The Assassin (La asesina), es una impecable opción para abandonarse en la misteriosa china del siglo IX y descubrir un nuevo tiempo de expresión en el que el ritmo tiene un sentido diferente.

Sinopsis de The Assassin (La asesina)

En el siglo IX, China está inmersa en un gran imperio. Todas las provincias rinden pleitesía al emperador salvo una, Weibo. Dicha región ganó la autonomía en el pasado reciente logrando el privilegio de tener por derecho cierta independencia y distancia de la influencia imperialista. Weibo trata de mantener este equilibrio por medio de la política pero el imperio mira con recelo la capacidad bélica de su cada vez mejor afianzado ejército.

Shu Qi es Nie Yinniang

Shu Qi es Nie Yinniang, la asesina

Pertenecientes a esta región son Nie Yinniang (Shu Qi) y su primo Tian Ji’an (Chang Chen), antaño comprometidos en matrimonio. Nie Yinniang fue llevada cuando era niña por una monja (She Fang-Yi) que la instruyó para convertirla en una infalible asesina cuyas víctimas son los gobernadores despiadados y corruptos. Mientras que Tian Ji’an se ha convertido en el gobernador de Weibo.

Tras el fracaso en una de las misiones de la asesina, la monja encomendará la misión de asesinato de su primo. Nie Yinniang se verá obligada a enfrentarse a un pasado al que ya no pertenece y debartirse entre la devoción a la sagrada orden de los asesinos a la que pertenece, o el asesinato del hombre a quien amó la mayor parte de su vida.

Crítica de The Assassin (La asesina)

Poco que argumentar de esta gran película aparentemente sencilla, contenida. Lo que se ve es lo que hay (afirmación obvia que oculta una un trasfondo puro y naturalista tan cuidado que parece casual, fruto de la suerte). Fuera florituras harto complicadas e innecesarios engranajes de guión. The Assassin fluye rítmicamente respetando los tiempos impuestos por necesidad. Nada se precipita, nada se dilata. Todo tiene la justa medida de una fantástica vida de genero wuxia (guerreros épicos, magia, nobleza, amor y artes marciales) en la realidad del Siglo IX que pretende el director Hou Hsiao-Hsien, quien brillantemente decide lo que se muestra al espectador.

Chang Chen es el gobernador de Weibo Tian Ji'an

Chang Chen es el gobernador de Weibo Tian Ji’an

La película es un trabajo de obstinada determinación y absoluta libertad creativa a la hora de revisar un genero que traspasó fronteras orientales gracias a la vistosidad de películas como Tigre y Dragón (Ang Lee) en 2000. o La casa de las dagas voladoras (Yimou Zhang) en 2004, por citar las más taquilleras. Pero en realidad The Assassin poco tiene que ver con la forzada vistosidad de este tipo de películas de recauchutada belleza. La obra de Hou Hsiao-Hsien está creada sin filtros, sin artificios, excluyendo todo aquello que pueda llevar la atención del espectador hacia los recursos técnicos empleados, dejando espacio al contenido de la imagen, a la naturaleza del sonido. La mínima e imprescindible influencia es imbuida en la cinta para representar aquellas escenas que por necesidad necesitan de algún ligero toque especial. Tal es la artesanía de aquellos retoques que recuerdan los magos ilusionistas que con sutileza engañan al sentido sin echar mano de complicados artificios como cree el espectador. Hasta el mismo formato de pantalla 1,37:1 (el de los antiguos televisores o el de los primeros metrajes), apuntan hacia sencillez y el recogimiento, mientras que la imagen y el color están más cerca de la realidad que de los forzados filtros embellecedores a lo “instagram” que gustan emplear los cineastas para dar el tono a la película.

The Assassin (La asesina)

The Assassin (La asesina)

La contenida expresividad de los protagonistas y la medida acción de sus actos conseguirá hipnotizar los sentidos de los espectadores. Hasta el más pequeño de los detalles -los rituales del servicio, la forma de jugar del gobernador con el hijo…- deja una preciosa información del contexto temporal. Hablan más los secundarios, como los políticos consejeros de formas teatrales y casi engoladas voces, que los protagonistas, que apenas necesitan de unas palabras para transmitir e influir en la trama. No hay nada explícito, hasta las escenas de acción son tomadas desde cualquier punto de vista sin que se tenga que estar en mitad de una y seguirá aportando intensidad al momento.

El peso de los actores es remarcable, así como la composición de cada uno de sus personajes. Qi Shu aporta una seria entereza a su asesina Nie Yinniang siendo temible con cada firme paso que realiza. El director ha quitado de los enfrentamientos todo aquello que se espera ver. No hay gritos, no hay muestras de debilidad, no hay nada que pueda revelar al adversario el estado de ánimo de su personaje. Y esto, una vez más, contribuye a la naturalidad del total.

