Serie Las Luminarias de HBO: Crítica

Lo oculto de Nueva Zelanda

La serie Las Luminarias es una nueva demostración de cómo la televisión pública, en este caso la BBC, puede lograr crear productos que, cuanto menos, ofrecen un nivel decente y que puede competir contra cualquiera otra ficción de alguna de los mastodontes actuales, llámase Netflix o HBO. Hoy os traemos nuestra crítica de la serie Las Luminarias, ya disponible en el catálogo de HBO.

Sinopsis

En la segunda mitad del siglo XIX, Anna Wetherell (Eve Hewson) y Emery Staines (Eva Green) se conocen en plena travesía hacia Nueva Zelanda, dándose la casualidad de que nacieron justo el mismo día. A partir de esta coincidencia, ambas buscarán reencontrarse.

Escena de la serie Las Luminarias de HBO
Escena de la serie Las Luminarias de HBO

Crítica de la serie Las Luminarias (HBO)

Como bien se comenta en la introducción a esta crítica de la serie Las Luminarias (cuyo título original es The Luminarias), es una producción de la BBC y que, para su distribución internacional ha contado con el apoyo de HBO. Sin embargo, me gustaría incidir aquí en el buen hacer de la cadena pública británica a la hora de producir series de TV que, cualitativamente, son buenas. Y ya van unas cuantas, y Las Luminarias se encuentra entre ellas. No es una propuesta que vaya a marcar un nuevo hito, pero sí es una serie ideal para pasar un buen rato.

¿Qué encontraremos en la serie?

Si algo destacan las series de la BBC es por su cuidadísimo diseño de producción. En la serie Las Luminarias de HBO, el espectador se encuentra ante una recreación de la Nueva Zelanda colonial bastante cuidada. Además, y esto me ha parecido interesante e inteligente, el que aparezcan personajes de distintas etnias pone de manifiesto el multiculturalismo, aunque no exento de racismo, del Imperio Británico colonial.

Eva Green
Eva Green

La adaptación de la novela de Eleanor Catton

Sin embrago, la dirección de Claire McCarthy no alcanza ese nivel de excelencia del diseño de producción. Si bien es cierto que, en determinadas escenas, se pone de manifiesto que el talento lo hay (véase la escena en la cual se describe como Anna es analfabeta, justo en los primeros 15 minutos de la serie, sin diálogo alguno); en muchos tramos de la serie, la acción se ralentiza demasiado y por momentos Las Luminarias es tediosa y aburrida. Da la sensación de que no se ha sabido manifestar aquello que describe el libro del que parte la serie, la novela de Eleanor Catton. Lo cual es lógico y entendámonos: ¿cuántas adaptaciones cinematográficas  han alcanzado un resultado acorde a la obra literaria de la que partían? Personalmente creo que muy pocas, y no ha de verse como algo negativo. Son medios artísticos diferentes. Pero, en algunos casos, complementarios. Baste como muy buen ejemplo de esta cuestión en torno a las adaptaciones cinematográficas, la película de Jean-Luc Godard, ‘El desprecio’. Creo que esa película aborda, de forma muy inteligente, esta cuestión.

Eva Green
Eva Green

Eva Green, la gran protagonista

Retomando la crítica de la serie Las Luminarias de HBO, he de destacar la maravillosa interpretación (otra más) de Eva Green. Una actriz tan poliédrica que sabe transmitir aquello que el personaje exige en la trama. En este caso, Green ha de interpretar a un personaje muy completo, quizás el de mayor profundidad en toda la serie, con más sombras que luces. Con una sola mirada, la actriz de origen francés logra generar la duda necesaria tanto en Anne, como en el espectador.

El resto del reparto de la serie

Por otro lado, tanto Eve Hewson como Himesh Patel están un par de escalones por debajo de Green. Pese a ser los dos protagonistas de la serie y con quien el espectador ha de empatizar, porque esa es la intención de la puesta en escena: la cámara, en cuanto busca filmar planos desde el punto de vista de “alguien”, ese “alguien” es Patel y Hewson. Sin embargo, sus interpretaciones, al menos en mi caso, me han dejado de frío. Siento mayor interés por Eva Green o por el personaje secundario de Ewen Leslie, un auténtico descubrimiento para mi cinefilia. Obviamente, este hecho está ligado y es causa de esa sensación de tedio que se comentó anteriormente.

Una trama fragmentada

Por último, otro aspecto que no convence es esa necesidad de fragmentar la trama bajo el único y aparente objetivo de crear cliffhangers que ayuden a mantener la atención y el interés del espectador. Es cierto que en determinados momentos puede llegar a ser lógico su uso y su necesidad en términos narrativos. Sin embargo, cuando sólo se emplean por cuestiones de atracción y sin ninguna pretensión de que tenga incidencia en la trama, creo que es un mero engaño, tanto para el espectador como para quien realiza la película/serie correspondiente. Además, a veces, da la sensación de que esa ruptura temporal se emplea para cambiar de un tema a otro, sin transición alguna, como partes disociadas la una de la otra.

Escena de la serie Las Luminarias de HBO
Escena de la serie Las Luminarias de HBO

Opinión final de la serie Las Luminarias (HBO)

Por lo tanto, reitero que Las Luminarias es una serie que está bien para pasar el rato. Si ese es el objetivo de aquel que quiera enfrentarse a esta serie, perfecto. Ahora bien, si ese potencial espectador busca algo más, The Luminarias se queda algo corta. Corta. Apenas son seis capítulos. Pero entretenida por momentos. Astrología y misticismo, fiebre del oro, colonialismo, traición y amor, etc. Todo ello tiene cabida en esta serie; pero hubiera estado mejor si esos temas fluyesen entre sí de forma menos brusca y forzada.

Trailer

RESEÑA FINAL
No está a la altura como adaptación de la novela de la que parte, pero como entretenimiento es más que recomendable. Destacan las interpretaciones de Eva Green y Ewen Leslie.
DIRECCIÓN
4
GUIÓN
4
INTERPRETACIÓN
7
LO BUENO
Las interpretaciones de Eva Green y Ewen Leslie.
El diseño de producción.
LO MALO
Ciertas trampas para mantener la atención del espectador.
La interpretación de Patel y Hewson.
5
Más artículos
Crítica de la película Quisiera que alguien me esperara en algún lugar
Película Quisiera que alguien me esperara en algún lugar: Crítica