival de Málaga ¿cómo la acogió el público?

Llenamos todos los pases, sobre todo con mucha gente joven. Creo que ese es precisamente su público objetivo, la gente joven entiende mejor esta película ya que retrata su realidad; la realidad de la llamada Generación Z. Tiene menos prejuicios y menos barreras morales, y mi personaje pertenece a esa generación.

¿Cómo fue el casting para interpretar el papel de Sofía?

Fue un casting bastante diferente. Me enviaron de primeras casi medio guion, pero además pase casi lo que podríamos denominar una entrevista mientras haciamos el casting. La película arranca así, con mi personaje en una entrevista explicando su profesión a un programa de investigación de la televisión, así que el casting fueron casi dos horas afrontando las preguntas de esa entrevista.

Los diálogos en la película son muy importantes, tienen mucha intención y en ellos sus personajes se plantean cuestiones muy íntimas y relevantes. ¿Cómo preparásteis esa fluidez y energía que desprenden los diálogos?

Fue mucho tiempo de prepararlos. Desde que me cogieron para la película hasta que empezamos a rodar pasó un año, pero nunca perdí el contacto con Alejo. Y en ese año trabajamos mucho juntos.  Sin embargo con Jorge Roldán, mi compañero de reparto, no trabajé nunca antes del rodaje ya que Alejo no quiso que nos conociéramos antes de llegar al set. Quería jugar con ese factor sorpresa, que no existiera complicidad entre nosotros, y darle ese toque de frialdad a la situación, ya que en realidad cuando una escort recibe a un cliente por primera vez no se conocen de nada.

No podía enfrentar el hecho de ser una escort obviando las escenas de sexo.

Jorge Roldan es un exitoso hombre de negocios

Jorge Roldan es un exitoso hombre de negocios

¿Cómo has enfrentado el rodaje de las escenas de sexo de la película?

Con mucha naturalidad ya que esa era la realidad de mi personaje. No podía enfrentar el hecho de ser una escort obviando las escenas de sexo, o preocupándome por estar en ropa interior o que se me viera un pezón en alguna escena. Era en lo que menos pensaba durante el rodaje. Si hubiera tenido esa conflicto directamente tendría que haber renunciado al personaje.

El título de la cinta es curioso porque pese a que se denomina “Diana” la protagonista de la cinta es Sofía. ¿Qué significa Diana para tu personaje? 

Diana es el símbolo de la mujer, de la lucha, del poder, del gozo. Diana la diosa cazadora, el empoderamiento femenino. Y la película es el reflejo del camino hacia alcanzar ese empoderamiento.

Alejo Moreno, el director, ha dicho de la película que para él es la “expresión artística de un estado de ánimo” ¿qué significa para ti?

Pienso igual que Alejo. Hemos estado cargados de referencias artísticas todo el rato, desde que me involucré en el proyecto. El director y yo teníamos mucho contacto el año antes de llegar al rodaje, y en ese tiempo me mandaba películas, cuadros, libros, música clásica… películas por ejemplo de Virginie Despentes.

De todas maneras es que el arte de la película dice mucho de ella, está muy presente y ocupa un lugar muy importante. 

No tuvimos un director de arte como tal, era un artista, más concretamente un escultor. Su nombre es Armando Seijo y su forma de trabajar era muy distinta a la que había visto antes. Todo eso hizo muy especial el set de Diana.

Es una película que te puede gustar o no pero que no te deja indiferente. Como espectadora a mí me interesaría ir a ver una película así.

Ana Rujas en una escena de la película Diana 2018

Ana Rujas en una escena de la película Diana 2018

Cada vez cuesta más dar forma a determinados proyectos cinematográficos ¿alguna vez has temido que “Diana” no llegara a los cines?

Eso nunca la verdad. Tenía una corazonada muy buena con este proyecto y con Alejo. Sabía que era una propuesta muy arriesgada a nivel personal por todo lo que conlleva, por el guion, porque no sabía cómo serían las escenas de sexo… Desde el momento del casting lo vi claro que lo tenía que hacer. Es una película que te puede gustar o no pero que no te deja indiferente; como espectadora a mí me interesaría ir a ver una película así.

Una película que toca muchos géneros ¿no? Tenemos terror, thriller, suspense, amor… ¿para ti como actriz también habrá tenido que ser un gran experiencia a nivel interpretativo?

Eso es algo que me ha gustado mucho de mi personaje, no veo que haya hecho un trabajo en el que se me pueda encasillar. No he hecho un personaje cliché, donde se puede ver un cambio muy grande en mi personaje de una escena a otra.

Hay varias canciones en la película de la cantante Bad Gyal ¿cómo conecta su música con tu personaje?

Lo hace como te comentaba antes, es algo que conecta directamente con esa Generación Z. La cantante de trap Bad Gyal refleja muy bien la filosofía de esa generación; salgo con veinte años en mis videoclips fumándome un porro y me la pela. Es una generación que no piensa tanto, no tienen tantos prejuicios. Las mujeres de esa generación están muchísimo más liberada, tienen otra fuerza.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.