Escena de la película The Assassin

Escena de la película The Assassin

No obstante, The Assassin puede resultar un tanto confusa para aquellos que se pierdan (con todo su derecho) en la belleza de su representación. A penas unas líneas situarán la acción en la desconocida historia china del siglo IX (con sus mitos y leyendas) para inmediatamente después lanzarnos a descubrir a la asesina en mitad de uno de sus encargos. De ahí al final, y por exigencias del nada explicativo guión (gracias a aquellos creadores que todavía apuestan por pintar su obra desentendiéndose de su aceptación), el espectador es quien deberá estar atento del atípico entramado amoroso y la extraordinaria trama política en el que se enmarca la historia.

The Assassin, la asesina. Que nadie espere ver interminables escenas de acción, lucha sin igual, piruetas, acrobacias, efectos especiales, manchurrones de sangre, adrenalina fílmica. El que pretenda todo esto apelando a los exponenciales arquetipos emocionales tipo ira, venganza, o mala leche infinita que hace henchir el pecho del espectador a cada golpe de espada, con cada chorretón de sangre, con cada muerte esbírrica de un anónimo “extra de acción” o pusilánime especialista, que no se acerque la sala, que no mire el cartel. Que sus ojos sedientos de sangre no mancillen este título. Que no se les pase siquiera por la cabeza la posibilidad de escribir una opinión basada en su limitada mira, en su falso derecho de expresión. No, tíos, no. No quiero escuchar las palabras “lenta”, “aburrida” o cualquier expresión derivada de la futilidad cívica de los tiempos que corren. The Assassin no es para algunos del mismo modo que Mad Max pueda quizá no serlo para otros. Hay que saber apreciar la diferencia para escuchar su lenguaje, su tiempo, su fotografía, el viaje espacio temporal, la sutileza de la magia, la emoción, la refinada interpretación y el fantástico gusto de su director del por la excelencia de la toma, además de los incontables detalles que conforman cada escena de la obra.

El que no tenga reparos, vivirá una fantástica experiencia difícil de encontrar en la vorágine fílmica de lucrativos estrenos. Merece la pena redescubrir que el cine puede llevar transportar al espectador usando la honestidad, la sencillez y la inteligencia de ambas partes.

Trailer de The Assassin (La asesina)

Crítica de la película The Assassin (La asesina): La honestidad del cine
DIRECCIÓN10
GUION7.5
INTERPRETACION10
FOTOGRAFIA10
LO BUENO
  • Ajena a los cánones, la película tiene su propio ritmo y compromiso con el espectador
  • Las escenas de lucha, que parecen no lucir, son brillantes
  • The Assassin consigue ofrecer una experiencia sensorial rara vez posible en el mundo cinematográfico acutal
LO MALO
  • El desconocimiento de la cultura oriental su historia puede complicar el seguimiento de la trama
  • Que como en todas las profesiones, cualquiera pueda entrar en un cualquier sitio y declararse digno de ejercer sentencia.
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
7.8

4 Respuestas

  1. @galanvazquez

    Simplemente me he dejado llevar siguiendo la recomendación de un buen amigo, esta cinta es como un pequeño sorbo de solera añejo de Málaga o un Palo Cortado de Jerez. Se tiene que dejar fluir lentamente para el paladar de los sentidos. Reconozco que no es apta para un público de Cola y palomitas pero es cierto que no todo el mundo entiende la obra de Pablo Picasso. Los veinte euros mejor gastados en una autentica joya 19,99€ The assassin (Blu-Ray)

    Responder
  2. Fati

    No niego la buena estética que tienen sus escenas, su vestuario, el reflejo de la cultura, las peleas sin rayar en lo absurdo.Sin embargo fue difícil para mí entender la trama (tuve que leer esta crítica para comprender y hacer más llevadera la película). Hubo escenas que a mi parecer parecían estar de más (como la toma a unas chivas casi al final). Fue confusa y tediosa, no es para cualquiera. Ni modo soy una inculta.

    Responder
  3. Juan Carlos Alquézar Alquézar

    He visto 42 minutos de esta película. Insufrible. Una lata. Un tostón. Una idiotez. Una pérdida de tiempo. Me ofende que semejante engendro, un vacuo envoltorio reluciente haya podido tener algún reconocimiento. Esto ni es arte, ni es cine, ni es entretenimiento. The Assassin es un puro ejercicio de estética tramposa, autocomplaciente y repelente. No cuenta casi nada y lo hace con una torpeza hiriente y tortuosa. Las interpretaciones no es que sean pobres, es que los actores parecen maniquíes o autómatas. Para terminar diré que sólo se me ocurre algo peor que esta película: la crítica que le has dedicado.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.