Sebastian Koch en "la sombra del pasado"

Crítica: La sombra del pasado 2019

El director de “La vida de los otros” vuelve al drama histórico para mostrarnos con maestría la vida de un pintor en constante relación con su contexto histórico.

Sinopsis

El vocacional pintor Kurt Barnert presencia desde su niñez los diferentes acontecimientos históricos ocurridos en Alemania, desde el surgimiento del nazismo hasta el muro de Berlín, mientras busca su propio camino en el mundo del arte a la par que trata de salir adelante junto a su pareja con el rechazo del padre de ésta.

El actor Cai Cohrs como Kurt Barnert de niño, junto a su tía Elisabeth (Saskia Rosendahl).
El actor Cai Cohrs como Kurt Barnert de niño, junto a su tía Elisabeth (Saskia Rosendahl).

Crítica: La sombra del pasado

Leyendo la sinopsis, podríamos pensar que estamos ante otro drama histórico convencional. Pero nada más lejos de la realidad, La sombra del pasado (Werk Ohne Autor en su título original que significa literalmente “Obra sin autor”) es una película completísima que ahonda con un equilibro magistral la vida de un artista, como sus experiencias,  fruto del contexto histórico en el que se va encontrando, le influyen y limitan y la búsqueda de su razón de ser en las diferentes etapas de su vida. Las 3 horas y 8 minutos de duración del nuevo filme de von Donnersmarck se pasan volando, ya que la narrativa del filme está tan bien realizada que te sumerges en su trama y solo quieres que siga adelante para continuar disfrutando del metraje, que cuenta también con una bellísima cinematografía y una potente banda sonora. Algunas críticas negativas refieren que la película deambula sin rumbo entre el contexto histórico, el romance de los protagonistas o la búsqueda de la perfección y podría parecer que no tiene claro qué rumbo tomar, pero para quien esto escribe, ahí reside la genialidad de este largometraje. Toca con elegancia y profundidad los diferentes aspectos que se tratan, ya sea el auge del nazismo, la férrea convicción de los ideales (bien sean arios o soviéticos), la necesidad de sobrevivir o la lucha por los sueños, todo ello completando siempre una historia lineal que, aunque pueda parecer predecible, responde a la perfección a su planteamiento. Al igual que en “La vida de los otros” von Donnersmarck aprovecha para recordarnos como fue la vida en la Alemania del siglo XX, lo que suponía vivir bajo un yugo ideológico y darnos de bruces con la historia desde la perspectiva de personajes muy distintos que se desarrollaron como mejor creyeron dentro de ese contexto.

Tom Schilling como el pintor Kurt Barnert (Crítica “La sombra del pasado).

El reparto

Tras probar la producción internacional con “The tourist” (la cual fue protagonizada por Johnny Depp y Angelina Jolie) von Donnersmarck vuelve a la producción nacional alemana y por ende su reparto es completamente germano. Por un lado, tenemos a su protagonista interpretado por Tom Schilling quien cumple muy bien el papel de artista cometido y concienzudo, las dos mujeres que más le influyen en su vida, su tía y su pareja (interpretadas por Paula Beer y Saskia Rosenthal respectivamente) brillan por traer paz y cordura a un mundo que se vuelve cada vez más loco, Sebastian Koch como un implacable doctor fiel a sus creencias es totalmente convincente y como pincelada final, el excéntrico profesor de arte interpretado por Oliver Masucci (a quien hemos podido ver en la serie Dark y como Hitler en “Ha vuelto”) que en pocas escenas demuestra que no existen papeles pequeños sino actores pequeños.

Oliver Masucci en su primera escena de la película

Guion

El guion del mismo Florian Henckel von Donnersmarck es claro y certero. Pese a las 3 horas de duración, no hay ningún momento que se perciba extendido ni tampoco hay escenas de relleno. Cada palabra, cada gesto y cada acción están medidas al milímetro y los personajes están tan bien construidos que con su presentación ya no necesitan de más escenas para seguir conociéndolos.

Opinión final: Película La sombra del pasado

“La sombra del pasado” es una lección de buen cine por los cuatro costados. Y aunque podría extenderme explicando las diferentes razones de ello, me remito a algo ya comentado. Su larga duración de 3 horas no se percibe como tal. Y eso solo puede ser fruto de una narrativa que roza la perfección, haciéndote partícipe de la historia que estás viendo, independientemente de que la historia en sí te guste más o menos. Y no hay mejor cualidad para una película que esa. Disfrútenla.

DIRECCIÓN7
GUIÓN9
INTERPRETACIÓN8
LO BUENO
Lo bien narrada que está, consiguiendo que se pierda la sensación del tiempo.
Transmite varios mensajes conforme avanza la historia.
LO MALO
El centrarse en diferentes elementos puede dar la sensación de una película sin rumbo.
Su historia y su desenlace no llegan a ser trascendentales.
8
¿Te unes?