Crítica de Tiburón blanco (2021): Película de terror acuático

Una más de escualos sedientos de carne humana

Crítica de Tiburón blanco, la película de terror marino se estrena en cines el 7 de mayo de 2021. Llega a las pantallas de cine de toda España la enésima propuesta de terror con escualos sedientos de carne humana. En esta ocasión, el enclave elegido es un paradisíaco arrecife australiano, donde los protagonistas tendrán que hacer frente a la amenaza inesperada de dos tiburones blancos. 

Sinopsis

Una pareja es atacada por un tiburón en una de las playas de la Gran Barrera de Coral australiana. Sus cuerpos sin vida serán encontrados por un grupo de cinco personas que planean pasar unos días visitando la zona. Pronto se verán varados en alta mar tras el ataque de un tiburón blanco al hidroavión pilotado por Charlie (Aaron Jakubenko). Comienza la lucha por la supervivencia.

Escena de la película Tiburón blanco (2021)
Escena de la película Tiburón blanco (2021)

Crítica de la película Tiburón blanco (2021)

Desde la fundacional ‘Tiburón‘ (Steven Spielberg, 1975) han sido tantas las producciones que han echado mano de los depredadores acuáticos para ofrecer un festín de sangre y acción que llegados a este punto cabe preguntarse si realmente es posible ofrecer un producto que sorprenda al espectador.

Tenemos decenas de propuestas “serias” en los últimos años, que entretienen moderadamente a quien busca terror sencillo y efectivo. Ahí están ‘Infierno azul‘ (Jaume Collet-Serra, 2016), ‘A 47 metros‘ (Johannes Roberts, 2017) o ‘El arrecife‘ (Andrew Traucki, 2010). Por su parte, el cine de serie B y serie Z ha rizado el rizo ofreciéndonos tiburones de todo tipo: voladores, zombis, nazis u octópodos; todo vale en este subgénero tan peculiar.

Una propuesta convencional

La película Tiburón blanco opta por la sencillez de convertirse en una película de supervivencia, sin piruetas ni grandes artificios. El debutante director Martin Wilson maneja la cámara de manera efectiva pero muy plana, ofreciendo muy poca personalidad a una historia mil veces planteada que necesita mucha más garra estilística para hacer vibrar al espectador. Solo algunas panorámicas de los maravillosos parajes naturales y ciertos encuadres submarinos consiguen sobresalir de la medianía atonal y visual del conjunto. Un bagaje muy escaso, y que, sin embargo, consigue ser de lo poco salvable de la función.

Un guion que hace aguas

No hay que pedirle peras al olmo, y de una película de tiburones hambrientos no cabe esperar un guion complejo y sesudo. Pero sí que es exigible un mínimo de interés en los arcos dramáticos o una construcción de personajes consistente.

En la película Tiburón blanco la simpleza argumental se apodera del film casi desde el principio, con una escena introductoria arquetípica rodada y escrita sin imaginación alguna, que hace presagiar que la película no va a ofrecer ni un buen festival de sangre, pues las muertes son escasas en cantidad y calidad, ni unos diálogos chispeantes o, tan siquiera, mínimamente interesantes.

El tiburón atacando al bañista
El tiburón atacando al bañista

Unos personajes carentes de interés

Los personajes de la película Tiburón blanco carecen de profundidad alguna, y se muestran como estereotipos mil veces vistos, aunque pretenden aparentar cierto realismo que, en vez de aportar la naturalidad pretendida, los hace si cabe más aburridos. Tenemos a la pareja de guapos, al bruto de buen corazón, al antipático y a la chica coraje; y, por supuesto, hay que presentar un grupo racialmente heterogéneo y al gusto de todos. El interés por ellos es nulo, y desgraciadamente el divertimento que debiera suponer verlos caer en las mandíbulas de los tiburones antagonistas es muy escaso, porque las muertes son vulgarmente planas y el escaso presupuesto para efectos especiales no da para más.

Opinión final de la película Tiburón blanco (2021)

La película Tiburón Blanco es un producto de suspense muy desdibujado, sin chispa ni aliciente alguno que consiga que el espectador empatice con la historia o los personajes. Además, en su faceta de terror no provoca ningún tipo de emoción, pues no hay absolutamente ninguna set-piece digna de mención. Es una película totalmente descafeinada, donde absolutamente nada está a la altura; aunque quizá aquellos fanáticos de este tipo de subgénero que quieran desconectar durante 90 minutos puedan perdonarle sus abundantes y graves defectos.

Ficha Técnica y Fecha de Estreno

Título original: Great White
Género: Terror, Tiburones
Sitio Oficial: Película Tiburón blanco
País: Australia
Idioma: Inglés
Fecha de estreno en España: 7 de mayo de 2021 en cines
Productora: ProdigyMovies, Cornerstone Pictures, Thrills & Spills, Filmology, Truth or Dare
Distribuidora: A Contracorriente Films
Duración: 91 min.
Año: 2021
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años

Ficha Artística

Dirección: Martin Wilson
Guion: Michael Boughen
Música: Tim Count
Fotografía: Tony O’Loughlan
Reparto: Katrina Bowden, Aaron Jakubenko, Tim Kano, Kimie Tsukakoshi, Te Kohe Tuhaka, Tatjana Alexis, Jason Wilder, Patrick Atchison

Cartel

Cartel de la película Tiburón blanco (2021)
Cartel de la película Tiburón blanco (2021)

Trailer

RESEÑA FINAL
La película Tiburón blanco resulta una olvidable y muy deficiente propuesta de película con tiburones asesinos, que no consigue crear tensión debido a un guion endeble y una puesta en escena sin personalidad.
DIRECCIÓN
4
GUIÓN
2
INTERPRETACIÓN
3
LO BUENO
Los parajes naturales que ofrece la película.
Las pretensiones de la película están claras desde el principio.
LO MALO
El guion no parece escrito por un profesional.
El suspense brilla por su ausencia.
3
Nota
Más artículos
Crítica de la película Explota Explota
Crítica de Explota Explota: Película musical de Raffaella Carrà